Análisis de la Samsung Galaxy Tab S4: la mejor opción del mercado en tablets Android

Aunque el mercado de las tablets Android no está pasando por su mejor momento, algunas compañías siguen lanzado apuestas muy interesantes para todos los usuarios. Es el caso de Samsung con su Galaxy Tab S4, una tablet que hemos analizado durante unos días y que nos ha dejado con un muy buen sabor de boca. Estamos ante un producto de gama alta destinado a un nicho de mercado que quiere ir más allá del contenido multimedia. Durante el análisis de la Samsung Galaxy Tab S4 nos hemos dado cuenta de que es un producto muy versátil que puede servir para jugar a los videojuegos más exigentes y también para realizar tu trabajo del día a día.

En el mercado actual la mayoría de fabricantes se centran en lanzar productos muy baratos para un público más joven que quiere consumir contenido multimedia en una pantalla más grande que la de su móvil. Samsung además de atacar este nicho, también nos deja anualmente con una tablet de gama alta para los más exigentes.


Compra las microSD más baratas: 16GB, 32GB, 64GB…


Un diseño exquisito que recuerda a la competencia más directa

Puede que uno de los puntos que más nos han gustado de esta tablet haya sido el diseño. Sus líneas están pensadas casi a la perfección y en ningún momento tenemos sensación de sostener una tablet de gama media o gama baja. Cuenta con un frontal muy característico que es bastante similar al que vemos en los nuevos iPad Pro de Apple. La principal diferencia es que en esta tablet no tenemos las esquinas de la pantalla redondeadas. Ni siquiera un poco, pues sus ángulos son de 90º.

Los biseles no son extremadamente finos, pero sí lo suficientemente grandes para poder agarrar el dispositivo sin hacer pulsaciones fantasma en la pantalla. El formato que tiene con todos los biseles del mismo tamaño nos ha gustado mucho y permite tener una pantalla de 10,5 pulgadas en un tamaño más comedido.

Los marcos de aluminio están perfectamente acabados y se funden a la perfección con la pantalla y la parte trasera de cristal. No hay esquinas cortantes, algo muy positivo en un dispositivo tan grande que sostienes casi siempre con las dos manos.

La parte trasera no destaca demasiado en diseño, pues solo tiene una cámara, un flash LED y el logo de Samsung. El cristal le da un toque muy premium, aunque creemos que con aluminio se podría haber reducido el peso total del dispositivo.

En términos de conexiones tenemos todo lo necesario: jack 3,5mm, USB C y un conector de 4 pines para poder anclar un teclado. Los altavoces son 4 y están colocados en los laterales si sujetamos la tablet en formato horizontal.

Es un diseño que nos ha encantado y al que solo podríamos sacar una pega: el peso. En ciertas circunstancias se puede hacer pesado tener durante mucho tiempo la tablet en las manos, aunque es algo que ocurre con casi todos los dispositivos de este tamaño.

Una pantalla Super AMOLED de 10,5 pulgadas para disfrutar

La pantalla de esta tablet tiene un tamaño de 10,5 pulgadas y una resolución de 1600×2560 píxeles. Su densidad de píxeles por pulgada es de 287, y aunque puedas pensar que es poca, podemos asegurarte que no es para nada así. No notarás los píxeles en ningún momento y podrás disfrutar de juegos o películas con una experiencia muy satisfactoria.

Los colores son los típicos que vemos en los paneles AMOLED y podemos decir que estamos ante una de las mejores pantallas que hemos visto en una tablet Android. La respuesta táctil es perfecta en todos los puntos y la calidad del panel brilla en cada acción que realizamos.

El brillo de la pantalla es bastante bueno, tanto el máximo como el mínimo. Podemos utilizar la tablet por la noche sin que nuestros ojos noten molestia y también ver vídeos o trabajar con luz incidiendo sobre la pantalla.

No esperábamos menos de este panel, del cual, no podemos sacar ninguna pega o punto flojo. Samsung sabe fabricar paneles y lo deja claro también en el mercado de las tablets.

¿Rendimiento? Bueno… pues no tendrás problemas

Llegamos a uno de los puntos los puntos más interesantes de todos, el rendimiento que ofrece la Tab S4. Esta tablet está en la gama alta y no solo por su diseño. Cuenta con un Qualcomm Snapdragon 835, 6 GB de RAM y hasta 256 GB de almacenamiento. En resumidas cuentas este conjunto te permite hacer cualquier cosa. Podrás jugar a todos los juegos que hay en Google Play, trabajar con decenas de pestañas abiertas o ver contenido en resoluciones muy altas. Incluso podrás editar fotografías o vídeo con las aplicaciones que hay en Google Play.

Su fluidez es extrema y no hemos tenido ningún tipo de lag o ralentización del sistema en las semanas que la hemos estado probando. Hemos podido trabajar redactando artículos en ProAndroid.com con varias pestañas de Chrome abiertas y el rendimiento en ningún momento ha flaqueado.

Además, gracias a su gran espacio interno no hay problemas de sobrecalentamiento, por lo que no tendrás problemas a la hora de jugar o trabajar con aplicaciones muy pesadas.

El S-Pen, un accesorio incluido y muy funcional

Sí, esta Galaxy Tab S4 cuenta con S-Pen. Las funciones son parecidas a las que podemos ver en el Galaxy Note 9, aunque con un tamaño mayor. Podemos hacer dibujos sobre la pantalla, transcribir texto y dibujar en una aplicación propia de Samsung. Desde hace años creemos que es uno de los accesorios más funcionales que hay en el mercado de las tablets y los móviles, aunque en el caso de la Galaxy Tab no va incluido en el cuerpo del dispositivo.

Es más grande y su tamaño se asemeja mucho al de un bolígrafo. Esto hace que el propio S-Pen sea más grueso que la tablet, haciendo imposible su integración en el interior. Tendrás que llevarlo contigo en el bolsillo o en la mochila para poder utilizarlo.

Trae puntas de repuesto y su botón nos deja con accesos directos para poder escribir notas rápidas o hacer una captura de pantalla y dibujar sobre ella. ¿La mejor noticia? No es necesario cargarlo, un punto diferencial con el Pencil de Apple.

Cámara, autonomía y sonido: dos bien y uno regular

Las cámaras en las tablets nunca han tenido demasiado protagonismo. Se utilizan más para hacer fotografías a documentos que para ir por ahí haciendo fotos a paisajes. Esto Samsung lo sabe y por ello no incorpora su mejor sensor y tecnología. Es una cámara que no está nada mal y que con sus 13 megapíxeles nos permite hacer fotografías decentes. Eso sí, no esperes que tenga la misma calidad que un móvil del mismo valor, ya que podrías llevarte una sorpresa.

Como punto a favor, podemos decir que la cámara delantera tiene la calidad necesaria para poder hacer conferencias y que todo se vea a la perfección. Flaquea cuando la luz es pobre, pero es algo a lo que ya estamos acostumbrados con sensores tan pequeños. ¿Lo mejor de esta cámara? Tiene desbloqueo facial y por lo tanto no es necesario estar incluyendo un patrón o contraseña cada vez que quieras acceder a la tablet.

Si pasamos al apartado del audio podemos catalogarlo como uno de los mejores de todo el mercado. La Galaxy Tab S4 cuenta con 4 altavoces colocados en sus laterales. Esto permite tener una experiencia de sonido que no habíamos visto hasta ahora en una tablet. Es posible jugar y no tapar todos los altavoces, los cuales, en conjunto, crean una atmósfera sonora que es complicado explicar con palabras. Sin duda alguna podemos decir que el sonido es uno de los mejores puntos de esta tablet.

La autonomía es otro de los puntos que debes tener en cuenta a la hora de comprar uno de estos dispositivos. Ha mejorado mucho respecto a su predecesora, la Galaxy Tab S3. El nuevo modelo puede ofrecer fácilmente 9 o 10 horas de pantalla consumiendo contenido multimedia, jugando y trabajando. Por lo general este tipo de productos no salen de casa o de la oficina, por lo que siempre puedes echar mano al cargador para no quedarte sin batería. Una de las cosas que más nos han gustado es que incluye un cargador de carga rápida que en poco más de hora y media recarga la batería.

Conclusiones de la Samsung Galaxy Tab S4

Durante las semanas que hemos estado probando esta tablet nos hemos dado cuenta de que se trata de un dispositivo muy bien acabado. Su pantalla es uno de los puntos fuertes y su rendimiento no pone ninguna barrera a la hora de trabajar o jugar. Disfrutar de Netflix o de otros servicios de streaming es una auténtica gozada, aunque somos conscientes de que no es necesario gastar tanto para hacer esto.

Creemos que esta tablet no está tan enfocada al consumo de multimedia, sino más bien en el trabajo. Puede sustituir en muchas ocasiones a los portátiles, siendo mucho más ligera y portable que estos. El S-Pen es perfecto para poder tomar notas o disfrutar dibujando.

Por otro lado, a Android le queda mucho camino para poder ofrecer un ecosistema de trabajo estable y eficaz, por lo que esta tablet es recomendable si quieres tener un dispositivo que se quede a medio camino entre un portátil compacto y una tablet de gama media para ver películas y jugar.

¿Cuánto cuesta? En el momento de escribir estas líneas se puede comprar en Amazon por unos 530 euros. Ahora serás tú el que decida si merece la pena pagar este dinero por una tablet de gama alta u optar por otro tipo de producto.


Cómo borrar varias aplicaciones a la vez desde Google Play


 

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

27/01/2019 10:00