IMG_0284

El mercado chino se encuentra en una expansión internacional creciente, desde marcas de bajo coste hasta compañías que han triunfado con modelos de gama alta como Xiaomi. Por otro lado tenemos marcas como Ulefone o Elephone que están introduciendo sus dispositivos con especificaciones de un nivel bastante aceptables, ofreciéndonos un resultado muy de la gama media-alta por unos precios mucho más competentes que en nuestro país.


Xiaomi Mi Note 2 podría venir con 3 versiones diferentes


Ante esta expansión las compañías han tenido que adaptar sus ROMs instaladas en sus smartphones de fábrica al país donde se venderán, aunque en ocasiones, como Xiaomi, nos venden un smartphone con la configuración de su país y los usuarios que lo compran en otros paises, como en España, tienen que buscárselas para modificar la configuración de la ROM a una en Español.

ROMs chinas: no todo es mala reputación

La realidad es que la mayoría de usuarios se están percatando de que en algunas compañías chinas están haciendo bien las cosas y deciden disfrutar de sus smartphones por un precio muy asequible. En nuestro caso hemos estado trasteando dispositivos de las marcas Ulefone y Elephone—entre otras— y hemos llegado a la conclusión de que no todas las ROMs chinas tienen que ser malas por reputación, además por lo general, tienen un soporte continuo y actualizaciones de errores muy a menudo.

Pasando a lo que al usuario externo a estas ROMs le importa, vamos a intentar mostraros en qué campos destacan y por el contrario en los que no nos convence del todo. En este caso vamos a analizar la ROM de un Ulefone Paris, un smartphone con las especificaciones características que de este tipo de compañía.

Cajón de aplicaciones y transiciones

Las ROMs chinas eran famosas por su caos entre el cajón de aplicaciones y la pantalla de inicio. En el caso de estos nuevos smartphones, la utilización de AOSP como código base, ha conseguido organizar estos aspectos y logrado crear una sensación de fluidez que en ocasiones envidian otros dispositivos de las primeras marcas y especificaciones parecidas.

roms chinas

En nuestro caso podemos decir que el uso tanto del menú de inicio con sus opciones—Widgets, fondos de pantallas, etc…— como el cajón de aplicaciones con sus transiciones entre ventanas nos resulta muy agradable y nos parece un resultado bastante conseguido, incluso con bastantes aplicaciones instaladas, los 2 GB de memoria RAM de este smartphone pueden mantener aplicaciones abiertas durante mucho tiempo.

Un pequeño campo al cual no podemos calificar ya que depende de gustos, es la apariencia, pero si que podemos describirlo un poco. Tratándose de una ROM china, tiene una apariencia muy parecida a la ROM stock de Android, abandonando las excentricidades que poseían antiguas ROMs chinas.

Configuración y características añadidas

Como decíamos antes, la configuración de un smartphone comprado en China importa mucho. En estos smartphone la realidad es que están muy bien traducidos, excepto por algunas opciones que sólo están disponibles en estas ROMs. En definitiva si compramos un smartphone con este tipo de características, modificando la configuración a nuestro país, que se realiza fácilmente desde el menú de ajustes, nos encontraremos con una interfaz totalmente normal.

ROMs chinas

Además de la función de screenshots deslizando 3 dedos hacia abajo, y una aplicación de cámara muy del montón, con las características básicas, vemos que también, desde el mismo ajustes y mediante el mismo método, podremos activar las opciones de desarrollador, por lo que en ese aspecto, no tiene que nada envidiar a las ROMs de las primeras marcas.

Finalmente llega la autonomía, un aspecto que en su mayor parte depende de la optimización de la ROM que instalemos. En este caso, la ROM gestiona muy bien la batería y mantiene una duración muy cercana a los dos días de uso, por supuesto, dependería del uso de cada usuario.

Como hemos visto, actualmente la diferencia más notable de las ROMs chinas con respecto a las de las primeras marcas, es el smartphone que posee la ROM. Gracias a la evolución positiva y la adaptación de estas ROMs, prácticamente no vamos a encontrar diferencia alguna—con excepciones de funciones exclusivas en china— entre un smartphone chino de bajo coste y un smartphone de las primeras marcas. Aún así, todavía siguen existiendo marcas chinas que hacen pesada su ROM añadiéndole una capa de personalización poco optimizada.


Ulefone Future, el terminal que destaca por su fantástica pantalla