20160622_203509

La batalla de Sony en el mundo de la telefonía no está pasando su punto álgido ni mucho menos. Sony se encuentra en una situación bastante complicada la cual ha tratado de remediar durante varios años con constantes presentaciones. Uno de los problemas de su gama alta es la innovación, algo de lo que se ha tenido en mente para presentarnos su apuesta para 2016.


Primeras impresiones del Sony Xperia X 


No sabemos si dicha apuesta será para todo 2016 o nos sorprenderá en septiembre con nuevos dispositivos. Sea como sea, hoy estamos aquí para contaros nuestra experiencia con el nuevo smartphone Sony Xperia X. Vamos allá…

Diseño, un cambio a mejor

El diseño es algo que lleva persiguiendo a Sony desde que lanzó su primer Xperia Z. Con la desaparición de la última letra del abecedario parece que también desaparecen algunas líneas de diseño, las cuales nos dejan paso a un terminal mucho más compacto. Decir que en diseño es igual que su hermano mayor, con el que se lleva pocas diferencias.

20160622_203432

En este nuevo Xperia X vemos cómo todo encaja mejor, contando con un dispositivo mucho más cómodo y que ahora sí, cae bien en la mano. Su trasera de metal cepillado cuenta con un tacto realmente bueno, que no deja de ser algo resbaladizo. Pero lo que más destaca de su nuevo diseño es la manera de solapar los bordes con la parte trasera y delantera, ya que lo hace a la perfección, dejando una ergonomía que muchos gama alta actuales quisieran.

Todos los componentes y entradas están colocados de manera correcta y los altavoces delanteros dejan un diseño bastante elegante y discreto en comparación otros terminales.

La optimización del espacio vuelve a ser algo bastante tedioso en este terminal, y es que nada más cogerlo pensamos en la trayectoria de la gama Z. Sin duda es uno de los puntos a mejorar en este terminal, el cual cumple bastante bien en términos de diseño.

Pantalla, el FullHD sigue dando guerra

En la gama alta actual vemos como casi todos los paneles ya cuentan con resoluciones 2K, algo que es necesario si vamos a hacer un uso intensivo de la realidad virtual, o si contamos con un panel de grandes dimensiones. Pero cuando estamos frente a un panel de 5 pulgadas no le vemos ningún sentido, ya que este Xperia X nos muestra unos colores y una definición dignas de una pantalla de gama alta.

Sony siempre hace un buen trabajo con los colores de las pantallas y en este caso no iba a ser menos. Tenemos un brillo, al que si nos acostumbramos nos irá bien, aunque al principio se nos puede avecinar un poco bajo.

20160622_203515

Una de las cosas que nos ha sorprendido de esta pantalla es la tactilidad, la cual notamos cómo toma una cierta ventaja frente a dispositivos del mismo rango. Sin duda estamos frente a una muy buena pantalla, la cual nos dejará contentos si estamos acostumbrados a los teléfonos de un tamaño así.

Rendimineto, de gama alta sin serlo

Entramos a uno de los puntos más interesantes del dispositivo, ya que este Xperia X no llega a estar dentro de la gama alta de este año por culpa del procesador y la cantidad de RAM que incorpora. Esto lo podemos ver sobre el papel, ya que si nos dan el terminal sin saber ninguna de sus especificaciones, daríamos una nota de gama alta al rendimiento.

Contando con un Qualcomm Snapdragon 650 y 3 GB de memoria RAM esperábamos que el Xperia X rindiera bien, pero no tan bien como lo ha hecho. Hemos corrido varios juegos potentes a la vez, abierto varias pestañas de Chrome al mismo tiempo y otras cuantas aplicaciones pesadas. Nada ha podido colapsar el terminal y nos ha dejado gratamente sorprendidos de la fluidez que contaba con todas las aplicaciones abiertas.

20160622_203523

A falta de probar la versión X Perfeformance, nos quedamos con que este Xperia X no necesita más capacidad de procesamiento. Esto claramente es trabajo de Sony y de su capa de personalización, la cual no frena al sistema en ningún sentido. Podemos ver otros dispositivos con el mismo hardware, que no cuentan con este rendimiento.

Si hablamos de la capa de personalización, decir que vemos pocos cambios con respecto a lo que ya teníamos en versiones anteriores. Marshmallow corre realmente bien y la capa de Sony no llega a ser demasiado intrusiva, aunque esto para los amantes de Android Stock será toda una falacia.

Cámaras, volvemos al post-procesado

La cámara de este Sony Xperia X se presentaba como una de las mejores del mercado, consiguiendo tener uno de los mejores enfoques y una calidad que superaba a los terminales de gama alta actuales.

Una vez sales a la calle a hacer fotos te das cuenta de que esto no es así, y que sí, contamos con un gran sensor, el cual está muy mal gestionado por el software. No es la primera vez que hablamos de esto, y parece que Sony tiene un guisante debajo del colchón con este tema. Aunque contamos con bastante calidad, el post-procesdo de las imágenes no es el que nos gustaría. Algo que sí nos ha gustado y mucho es su enfoque selectivo, el cual cumple a la perfección con lo que promete. Aunque en interiores tendremos que tomárnoslo con calma.

La cámara delantera tampoco destaca, y se comporta de forma correcta en exteriores. Eso si, no pidamos demasiada calidad en interiores o en situaciones de poca luz, ya que veremos bastante ruido en la escena. Parece que Sony vuelve a tirar de megapíxeles cuando lo que nos hace falta es mejor post-procesado.

Multimedia y autonomía, otro punto sin destacar

Una de las cosas que nos ha gustado de este Sony Xperia X es su sonido. Cuenta con una calidad muy buena, pero no llega a destacar, ya que en conjunto con el volumen se nos avecina bajo. La misma calidad con algo más de volumen sin duda hubieran dejado muy bien posicionado a este Xperia X.

Un punto que sí ha mejorado este Xperia X es el sensor de huellas. Hemos visto bastantes críticas sobre la posición de este sensor, incluso nosotros en la review del Xperia Z Premium dijimos que contaba con fallos. Pero parece que Sony ha trabajado en ello y ahora contamos con uno de los mejores sensore del mercado. Una vez pasas la curva de aprendizaje, decir que pocas veces falla el reconocimiento. Además, la situación acaba siendo cómoda para el día a día. Sin duda es uno de los puntos fuertes de este dispositivo.

20160622_203425

Para acabar, tenemos que hablar sobre su batería, uno de los puntos que no nos ha sorprendido ni para bien ni para mal. Cuenta con una autonomía suficiente para un usuario activo. Nosotros hay días que hemos llegado con un 15% al final del día y otros que nos ha faltado esa misma cifra para completarlo. En principio para los usuarios medios cuenta con una batería decente, la cual difícilmente llegará a los dos días de duración.

Especificaciones

  • Pantalla IPS de 5 pulgadas en FullHD
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 650 de 6 núcleos
  • 3 GB de memoria RAM
  • 32 GB de almacenamiento interno
  • Cámara trasera de 23 megapíxeles
  • Cámara delantera de 13 megapíxeles
  • Altavoces estéreo
  • Sensor de huellas
  • Batería de 2.620 mAh
  • Android 6.0.1 Marshmallow

Conclusiones

Sin duda estamos frente a una buena renovación por parte de Sony, la cual nos deja novedades en diseño y una mejora sustancial del rendimiento. Decir que en el mercado hay mejores opciones para hacer fotografías, pero que sin duda estamos frente a una de las mejores de su rango. Su rendimiento es más que aceptable, siendo comparado con el de los gama alta actuales.

Algo que nos echa para atrás con este Sony Xperia X es su precio, ya que 600 euros se nos hace bastante caro, aunque su construcción es muy premium, por un poco más podemos hacernos con terminales algo más completos en todos los aspectos y con una pantalla algo más grande si es lo que buscamos.

Si te gusta este terminal, te lo recomendamos, aunque tendrás que tener en cuenta todos los aspectos y una de las cosas más importantes, su precio.


Prisma anuncia que tendrá soporte para vídeos cortos