Análisis de la Samsung Galaxy Tab A 2019: una tablet pensada para el multimedia

El mercado de las tablets en Android lleva un tiempo pasando bastante desapercibido. En Pro Android hemos analizado varios de los últimos lanzamientos de Samsung para el mercado de tablets de gama alta. Hoy toca hablar de la Galaxy Tab A 2019, una tablet para un nicho de mercado mucho más amplio. Se trata de una renovación del modelo de 10 pulgadas que la compañía lanzó en 2016 y que está pensado para consumir contenido multimedia y ser utilizada por todos los miembros de la casa. Es una tablet sencilla que puede ser útil para diferentes tareas. Después de pasar varios días con ella os podemos dejar con el análisis de la Samsung Galaxy Tab A 2019.

El modelo que estamos analizando es el de 10,1 pulgadas con 3 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. Debes saber que hay otro modelo justo por debajo que llega con 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento. Al tratarse de un posible centro multimedia recomendamos la compra del modelo más avanzado, aunque esta decisión será cuestión de necesidades.

Un diseño sencillo donde prima el grosor

El diseño de las tablets no difiere mucho entre generación y generación, por lo que no podemos esperar grandes alardes. Samsung ha optado por ofrecer una tablet sencilla con algunos puntos que nos han gustado. Su grosor y peso son dos puntos bastante importantes, posiblemente los más importantes de su diseño.

La tablet cuenta con un grosor de solo 7,5 milímetros, una cifra que se nota cuando la coges por primera vez. La tablet está pensada para poder consumir contenido multimedia con ella en las manos.

En la web de Samsung la compañía indica que la tablet tiene un acabado metálico. La realidad es que el plástico utilizado se puede confundir con el metal salvando las distancias. Si coges la tablet y pasas la mano por la parte trasera podrás comprobar que es de plástico. No es algo malo, pues esto hace que su peso sea mucho menor y que las posibles caídas de la misma protejan mejor la pantalla.

Todos los bordes están bien acabados y no hay salientes cortantes o puntiagudos. Sus botones funcionan a la perfección, con un recorrido y pulsación agradable. Como punto muy positivo podemos poner que el diseño cuenta con una conexión USB C en la parte inferior, por lo que no necesitarás un cargador adicional para cargar esta tablet. Posiblemente el que utilices en tu móvil sirva a la perfección.

La parte frontal no cuenta con unos biseles idénticos en los 4 costados. Los dos biseles laterales son más finos que los de la parte superior e inferior. Los laterales son suficientes para sostener la tablet sin hacer pulsaciones equivocas y cuando coges la tablet en modo apaisado ese extra de tamaño en los biseles es perfecto para poder jugar o sostenerla con firmeza.

El tamaño no recuerda tanto a las tablets de 10 pulgadas, sino más bien a las de 8. Su formato es panorámico, por lo que su ancho permite coger la tablet con una sola mano si las tienes grandes. Este formato se agradece a la hora de utilizar la tablet en modo horizontal para ver contenido multimedia o jugar.

En general, se trata de un diseño que nos ha gustado y al que le podemos sacar pocas pegas. El uso de unos biseles más grandes en la parte superior e inferior lo vemos como una ventaja más que como un inconveniente y su grosor de 7,5 milímetros junto con su peso hacen especial a la Galaxy Tab A 2019. No hay cristal o metal en sus materiales, pero esto es algo que puedes conseguir subiendo el nivel en el propio catálogo de la compañía.

Una pantalla con la resolución justa para mantener un precio bajo

El panel de la Tab A 2019 no lo podemos poner al nivel de otras tablets de Samsung de gama alta. Tampoco tiene sentido hacerlo, pues estamos ante un dispositivo de gama media que se puede comprar por unos 200 euros. Su pantalla de 10,1 pulgadas y resolución 1920×1200 es suficiente para la mayoría de usuarios.

La densidad de píxeles por pulgadas no es muy alta, pero esta elección nos parece interesante para una tablet que se utilizará, principalmente, para ver vídeos en YouTube, navegar y consultar alguna cuenta de correo o redes sociales. Todo esto lo hace a la perfección y puedes consumir contenido en FullHD con una buena experiencia.

Estamos ante un panel IPS, por lo que no puedes pedirle a esta Galaxy Tab A 2019 lo mismo que a otras tablets de gama alta de la compañía. La pantalla es el componente más caro de la tablet y creemos que este panel es un acierto para mantener un precio bajo. Recordamos que se trata de una tablet que en Amazon se puede comprar por 199 euros en estos momentos.

Los brillos máximos y mínimos no destacan demasiado. Son suficientes para utilizar la tablet en total oscuridad sin molestia y en la calle. Eso sí, utilizar la tablet bajo la incidencia directa de luz solar se puede complicar un poco. Buscarás la sombra para poder visualizar mejor el contenido. Es algo normal que, de nuevo, no podemos echar en cara a un panel de este tipo y a una tablet de este rango de precio.

La representación de colores no es demasiado fiel, aunque es suficiente para consumir el contenido multimedia de YouTube o de Netflix. Si fijas la mirada a unos pocos centímetros verás algún que otro píxel, pero es exactamente lo mismo que ocurre con las tablets en este rango de precio que hay en el mercado. Si quieres un panel más avanzado tendrás que subir el rango de precio hasta los 350/400 euros.

Creemos que se trata de un panel de gama media correcto y que estará dentro de las expectativas de la mayoría de compradores que tiene este producto. Si eres muy exigente puedes optar por la Galaxy Tab S5e, una tablet que también analizamos hace poco y que sube el nivel en todos los aspectos respecto a esta Galaxy Tab A 2019.

Un rendimiento suficiente para jugar esporádicamente

No estamos ante una tablet para editar vídeo, jugar a juegos muy potentes o editar fotografías con una rapidez extrema. Se trata de un producto para consumir vídeo, fotografía, navegar y consultar cuentas de correo. Todas estas acciones las hace a la perfección, incluso puede correr juegos con un requerimiento medio de la GPU.

Su interfaz se mueve con soltura, aunque no puedes exigirle demasiado. En nuestras pruebas hemos instalado juegos de todo tipo y todos han funcionado correctamente, excepto los más exigentes. Si quieres esta tablet para correr PUBG Mobile, puede que no obtengas una experiencia 100% satisfactoria. Eso sí, el resto de acciones las podrás realizar sin problema alguno.

Es una tablet con un rendimiento perfecto para visualizar contenido o trabajar con varias pestañas de Google Chrome abiertas a la vez. Es muy versátil y no tendrás que pagar 400 o 500 euros por un dispositivo para consultar el correo o abrir una hoja de cálculo.

Por si te lo preguntas, cuenta con un procesador Exynos de 8 núcleos que funciona a 1,8 GHz. De nuevo recomendamos optar por la versión con 3 GB de RAM si el uso que le vas a dar está muy relacionado con la navegación con varias pestañas en el navegador o partidas casuales.

Audio estéreo, sin reconocimiento facial y una buena batería

El audio es uno de los puntos fuertes de este dispositivo. Cuenta con dos altavoces en la parte inferior que otorgan un buen volumen y unos bajos contundentes. Esto último “mata” en algunos casos las frecuencias medias, aunque no es demasiado problemático. De nuevo nos percatamos de que esta tablet está pensada para consumir vídeo en diferentes plataformas. Puedes ver una película en exteriores y no sufrir por la falta de volumen.

A la hora de jugar es complicado tapar los dos altavoces, por lo que el sonido sigue siendo bastante bueno. La claridad del sonido no es la mejor del mercado, pero el apartado del audio nos ha sorprendido estando ante una tablet de 200 euros.

Algo que no nos ha gustado tanto es la forma de acceder a la tablet. Samsung ha optado por no incluir un sensor de huellas, aunque tampoco podemos desbloquearla mediante reconocimiento facial. La cámara selfie está presente, por lo que no costaría demasiado implementar este sistema de desbloqueo. Las opciones son las que nos ofrece Android por defecto: patrón, contraseña o pin.

Por último hablaremos de su autonomía, un apartado que salva bastante bien gracias a sus 6.150 mAh. Su carga no excesivamente rápida, pero al tratarse de un dispositivo con un uso diario mucho menor que el smartphone su batería nos puede durar varios días sin problema alguno. Con uso variado puedes llegar a las 6 o 6,5 horas de pantalla, lo que se resume en varios días de uso. En nuestro análisis solo hemos tenido que enchufar la tablet 2 veces a la corriente para recargar su batería.

Compra esta Galaxy Tab A 2019 si quieres un centro multimedia

Si estás buscando una tablet para tener por casa y que utilice toda la familia esta Galaxy Tab A 2019 nos parece una buena opción. La versión de 10,1 pulgadas es suficientemente grande para consumir contenido y sus biseles hacen que no sea extremadamente grande para utilizarla en el día a día.

Los más pequeños podrán consumir YouTube sin problema y los más mayores utilizar su correo o navegar por Internet con facilidad. No es una tablet exclusiva para trabajar y tampoco para profesionales, pero sí para el nicho de mercado que buscan un producto económico y equilibrado.

Su PVPr en la página de Samsung es de 229 euros para el modelo de 2+32 GB y de 269 euros para la versión de 3+64 GB. En Amazon puedes encontrar esta Samsung Galaxy Tab A 2019 desde 199 euros para el modelo base.

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

22/08/2019 20:00