Análisis del Nokia 8: el verdadero regreso de los finlandeses

Cuando Nokia decidió apostar por Windows Phone frente a Android, a comienzos de la era de los smartphones, firmó su sentencia de muerte. La marca no pudo recuperarse y poco a poco fue perdiendo ventas hasta llegar a desaparecer, o eso creíamos. Este año 2017 será recordado como el regreso de Nokia, y no una Nokia cualquiera, sino una empresa que parece tener las cosas muy claras sobre su estrategia a seguir. Tras una semana de uso, hoy os traemos el análisis del Nokia 8, el flagship de la marca. Con este smartphone los finlandeses pretenden recuperar el prestigio perdido y demostrar que quieren volver a jugar en primera línea.


El Nokia 8 ya tiene una versión con más memoria RAM y almacenamiento


El Nokia 8 es sin duda el terminal más ambicioso de todos los presentados por la marca este año. Fabricar gamas medias y bajas es relativamente sencillo con la gran cantidad de empresas que se dedican a eso actualmente, pero para meterse de lleno en la gama alta hay que saber muy bien lo que se está haciendo si no se quiere llevar un buen golpe.

Un diseño tradicional

Nokia 8 con tira negra

El Nokia 8 no será recordado por innovar en el diseño, ya que no sigue la tendencia actual de los smartphones más premium de reducir los marcos y apostar por pantallas de 18:9. Por otro lado, sus dimensiones de 151,5 mm x 73,7 mm x 7,9 mm lo hacen muy cómodo en la mano, ayudado por las líneas redondeadas de su diseño. Un cristal 2’5D con Gorilla Glass 5 recubre todo el frontal, y se une con su cuerpo fabricado en una sola pieza de aluminio. Nada más cogerlo se siente resistente y es de esos pocos smartphones que hacen que no sintamos la necesidad de ponerle una funda nada más verlo.

En la parte frontal destaca el logo de Nokia al lado derecho del altavoz superior, y el sensor de huellas en la parte central inferior. Este sensor de huellas es completamente táctil, no funciona como botón físico, y sirve como tecla Home junto con los botones capacitivos de atrás y multitarea. El sensor funciona correctamente y no nos ha dado ningún tipo de problemas a la hora de desbloquear el smartphone. En la parte superior del smartphone encontramos el conector para auriculares y en la inferior el conector microUSB Tipo-C, el altavoz y un micrófono.

En el lateral derecho están los botones de volumen y apagado, y en el lateral contrario la ranura para nanoSIM y microSD. Pero el toque distintivo viene en la carcasa trasera, donde encontramos el módulo de la cámara, que sobresale ligeramente y le da un toque muy característico. Se distinguen claramente las dos lentes firmadas por Zeiss, acompañadas por un láser infrarrojo para el enfoque y el doble flash LED. Justo sobre la cámara se encuentra también un micrófono que ayuda durante la grabación.

El mejor hardware con el mejor software

Nokia 8 en diagonal

El Nokia 8 lleva todo lo que se le puede pedir a un terminal de gama alta. Cuenta con el último modelo de Qualcomm, el Snapdragon 835 que tan buen resultado está dando, y que asegura que no tengamos problemas a la hora de ejecutar cualquier juego o programa. Además el procesador viene acompañado con 4 GB de memoria RAM, más que suficientes para permitir una multitarea veloz y sin ralentizaciones. Se hecha en falta una mayor resistencia al agua y polvo, aunque cuenta con la certificación IP54 contra salpicaduras.

El almacenamiento interno es de 64 GB, más que suficiente para cualquier smartphone. Y si por algún motivo se nos hace poco tenemos también la posibilidad de ampliar esta memoria mediante microSD con tarjetas hasta 256 GB de capacidad. La pantalla, otro de los aspectos fundamentales de cualquier smartphone, cumple con creces su función. Nokia ha incluido un panel de 5’3 pulgadas con tecnología IPS y resolución QHD, que además destaca por tener un nivel muy alto de brillo y buenos ángulos de visión. Como era de esperar, incluye también conexión NFC, Bluetooth 5.0 y GPS.

Pocas cosas se pueden comentar del software del Nokia 8, y esto es algo extremadamente positivo, ya que indica que la marca ha decidido apostar por incluir Android en su estado más puro. Tanto el launcher como el resto del software son los propios de Android Stock, y este terminal solo incluye dos aplicaciones propias de la marca. Una es la aplicación de la cámara, de la que hablaremos a continuación, y otra es la aplicación de soporte de Nokia que afortunadamente no hemos tenido que probar. La versión del software que incorpora es Android 7.1.1 Nougat y han prometido la actualización a Android 8.0 Oreo antes de que finalice el mes de Octubre. Como podéis ver, en cuanto a actualizaciones no hay ninguna otra marca, dejando de lado a los Google Pixel, que mantenga tan bien al día su smartphone.

Unas cámaras que cumplen, pero no destacan

Camara Nokia8

Con la cámara del Nokia 8 nos hemos llevado muchas buenas sorpresas, pero también algunas decepciones. El Nokia 8 se apunta a la moda de las dobles cámaras con un planteamiento que ya hemos visto antes: un sensor de 13 megapíxeles RGB con estabilización óptica y otro sensor monocromo de la misma resolución. La cámara frontal es también de 13 megapíxeles y comparte con las traseras una apertura de f/2.0.

Comencemos hablando de las cámaras traseras. De la misma manera que Huawei, el sensor monocromo ayuda al sensor RGB combinando información para lograr una mejor resultado. Durante nuestras pruebas hemos podido apreciar que en exteriores o interiores con buena luz esta cámara cumple con lo prometido. Los colores están bien representados y el contraste y balance de blancos de las imágenes es el adecuado en la mayoría de los casos. Pero si lo comparamos con las mejores lentes del mercado vemos que la apertura f/2.0 no consigue unas fotografías tan iluminadas o con tanta nitidez como la de los mejores smartphones de la gama alta actual. Mencionar también que el sensor monocromo te permite lograr fotografías únicas, y nos ha gustado mucho lo bien que capta los matices de grises.

Interfaz camara Nokia 8

Sin embargo, la sorpresa positiva nos la hemos llevado con el modo retrato. Aquí el Nokia 8, a pesar de no llevar una lente con zoom óptico para ayudar en el resultado, logra definir perfectamente los contornos de la persona o el objeto a destacar incluso con poca luz. Además, nos permite regular el desenfoque antes y después de sacar la fotografía, algo que agradecerán los más detallistas con este tipo de imágenes. Sin duda uno de los mejores modo retrato que hemos probado hasta ahora.

El modo manual no es el más completo que hemos visto, pero nos permite tocar fácilmente los ajustes de enfoque, apertura y luminosidad. El modo vídeo nos permite grabar vídeo a 4K como ya es habitual, y también incluye modo timelapse y de cámara lenta. Durante las pruebas de grabación de vídeo hemos comprobado como la estabilización óptica ayuda mucho a evitar esos indeseados movimientos durante la grabación. Nokia ha hecho mucho hincapié en que su smartphone permite grabar sonido en 360º con la tecnología OZO gracias a sus tres micrófonos, en las pruebas que hemos realizado comprobamos cómo efectivamente la calidad del audio sobresale por encima de lo que estamos habituados a encontrar en un smartphone.

La cámara frontal, que como hemos mencionado antes cuenta con una lente de 13 megapíxeles con apertura f/2.0, puede grabar vídeo en resolución 4K, algo que se complementa perfectamente con otra función poco común del Nokia 8: grabar y sacar fotografías con las cámaras trasera y frontal a la vez. Esta última función puede dar mucho juego en determinadas situaciones como fotografías de grupo o para grabar reacciones ante determinados acontecimientos.

Puedes ver algunas de las fotos que hemos realizado en esta galería:

Batería por encima de la media

Nokia 8 bloqueo

La batería del Nokia 8 tiene una capacidad de 3.090 mAh, algo dentro de lo común en smartphones de entre 5 y 5’5 pulgadas. En este caso, entre la optimización del procesador Snapdragon 835, las optimizaciones de Android 7.1 Nougat y la ausencia de capa de personalización, el Nokia 8 nos permite llegar fácilmente al final del día incluso con un uso muy intenso. Y los días que le hemos dado un uso más “estándar” ha llegado casi a la noche del día siguiente a su carga. No se le puede criticar nada a este smartphone en este aspecto.

Nuestra opinión del Nokia 8

El Nokia 8 no es un smartphone perfecto, pero a día de hoy ninguno lo es, y tiene algunos fallos que pueden ser mejor o peor valorados según las preferencias de cada usuario. Sin duda, su punto más positivo es el software, donde destaca por delante de cualquier otro smartphone con Android (dejando de lado los Google Pixel). La dedicación de Nokia por traernos las actualizaciones antes que nadie, y la ausencia de capa de personalización hace del Nokia 8 una opción recomendada para todos aquellos que valoren la velocidad y el rendimiento por encima de todo.

Aunque no todo reluce en este smartphone, hay un par de aspectos negativos de menor importancia, como el diseño sin marcos reducidos o la ausencia de resistencia alta al agua. Pero es la cámara el punto donde puede resultar más polémico este smartphone, ya que como mencionamos previamente no está a la altura de lo mejor de lo mejor en la gama alta.

El precio de salida de este smartphone es de 599€ en nuestro país, aunque ya comienza a rondar los 500€ en Amazon. Esto es especialmente importante ya que su punto más negativo puede verse compensado por un precio inferior al de los smartphones más premium, convirtiéndolo en un terminal verdaderamente atractivo.


El Nokia 5 ya está actualizando más rápido que los Google Pixel


 

Ruben Perez

ExRedactor en ProAndroid | Graduado en Publicidad y RR.PP; cinéfilo, linuxero, músico y fanático de las nuevas tecnologías. "No deberías adaptarte a la tecnología, la tecnología debería adaptarse a ti" Twitter: @rubendroid

01/10/2017 18:00