Análisis del LG Q7: un gama media bonito al que le falta coraje

El año pasado os dejamos con el análisis del LG Q6. Se trataba de un dispositivo de gama media con un diseño similar al que vimos en el gama alta. Este año dicho terminal se renueva con la llegada del LG Q7. Ya te contamos todos los detalles del dispositivo el día de su presentación y ahora toca hablar de la experiencia que hemos tenido con él. Llevamos un par de semanas probando este terminal para poder sacar en claro cuáles son los puntos positivos y los negativos. También lo pondremos en situación respecto a su competencia, una jauría feroz con ganas de quitarle protagonismo a cualquier otro terminal. Sin más, vamos con el análisis del LG Q7.

Es importante comenzar el análisis sabiendo que su precio es de 349 euros. Es el PVPr que ha marcado LG y aunque es posible encontrarlo más barato, por el momento las ofertas no nos dejan ahorrar demasiado en este dispositivo. Es un precio algo alto y hoy te contamos si merece la pena desembolsar tal cantidad por este LG Q7.


Todos los móviles Nokia actualizarán oficialmente a Android 9.0 Pie


El diseño es el mejor apartado de este móvil

Un año después LG ha conseguido pulir los fallos de diseño que nos dejó en el LG Q6. Este nuevo terminal llega con varios cambios importantes que hemos agradecido durante los días de prueba. Seguimos estando frente a uno de los dispositivos más compactos del mercado, ya que su panel de 5,5 pulgadas junto con la reducción de biseles, nos ofrecen un terminal de 143,8×69,3 milímetros. El grosor es aceptable y llega hasta los 8,4 milímetros.

Todo el marco que rodea el dispositivo es de metal y cuenta con un tacto bastante similar al que podemos tener en los dispositivos de gama alta. Estos marcos se funden a la perfección con el panel 2.5D del frontal. Esta es una característica que no vimos en el anterior terminal y que ahora nos deja con una experiencia muy satisfactoria cada vez que cogemos este Q7. No hay aristas cortantes y todo parece estar encajado a la perfección. Siguiendo con los marcos, estos alojan los botones, los cuales, aportan una buena pulsación y siguen siendo de metal.

El frontal del dispositivo está comandado por el negro. Con la pantalla apagada no se vislumbran los biseles, por lo que podemos ver un frontal muy elegante y negro en su totalidad. Cuando encendemos la pantalla podemos apreciar unos biseles reducidos bastante interesantes. Sí, podrían ser más pequeños, aunque viendo el resto de dispositivos de gama media, este Q7 es de los más interesantes cuando hablamos de reducción de los biseles. Sí, las esquinas están redondeadas, contando con una curvatura bastante pronunciada, la cual, perjudica ligeramente la calidad. De esto hablaremos más adelante.

 

Si pasamos a la parte trasera contamos con lo menos destacable del diseño. De nuevo LG opta por el plástico para cubrir toda la trasera. Tiene acabado bonito, ya que imita el metal cepillado que hemos visto en otros modelos. Incluso en algunas ocasiones podemos pensar que tenemos un dispositivo de cristal. La realidad es muy distinta, ya que se trata de plástico y cuenta con un problema que ya comentamos en el análisis del LG Q6: se raya con facilidad. Basta un ‘meneo’ en el bolsillo con las llaves para arañar la parte trasera en varios puntos.

El diseño del plástico curvado nos gusta y la inclusión del sensor de huellas es una gran noticia. Eso sí, no podemos decir que sea demasiado resistente a los arañazos.

Por último, destacar que en el marco inferior está situado el altavoz, el USB Type-C y el jack de auriculares. Las conexiones rezuman mucha calidad y sus acabados nos recuerdan a los que presentan algunos gama alta del mercado.

Una pantalla aceptable con falta de brillo en exteriores

LG ha hecho un gran trabajo con las pantallas este año. En el caso del LG Q7 tenemos un panel de 5,5 pulgadas en resolución FullHD+ y formato 18:9. Es de los pocos dispositivos del mercado en tener una pantalla de estas dimensiones con dicha resolución, algo muy bueno gracias a la densidad de píxeles por pulgada. Es alta y eso se nota a la hora de visualizar el contenido.

Sus colores son correctos, aunque en algunas ocasiones hemos notado un contraste demasiado alto. Es una pantalla IPS, por lo que representa muy bien los colores y nos deja con una calidad bastante decente. Eso sí, LG no ha incluido su tecnología de brillo máximo que sí tenemos en el LG G7. La pantalla de este gama media carece de un brillo máximo muy alto. En interiores no tendremos problemas, pero la cosa se puede poner difícil cuando salimos a la calle y el sol incide sobre el panel.

Pero sin duda alguna, lo que menos nos ha gustado de la pantalla de este móvil son sus esquinas. Son curvas y más allá de los gustos de cada uno, en este terminal no están muy bien acabadas. Aunque tenemos una densidad de píxeles por pulgada bastante alta, sus esquinas muestran unos acabados pixelados que pueden dejar un mal sabor de boca si eres un usuario muy quisquilloso. Es el típico fallo que estás mirando todo el rato aunque no sea muy apreciable y que acaba por preocuparte más de lo que debería.

En general, estamos ante un buen panel, con colores vivos y naturales, pero que cuenta con detalles que amargan la experiencia si eres de esos usuarios a los que le gusta la perfección.

No pagues 349 euros por un MediaTek 6750, te arrepentirás

Llegamos al peor punto del dispositivo. Debemos ser duros con LG y con el procesador que ha elegido para este Q7. Sin duda alguna este terminal se merecía un chip más potente con el que no lastrar el resto de los apartados. En el interior monta un MediaTek 6750 junto con 3 GB de RAM. Es un hardware modesto que vemos en dispositivos de 100 euros y por el que pagar 349 euros no es una buena idea.

El rendimiento de este LG Q7 solo es bueno cuando encendemos el dispositivo por primera vez y navegamos por la interfaz. Las primeras impresiones nos dejan con un dispositivo que mueve bien la interfaz, pero la cosa cambia radicalmente cuando empezamos a instalar aplicaciones. El famoso lag comienza a llegar y podemos ver como el simple hecho de cambiar de aplicación conlleva ‘tirones’ en la interfaz.

Es un móvil con el que podemos navegar, consultar redes sociales, chatear y algún proceso más que no conlleve demasiada potencia. Todo esto lo podrás hacer, aunque no con la fluidez que puedes esperar en un móvil con este precio. Si empiezas a exigirle más, el terminal se calentará en exceso y la experiencia bajará aún más el nivel.

Hemos probado juegos como PUBG y aunque lo corre, con la calidad de gráficos más baja es casi imposible jugar con fluidez. Sabemos que es un juego algo exigente, pero hemos visto como otros terminales de gama media/baja podían con él en calidad media.

En definitiva, LG no ha hecho bien incluyendo este procesador en un móvil como este. Puede que sea suficiente para un usuario que solo quiera consultar el correo y chatear, pero la realidad nos impide no echar un vistazo a la competencia, donde dispositivos que cuestan 100 euros menos son capaces de ofrecer un rendimiento mucho mejor.

Una cámara “normalita” cuando la luz ayuda

Pasamos a otro de los puntos más criticables de este LG Q7, su cámara. Contamos con un sensor trasero de  13 megapíxeles y apertura f/2.2. El sensor delantero es de 8 megapíxeles con apertura f/1.9. Cómo puedes esperar, la calidad de esta cámara no es la mejor de la gama media. En este apartado no solo hay que tener en cuenta el sensor fotográfico, sino también el procesador, ya que es el encargado de manejar el post-procesado y dejarte con la fotografía final. Como ya te hemos contado, este procesador no brilla por sus características y esto se deja ver en muchos puntos del terminal, incluida la cámara.

El sensor trasero funciona bien cuando tenemos una condiciones de luz muy buenas. El disparo es rápido y podemos conseguir una fotografía decente de un paisaje, por ejemplo. Eso sí, no esperes tener un nivel de detalle increíble, ya que cuando amplíes la fotografía o la abras en el ordenador, notarás el ruido y la falta de calidad en algunos puntos. Esto se agudiza según baja la calidad de la luz, hasta un punto donde no merece la pena sacar la foto. Como puedes esperar, no es un móvil para hacer fotografías por la noche.

En interiores tampoco podemos destacar demasiado su rendimiento fotográfico, pues el ruido es permanente y en algunas ocasiones el enfoque automático juega malas pasadas. Eso sí, la representación de los colores nos ha gustado bastante, siendo más realista de lo que nos esperábamos.

La cámara delantera no está mal, aunque de nuevo se queda por debajo de las expectativas que esperábamos encontrar en este móvil. Su comportamiento es casi idéntico al de la cámara trasera, ya que con buena luz es capaz de hacer selfies interesantes. Eso sí, olvídate de hacer fotos por la noche o en interiores, ya que el ruido será tu peor enemigo.

No podemos decir que estemos ante un buen apartado fotográfico, ya que casi todas las instantáneas que saquemos serán más bien para subir a redes sociales, donde la calidad de cualquier smartphone baja considerablemente. Si te gusta la fotografía, este móvil no es para ti.

Probablemente lo mejor del apartado fotográfico de este LG Q7 es la aplicación de cámara. Los ajustes y modos son bastante accesibles, algo que nos ha gustado y que ayudará a los usuarios más inexpertos a encontrar todo de una forma bastante sencilla.

Muy buen sonido y una autonomía mejorable

Se nota bastante que LG ha cambiado cosas en el altavoz y el sistema de sonido de este móvil. Su sonido ha mejorado mucho y ahora estamos ante uno de los mejores de toda la gama media. Los bajos son profundos, tenemos unas frecuencias medias y bajas bastante notables, finalizando por un volumen alto con poca distorsión. Sin duda alguna, este sonido destaca en la gama media y se consolida como uno de los mejores apartados del terminal. Además, incluye el protocolo DTS:X 3D, un sistema que mejora considerablemente la ecualización y la calidad cuando conectamos unos auriculares. Eso sí, no justifica las carencias de los demás apartados.

Por último, debemos hablar de la autonomía. Este móvil cuenta una batería de 3.000 mAh. Es una cifra bastante normal, aunque sabiendo que su procesador no es muy potente y que la pantalla no es demasiado grande, esperábamos una buena autonomía. Finalmente no ha sido así.

La batería de este LG Q7 es suficiente para llegar al final del día con un uso normal. No podemos hacer demasiados excesos cuando estamos bajo la red móvil, ya que si pasamos toda una jornada laboral fuera de casa, necesitaremos cargarlo dos veces al día. Con un uso normal y estando alguna que otra hora bajo una red Wi-Fi, podemos llegar con 15/10% de batería al final del día.

Si te gusta que hablemos de horas de pantalla, no hemos conseguido demasiadas, rondando las 4 horas con uso de datos durante todo el día y las 5 horas utilizándolo todo el día bajo una red Wi-Fi. No es una autonomía demasiado destacable, aunque es posible que sea suficiente si no eres un usuario que le dé un uso demasiado excesivo.

¿Recomendamos la compra del LG Q7?

Es muy difícil recomendar este dispositivo en la actualidad. Su precio en estos momentos ronda los 349 euros. No es el más caro, pero sus prestaciones no justifican este alto precio. LG apuesta por el plástico cuando móviles de 200 euros ya cuentan con traseras de cristal. Ha elegido un procesador de gama baja para un dispositivo con un precio muy alto, algo que el mercado no puede acoger con los brazos abiertos. En estos momentos hay terminales por 250 euros con un procesador Qualcomm 450, incluso con un SD660 como es el caso de Xiaomi.

Su rendimiento no es bueno, su apartado fotográfico está muy por debajo de sus competidores de gama media, y en general, no nos deja con un buen sabor de boca tras probarlo durante un par de semanas. Es cierto que ha mejorado varios puntos como el sensor de huellas o la calidad del diseño, pero seguimos pensando que no justifica pagar 349 euros por este terminal.

Veremos si LG aprende para el año 2019 y nos sorprende con un LG Q8 de calidad, con un procesador potente y un diseño igual de compacto, ya que este nicho de mercado no tiene demasiadas opciones en la gama media.


Compra el Samsung Galaxy Note 9 con hasta 500 euros de descuento


 

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

15/09/2018 19:02