portada (2)_result

Durante este año hemos visto como la gama media de las primeras marcas está siendo sufriendo el ataque de las compañías nacidas recientemente que se dedican a fabricar smartphones de gama media con una combinación de diseño, características y tecnologías excelentes por un precio muy reducido.


Wiko Robby: análisis y experiencia de uso


Dentro de esta lucha tenemos una marca Europea, y en concreto francesa, llamada Wiko, que lleva más de un año adentrándose en el mercado a grande escala gracias a una gama media muy competente. Hoy, os traemos el análisis de su mejor dispositivo hasta la fecha, el Wiko U Feel, un smartphone que reúne el esfuerzo de todas las divisiones de la empresa para ofrecernos la mejor experiencia posible. Veamos cómo se ha comportado:

Especificaciones técnicas: la gama media reflejada en sus características

  • Pantalla IPS de 5 pulgadas con definición HD (1920 x 720) y cristal en 2.5D
  • Procesador de cuatro núcleos a 1,3 GHz
  • Procesador gráfico ARM Mali-T720
  • 3 GB de memoria RAM
  • 16 GB de almacenamiento interno ampliables mediante microSD hasta 64 GB
  • Cámara trasera de 13 megapíxeles SONY IMX 258 y cámara delantera de 5 megapíxeles con flash
  • Batería de 2.500 mAh
  • Lector de huellas
  • Android 6.0 Marshmallow
  • Dimensiones: 143 x 70.7 x 8.55 y 145 gramos

Diseño: un cambio de aires con una imitación de piel como elemento principal

Wiko ha elegido cambiar de aires en este flamante dispositivo con un diseño fuera de lo común, con un panel delantero con el cristal en 2.5D que le da aspecto premium y un botón físico del cual hablaremos más tarde que también hace de lector de huellas. Los bordes estarían fabricados en una aleación de aluminio, el cual le daría la mayor parte de peso a este smartphone.

diseño 3_result

En el panel trasero, como bien decíamos, Wiko se ha centrado en una tapadera extraíble con un diseño ligero y un material que según la marca imita piel pero que al tacto no parece piel pero igualmente ofrece una sensación perfecta y muy agradable al tacto, separándonos de esa sensación de inestabilidad en la mano de los fabricados en cristal o aluminio. Además, aunque parece que es un material muy sucio, sorprendentemente adquiere poquísimas manchas y en el caso de tener algunas, con un trapo húmedo se limpia perfectamente.

imitacion piel_result

Como añadidos en el panel trasero tenemos una cámara con un diseño en blanco que contrasta con el diseño del resto del panel y el logo fabricado en metal de Wiko.

Pantalla: la calidad HD comienza a ser un contratiempo

Dentro del mercado de la gama media encontramos smartphone con calidad HD que tienen un resultado bastante bueno, pero en el tiempo que estamos ya, el contraste de estas pantallas con el siguiente nivel, es demasiado grande.

foto pantalla_result

En este caso, el Wiko U Feel tiene una pantalla IPS de 5 pulgadas HD (1280 x 720) que se traduce en una densidad de píxeles de 294 que en interiores tiene un resultado aceptable y en exteriores nos cuesta ver adecuadamente el móvil debido a un brillo limitado.

Con esto no decimos que la pantalla ofrezca un resultado deficiente para ser HD, que en este caso, teniendo en cuenta que es HD, es una buena pantalla, sino que dentro de esta gama encontramos smartphones que tienen definición Full HD que nos ayuda a disfrutar de una mejor experiencia.

Cámara: un sensor todoterreno

Como bien vimos en sus especificaciones, el Wiko U Feel tiene un sensor Sony IMX 258 de 13 megapíxeles muy utilizado en la gama media, en dispositivos como por ejemplo el OnePlus X. Un sensor que en los dispositivos en los que ha estado, ha ofrecido un buen resultado, y como no, Wiko ha sabido aprovecharlo en una cámara que por lo normal, en condiciones normales ofrece un resultado bastante bueno.

En nuestras las fotos que os vamos a mostrar a continuación, hemos podido comprobar que en condiciones de buena luminosidad la calidad es bastante buena, aunque cuando activamos el modo HDR mejor que todos los objetos estén quietos y que nosotros tengamos un buen pulso, ya que fácilmente se crean distorsiones y duplicados del objeto. 

Foto parte trasera diseño_resultCon respecto a la cámara delantera, sus 5 megapíxeles y el ángulo ampliado a 100º gracias a las selfies panorámicas, nos complace bastante, haciéndonos disfrutar de este tipo de imágenes. Además, hemos probado el flash LED que incluye el panel delantero para selfies en condiciones de oscuridad y consigue que se aprecien todos los detalles incluso en la oscuridad.

Rendimiento, autonomía y experiencia de usuario

En el apartado de potencia, el Wiko U Feel posee un procesador de 4 núcleos a 1,3 GHz que es sustentado por una memoria RAM de 3 GB. Esta combinación es de las mejores que pueden existir, aunque por supuesto depende de la calidad del procesador. Los cuatro núcleos son capaces de hacer funcionar a toda potencia este dispositivo que nos nos ha dado ningún problema e incluso ningún lag en ningún momento.

En este caso, los juegos funcionan con una fluidez perfecta y la navegación a través de la interfaz es muy fluida. Con respecto a la interfaz de Wiko, está un poco saturada, con accesos a aplicaciones desde un cajón de aplicaciónes que se accede mediante un icono y también tendremos todas las aplicaciones al estilo Huawei en la pantalla de inicio. Así mismo, como el rendimiento no se ve afectado por este desperdicio de espacio, simplemente nos adaptamos a aplicaciones en pantalla de inicio o en cajón de aplicaciones e ignoramos la otra opción.

interfaz wiko u feel

Una característica que queremos destacar con la máxima puntuación dentro de la gama media es el lector de huellas, que además de ofrecer una experiencia perfecta en lo que respecta a respuesta de desbloqueo incluso desde la pantalla apagada—una opción que se agradece—, esconde una versatilidad impresionante. En concreto, el sensor, instalado en el botón físico, funcionará como botón home activado mediante pulsación, como botón hacia atrás si sólo lo tocamos e incluso podremos bloquear la pantalla pulsando dos veces.

diseño_result

De esta manera, aunque el Wiko U Feel viene con una barra de navegación, en nuestro segundo día, accedimos a la configuración, la deshabilitamos, y hemos estado desde entonces, disfrutando de navegar a través del smartphone sólo con el botón físico. Además, como mejora ante los lectores de huellas de hoy en día, este lector nos permite establecer una acción a realizar cuando coloquemos la huella de un dedo, como por ejemplo, llamar a un contacto cuando la pantalla esté bloqueada y coloquemos el dedo meñique o simplemente abrir una conversación de Whatsapp en concreto.

diseño 1_result

 

Con respecto a la autonomía, a pesar de tener una pantalla IPS con calidad HD y una tecnología que mejora el consumo con la pantalla apagada, tras un buen período de pruebas, la duración media se establece en 2 días de uso medio con 3-4 horas de pantalla y un día de uso continuo con 4-5 horas de pantalla. En este apartado, tenemos que destacar el modo ultra ahorro de energía, que en caso de llegar al 20% se activaría, cargando un launcher minimalista, eliminando las conexiones de datos y aumentando la autonomía drásticamente.

Conclusión Wiko U Feel

Los gama media tiene la fama de ofrecer un resultado aceptable pero dejándonos una necesidad latente de un smartphone de mayor calidad. No obstante, en nuestro caso, después de adaptarnos a su interfaz y a su tamaño de pantalla, nos ha resultado un smartphone muy competente, del cual destacamos su diseño simple pero conseguido y la manera de navegar a través de toda su interfaz con su botón físico/lector de huellas, llegando incluso a hacernos disfrutar.

portada (3)_result

En conclusión, un smartphone gama media muy barato que cumple con las expectativas en prácticamente todos los aspectos, flojeando un poco en la experiencia que ofrece su pantalla pero de todas formas dentro de la media y que tiene todo lo mejor y el mayor esfuerzo de todo el equipo de la marca Wiko.

Para poder comprar este dispositivo, en Amazon lo podremos encontrar por 189 Euros en 5 colores distintos.


OnePlus 3, el ‘flagship killer’ lo ha vuelto a hacer: análisis y experiencia de uso