Probamos los Sony WF-1000XM4, ¿los mejores auriculares in-ear del mercado?

Si te gusta la música y quieres invertir en una pieza de hardware de gama alta estás en el lugar idóneo. Llevo varias semanas probando los nuevos Sony WF-1000XM4, unos auriculares in-ear con cancelación de ruido que pocos competidores tienen en el mercado. Es más, lo que más se le acerca, por el momento, son los anteriores WF-1000XM3 que también analicé hace unos años. Sony ha renovado uno de sus productos estrella y lo ha hecho con ganas. Eso sí, ya de adelanto que si estás pensando en gastar poco estos auriculares no son para ti: Sony ha puesto toda la carne en el asador y eso se refleja en el precio final.

Un diseño completamente renovado y más cómodo

Si empiezo por el diseño de los auriculares es indispensable hablar del cambio de diseño respecto a los anteriores. No son ni parecidos: Sony ha cambiado todo el cuerpo de los auriculares y también la forma en la que reposan sobre la oreja. Mientras que en los XM3 la mayor parte del auricular estaba fuera de la oreja, ahora, en los XM4, la mayoría del auricular reposa dentro.

Esto es debido a su reducción de tamaño considerable. He sacado la báscula a pasear y los datos habla por sí solos. Los XM4 pesan 7 gramos cada uno, mientras que los XM3 pesan 10 gramos. Son más pequeños y redondeados. Ahora es más fácil que se adapten bien a tu oreja, incluso si es más pequeña de lo normal.

Colocarlos es extremadamente sencillo, pues tienen una única forma en la que reposan correctamente sobre el pabellón auditivo. Además, se incluyen varios adaptadores de diferentes tamaños para que juegues con ellos. Te recomiendo que te tomes unos minutos para elegir el que más te conviene, pues la diferencia puede ser abismal.

Los XM4 siguen teniendo paneles táctiles en cada uno de los auriculares, el cual, es más grande y está mejor disimulado que en los XM3. Funciona a la perfección y es sencillo acostumbrarte a saber dónde tienes que pulsar.

Puedo confirmar que Sony ha hecho un gran trabajo con el diseño de estos auriculares, pues ahora son más cómodos, más ligeros y es más fácil olvidarte que los llevas puestos. Además, al tener un cuerpo que se introduce más en el pabellón auditivo el aislamiento es mayor.

Puede que te saltases la clase de anatomía sobre orejas, por lo que me adelanto a algunos usuarios: por supuesto, el diseño en los auriculares es muy relativo y cada ser humano tiene una oreja diferente. En mi oreja los auriculares se adaptan perfectamente y puede que en la tuya no. Esto no quiere decir que sean incómodos, simplemente que tu oreja es diferente a la mía. Ahora, no sé decirte si tengo una oreja común o una poco común…

La caja, otro gran acierto de diseño

Probablemente lo más criticado de los WF-1000XM3 fue el tamaño de su caja. En su momento, y también a día de hoy, es uno de los estuches de carga más grande del mercado. Sony ha sabido optimizar recursos y ahora el tamaño de la caja es un 40% más pequeña.

  • WF-1000XM3 | Auriculares + Caja: 92 gramos
  • WF-1000XM4 | Auriculares + Caja: 55 gramos

El conjunto no pesa la mitad, pero casi. El estuche ahora es increíblemente más pequeño y transportable. Llevarlo en el bolsillo ya no es incómodo y está a la par del resto de auriculares in-ear de este estilo. Por supuesto, la caja está fabricada completamente en plástico, aunque este no es brillante y tiene calidad.

A pesar de reducir considerablemente el tamaño y el peso Sony se ha permitido el lujo de incluir carga inalámbrica. Sí, puedes cargar los auriculares dejándolos encima de un cargador Qi estándar. Si quieres cable puedes utilizar el de tu smartphone, pues es un USB C.

La única pega que le pongo a la caja es la pequeña holgura que tiene la tapa respecto al cuerpo. Desconozco por qué está ahí, y es minúscula, pero está. Puede que sea necesaria para que todo encaje perfecto en el interior. Es por ponerle una pega, pues a los 5 minutos te olvidas de ello.

Sonido de gama alta y cancelación de ruido casi perfecta

Por supuesto, la parte más importante de cualquier auricular es su sonido. Como te puedes imaginar, Sony no se ha olvidado del sonido. Los auriculares han renovado sus componentes internos, concretamente los chips encargados del sonido y de la cancelación de ruido. ¿Se nota respecto a los XM3? Si los comparas directamente sí. Bueno, y si tienes un oído decente.

La realidad es que estos Sony WF-1000XM4 suenan mejor que el resto de auriculares in-ear del mercado. El resumen puede ser demasiado escueto, pero es la realidad. Estos auriculares tiene un sonido de muy alta calidad que se fusiona con una cancelación de ruido excelente.

Todas las frecuencias tienen una buena presencia y los bajos no pisan los medios o agudos, algo que sí pasa con gran parte del catálogo de auriculares in-ear del mercado. El volumen es fuerte, contundente y se apoya en el gran aislamiento para necesitar solo un 50 o 60% si quieres escuchar música muy alta.

Si vienes de unos auriculares de 30, 50 o 70 euros la diferencia es abismal. El conjunto de calidad de fabricación, algoritmos de cancelación de ruido y calidad de sonido te llevarán a otra liga. La gran cuestión aquí es si necesitas esta calidad.

Puede que te conformes con una calidad más mediocre y puedas ahorrar algo de dinero, pero la clave de estos XM4 está en la cancelación de ruido. Es la mejor del mercado y te traslada a una habitación vacía con muros de hormigón armado. Esto es por lo que de verdad querrás gastar casi 300 euros en estos auriculares.

No hay ningún otro producto en el mercado que cuente con esta cancelación de ruido, tenga tanta batería y sea tan portable. Sí encontrarás auriculares con la misma, o incluso mejor calidad de sonido, pero no con esta calidad y la misma cancelación de ruido.

Si le prestas una mínima atención a la calidad de la música que escuchas, viajas mucho o trabajas en un ambiente ruidoso es muy probable que estos auriculares sean un muy buen compañero de vida. Eso sí, la inversión que debes hacer será alta. No cuestan 100 euros, y tampoco 150 euros. Su precio oficial de puesta en venta son 280 euros en España.

Detalles extra de los WF-1000XM4 que molan mucho

Estos auriculares incluyen ciertos aspectos y características que no están en el resto de opciones del mercado. Debo comenzar por su batería, la cual, es una auténtica locura. Según Sony ofrecen 24 horas de autonomía entre la carga de los auriculares y la del estuche. Es complicado testar una autonomía así, pero puedo decir que no he tenido problemas en ningún momento.

Una carga completa te hace olvidarte de pasar por el enchufe durante días. Si escuchas 2 o 3 horas de música diariamente tendrás que cargarlos, como mucho, una vez a la semana. Eso si no sigues mi estrategia de ponerlos sobre el cargador inalámbrico cada vez que los utilizo. Si reposan siempre sobre uno olvídate de utilizar el puerto de carga.

Además, su carga ha dejado de ser lenta. Ahora los auriculares permiten carga rápida y con solo 5 minutos en el enchufe puedes disfrutar de 60 minutos de música. Es una de las cosas más importantes, pues si los coges y no tienen batería solo tardarás unos pocos minutos en poder utilizarlos durante horas.

Otro detalle increíble de estos XM4 son sus adaptadores. La punta que en los auriculares comunes es de silicona aquí es de espuma. Y sí, puede que sea menos duradera en el tiempo, pero la experiencia pasa a otro nivel. Estas espumas ofrecen una calidad de sonido superior y una mejor adaptabilidad al pabellón auditivo. Debes presionarlas ligeramente antes de introducir los auriculares en tus oídos y estas se acabarán de adaptar por sí solas. Es parecido al comportamiento de una almohada viscoelástica.

Del lado del software hay dos nuevas incorporaciones clave: la reducción del viento y la pausa cuando hablas. La primera ofrece una mejora significativa cuando hay viento, algo que en los XM3 podía llegar a ser molesto. Ahora los micrófonos captan el viento y lo reducen considerablemente para que no entorpezca la cancelación de ruido.

Si activas la opción de pausa automática cuando se detectan voces estarás en el Olimpo de la tecnología. Es una función que detecta cuando te hablan -o tú hablas- y pausa la reproducción de música. Lo hace a la perfección y ya no es necesario dejar pulsado el panel táctil.

La primera palabra que alguien te esboza hace que la reproducción de audio se pare y que se activen los micrófonos para escuchar qué te está diciendo. La función trabaja tan bien que deberías desactivarla si te gusta cantar o tararear la música: también se activa si tú hablas.

Hay móviles más baratos que estos Sony WF-1000XM4

En todo momento he dejado ver que son auriculares caros y que no están pensados para todo el mundo. Su precio es de 280 euros, unos 330 dólares. Es uno de los precios más altos para auriculares in-ear de marcas comerciales.

La buena noticia es que también tendrás la mejor experiencia del mercado y que su precio irá bajando con el paso de los meses. Solo puedo recomendar estos Sony WF-1000XM4 a los usuarios que se tomen muy enserio la música que escuchan y que, a su vez, necesiten una cancelación de ruido para poder disfrutar de esa música.

Tras estar probándolos durante unas semanas puedo decir que son los mejores auriculares in-ear con cancelación de ruido que puedes comprar ahora mismo. No tienen la mejor relación calidad/precio, pero si quieres lo mejor, y el precio no es un problema, deberías comprarlos.

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

16/07/2021 19:15