Análisis del Samsung Galaxy A8 2018: el gama media que parece un gama alta

Después de unos días probando lo nuevo que nos ofrece la gama media de Samsung, podemos decir bien alto que la competencia lo tiene muy complicado para igualar a los coreanos. Hace unas semanas se presentó el nuevo Samsung Galaxy A8 2018, un terminal completamente nuevo que está justo por debajo del Galaxy S8. Samsung ha querido hacer un dispositivo de calidad, potente y que pueda con todo lo que los usuarios le exijan. Hoy os ofrecemos el análisis del Samsung Galaxy A8 2018, uno de los mejores dispositivos que hemos probado hasta el momento.


La revista de Pro Android – Número 10 (enero de 2018)


Ya en la presentación vimos que la compañía apostaba fuerte por el diseño, pantalla y características. Aunque pertenece a la gama Galaxy A, no parece que estemos ante un terminal de gama media, y verás a lo largo del análisis que en casi todos los puntos nos ha recordado firmemente a la gama Galaxy S de la compañía. ¿Algo que debas saber antes de empezar? ¡Cuesta 499 euros!

Un diseño compacto y con el sensor de huellas bien colocado

Cuando coges este dispositivo no tienes la sensación de estar ante un dispositivo de gama media. Todo en él recuerda a los dispositivos más caros y potentes del mercado. Una parte trasera de cristal, bordes de metal, botones con un tacto preciso, USB Type-C… Todo esto nos deja con una sensación en la mano muy buena. El cristal de la parte trasera tiene una ligera curva al llegar a los bordes, que nos permite tener un agarre más confortable y los marcos de metal en color mate nos dejan con una buena sensación al tacto.

Es un dispositivo relativamente compacto, fácil de usar con una sola mano y con una parte frontal realmente aprovechada. Es el primer gama media de Samsung en contar con una pantalla infinita, que aunque tiene algún que otro marco, mantiene el ratio 18,5:9 del Galaxy S8. Contamos con cristal 2.5D, aunque la pantalla es totalmente plana. Esto es algo que hemos pedido muchos usuarios durante los últimos meses: una pantalla plana de 5,6 pulgadas y un ratio más alargado.

En general el diseño de este Galaxy A8 está muy logrado, aunque si nos ponemos quisquillosos, nos gustaría que los biseles laterales fuesen un poco más estrechos, pero es algo que también nos dejaría con pulsaciones accidentales. El color negro es el que más nos gusta, principalmente porque es el más elegante. Su grosor de 8,4 milímetros y su peso de 172 gramos nos dejan con un terminal liviano a la vez que cómodo en la mano. No es demasiado grueso, aunque tampoco destaca por ser delgado. 

Pero una de las cosas que más nos gusta sobre este diseño es el sensor de huellas. Al igual que en el caso del Galaxy S8 y Note 8 lo encontramos en la parte trasera, pero ahora Samsung por fin ha rectificado y lo ha colocado centrado (debajo de la cámara), un lugar infinitamente más accesible y cómodo de usar. Usarlo es sencillo y funciona realmente rápido. No es necesario pulsar antes el botón del power, tan solo con un toque en el sensor de huellas es suficiente para desbloquearlo.

En general estamos frente al mejor diseño que hemos visto en un móvil de gama media, que nos gusta más que muchos gama alta que hemos probado. También tenemos que decir que no esperábamos menos de un dispositivo de 500 euros.

Una pantalla de mucha calidad con la que disfrutar de Android

La pantalla de este Galaxy A8 cuenta con una diagonal de 5,6 pulgadas. Aparte del ratio 18,5:9, cuenta con resolución FullHD+ (1080 x 2220 píxeles), tecnología Súper AMOLED y esquinas redondeadas. De nuevo estamos ante uno de los mejores apartados del dispositivo: su brillo es muy bueno, los colores muy vivos y contrastados, la tactilidad es perfecta y utiliza la tecnología AMOLED para poder utilizar el Ambient Display con un consumo mínimo de la batería.

Hemos jugado, visto películas, consumido YouTube y en todos los casos hemos disfrutado mucho haciéndolo. Es la mejor pantalla de la gama media actual, pudiendo pasar como un panel de un gama alta. Samsung ha cogido su mejor tecnología, un buen tamaño y una resolución FullHD+ y nos ha dejado con este panel que se ve realmente bien. Es importante saber que aunque las esquinas están curvadas, esta curva es menos pronunciada y pequeña que en el Galaxy S8.

Un rendimiento que de nuevo recuerda a la gama alta

Llegamos a uno de los puntos que más nos preocupaba. Aunque en diseño no se le puede echar nada en cara, es cierto que por algún lado debería salir la esencia de la gama media y pensábamos que sería en el apartado del rendimiento. Esto no ha sido así, ya que este Galaxy A8 se ha comportado muy bien. Hemos podido correr los juegos más potentes de Google Play, tener decenas de aplicaciones abiertas y exigirle más de lo necesario. En ningún momento hemos notado que este dispositivo fuera lento o necesitara más rendimiento.

No decimos que su procesador Exynos 7885 sea de gama alta, ya que en los benchmarks queda claro que no lo es, pero sinceramente en el día a día no hemos echado en falta el rendimiento y la potencia de un alta gama, ya que hemos movido la interfaz y todas las aplicaciones igual que en dispositivos más caros. En cuanto a la multitarea, los 4 GB de RAM ayudan a que este dispositivo tenga soltura cuando se enfrenta a varias aplicaciones abiertas a la vez. Los más detallistas y jugones deben saber que su GPU es una Mali G-71, que aunque no es la más potente del mercado nos deja con una muy potencia gráfica suficiente para poder correr todos los juegos de Google Play. Si todavía eres más detallista, el procesador Exynos 7885 que monta este Galaxy A8 cuenta con 8 núcleos, de los cuales 2 corren a una velocidad máxima de 2,2 GHz. Los 6 restantes lo hacen a una velocidad de 1,6 GHz.

Los juegos los mueve a la perfección y uno de los puntos fuertes del terminal es que cuenta con una memoria interna de 32 GB axpandible mediante MicroSD. Esto nos permitirá almacenar miles de fotografías y decenas de juegos pesados.

Hemos realizado el análisis alternando entre el launcher de Samsung y Nova Launcher, y en los dos casos el resultado ha sido satisfactorio. Podemos ver una capa de personalización muy parecida a la que tiene el Galaxy S8, y el Galaxy A8 corre la misma versión de Android: 7.1 Nougat. En la presentación del dispositivo preguntamos cuándo veríamos Android 8.0 Oreo y no obtuvimos una respuesta clara, aunque sabemos que están trabajando en ello. Hay que tener en cuenta que otros dispositivos de gama media más económicos, como el Huawei P Smart (259 euros), han sido lanzados con Android 8.0 Oreo de serie.

Una cámara donde sí que se nota la gama media

Llegamos al punto donde sí notamos que estamos ante un gama media. Su apartado fotográfico no es malo, pero no contamos con un sensor como el del Galaxy S8. La cámara de 16 megapíxeles este Galaxy A8 se sitúa entre las mejores de la gama media en estos momentos, pero no llega a tener lo necesario para combatir con los gama alta.

Con la mayoría de los dispositivos de gama alta basta con encuadrar y disparar para sacar una fotografía muy buena, algo que no pasa con este dispositivo. Aunque su sensor tiene mucha calidad y podemos sacar grandes fotografías, debemos pararnos unos segundos a gestionar el enfoque, luminosidad y brillo de la imagen. Sufre a contraluz y su enfoque macro podría ser mucho mejor. Hemos notado que hacer fotografías a objetos muy cercanos puede ser un problema, ya que posiblemente no nos permita enfocar correctamente y tengamos que alejar el dispositivo.

Aún así, cuando nos paramos unos momentos para hacer una fotografía, el resultado es bueno en casi todas las condiciones. Son fotos para admirar en el móvil (el panel Super Amoled le sienta bien), ya que si las pasamos a pantallas mucho más grandes se nota la pérdida de calidad. Si algo destacamos por encima de todo, es la gestión del ruido en condiciones de poca luz. Nos ha sorprendido las tomas en interiores y también las fotografías nocturnas, ya que su apertura f/1.7 nos permite captar mucha más luz en condiciones lumínicas no muy buenas.

Si eres amante del vídeo, debes saber que tanto la cámara trasera como la delantera graban en 1080p. En el caso de la trasera puede hacerlo a un máximo de 30 fps, algo que no está nada mal para un terminal de gama media. No se trata del mejor móvil para grabar, ya que carece de un sistema de estabilización avanzado y puede que el resultado no sea el esperado. Aún así, con un trípode hemos conseguido una calidad bastante decente. 

Pero si hay algo en lo que seguro te has fijado, es en la cámara delantera. Por primera vez en un dispositivo Samsung, es doble. Esto no nos dejará con el doble de calidad, pero es cierto que se trata de una buena cámara para selfies, pese que en algunas situaciones hemos salido desenfocados. Su calidad en interiores sorprende bastante, pudiendo realizar una fotografía en casi cualquier situación. Contamos con modos como el enfoque dinámico y los stickers, que nos permiten darle un toque gracioso a nuestras fotos.

Un altavoz muy bien colocado y una batería más que suficiente

Si hay algo que destacar en el apartado de audio de este móvil, es la situación del altavoz. Está colocado en el lateral derecho, cosa que ya lo vimos el año pasado en terminales como el Galaxy A5 2017, y es algo que nos encanta. Nos parece la mejor posición para colocarlo, ya que prácticamente nunca lo tapas por accidente. Su sonido nos ha sorprendido para bien, ya que cuenta con una buena cantidad de bajos y no distorsiona cuando lo subimos al máximo. Parece que de nuevo Samsung ha elegido un componente de gama alta para este apartado, algo que nos encanta. Tanto la experiencia en el gaming como consumiento contenido multimedia es positiva. La mala noticia es que para escuchar música mediante radioFM tendrás que conectar unos auricualres que hagan de antena. Aún así, podrás reproducir el audio por el altavoz con una calidad bastante decente. 

Su batería de 3.000 mAh nos ha dejado con unas 8 horas de pantalla al día. En algunas ocasiones más y en otras menos, pero ya sabéis que cada usuario hace un uso distinto del móvil, con un brillo de pantalla distinto y muchos más handicaps. Este Galaxy A8 nos ha dado autonomía suficiente para poder usarlo durante todo el día sin ningún problema, incluso jugando unos minutos mientras esperábamos a que llegara el autobús. Además, cuenta con un sistema de carga rápida que nos permite recargar la batería en pocos minutos. Tan solo 5 o 10 minutos pueden darte autonomía para varias horas de uso.

Nos gusta la batería de este dispositivo, y de nuevo creemos que Samsung ha hecho un gran trabajo optimizando el procesador Exynos para que no consuma demasiado pero nos ofrezca un rendimiento muy bueno.

Nuestra opinión del Samsung Galaxy A8 2018

Llegamos a uno de los puntos más complicados del análisis. Posiblemente es el mejor dispositivo de gama media que ha pasado por nuestras manos y seguramente por las tuyas en caso de que lo pruebes. Tiene muy pocos puntos flojos, pero el más notable es el que te echará para atrás cuando vayas a la tienda: el precio. Este Galaxy A8 2018 cuesta la friolera de 499 euros en España, un precio que hace unos años sería exclusivo de la gama alta.

Sí, tiene un diseño muy optimizado, una pantalla de gran calidad y su rendimiento recuerda al de un gama alta, pero realmente no lo es y en el mercado encontramos opciones que sí son de gama alta y que cuestan lo mismo (el Galaxy S7 Edge, por ejemplo, se puede encontrar por poco más de 400 euros). Nosotros recomendamos mucho que pruebes este móvil, pero se nos hace complicado justificar los 499 euros. La buena noticia es que las operadoras lo ofrecerán con descuentos y pagos fraccionados, además que todos sabemos que los precios de los móviles Samsung acaban bajando con el paso de los meses. Entonces sí que recomendamos su compra y pagar 8 o 9 euros al mes por este dispositivo no nos parece una locura, ya que tendrás uno de los mejores móviles del mercado, que en muchos puntos rivaliza con los mejores gama alta.

Compra el Samsung Galaxy A8 2018 en Amazon


El Samsung Galaxy S9 ya tiene fecha oficial de presentación


Samsung Galaxy A8 2018 | Amazon

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

27/01/2018 18:00