portadainalambrico

Los cargadores inalámbricos para smartphones llevan ya mucho tiempo entre nosotros, si bien hasta hace poco eran un accesorio meramente marginal. Con el lanzamiento del Samsung Galaxy S6 parece que están recuperando parte del interés del público, aunque en una escala muy pequeña.

¿Cuál es la razón del fracaso de los cargadores inalámbricos hasta ahora? Hay varios factores que explican este motivo. El primero de ellos es la baja apuesta de muchos fabricantes por hacer sus dispositivos compatibles con esta tecnología, aunque existen fundas que permiten que cualquier smartphone funcione con estos cargadores no vale la pena gastar ese dinero extra.

mesapro

Otro motivo es el precio que hay que pagar por los cargadores inalámbricos, algunos oficiales llegan a los 50€, aunque se pueden conseguir por aproximadamente 10€ otros modelos en distintas tiendas online. Es difícil convencer a un usuario para que compre un producto que hace lo mismo que otro que ya tiene.

El último motivo para explicar el fracaso de esta tecnología hasta ahora, es la lentitud con la que cargan los smartphones en comparación con los cargadores tradicionales. Esto parece querer solucionarlo Samsung con su nuevo cargador para el Galaxy Note 5, que promete un importante incremento de la velocidad de transmisión.

2pro

Pero no todo son desventajas, la facilidad de poner tu smartphone a cargar resulta muy cómoda en determinadas situaciones. Por ejemplo, tener un cargador inalámbrico en tu mesilla de noche te puede ahorrar una pelea con los cables si quieres poner a cargar tu smartphone en la oscuridad, o no tener que conectarlo y desconectarlo constantemente si lo quieres utilizar mientras carga con comodidad.

Si esta tecnología quiere triunfar, debería empezar por convertirse en un estándar, ya que de momento parece que solo Samsung apuesta fuerte por ella. Es probable que en el futuro nadie use cargadores a través de cable, empresas como IKEA o Starbucks están incorporando ya esta tecnología en sus mesas, pero aún le queda un largo camino por recorrer.