Análisis de los Sony WF-1000XM3, unos auriculares para viajar que desearás tener en tu bolsillo

Desde que Apple presentó los AirPods, hace ahora 3 años, el mercado se ha convertido en un batiburrillo de este tipo de auriculares inalámbricos. Suelen denominarse como TWS (True Wireless) y casi todas las compañías se han unido al club para intentar rascar ventas. En el mercado los hay de todo tipo: baratos, caros, pequeños, grandes y con mejor o peor calidad de sonido. Casi todos comparten dos características principales: no tienen ningún tipo de cable y se guardan en un estuche que permite cargarlos. Hoy os traemos el análisis de los Sony WF-1000XM3, o como nosotros los hemos apodado, los Sony TWS.

No son los únicos auriculares de la compañía True Wireless, pero estos son, sin duda alguna, los más portables y pequeños. Son más parecidos, en diseño, a los Galaxy Buds de Samsung que a los AirPods de Apple, algo que te gustará más o menos dependiendo de, como no, tus gustos.

Un diseño discreto, con siliconas y panel táctil

Estos auriculares son de tipo botón, pues no tienen una “cola” que baja hacía la mandíbula. Este diseño se hizo muy popular después del lanzamiento de los auriculares de Apple, pero no es un diseño que Sony haya querido seguir. Estos WF-1000XM3 (vaya con el nombre…) tienen un diseño más discreto que adopta la opción de siliconas, de nuevo, al contrario que los AirPods.

Este diseño permite aislar mejor nuestro pabellón auditivo y mejorar la cancelación de ruido, una de las grandes características de estos auriculares. ¿Son tan grandes como dicen? Bueno, no podemos decir que sean pequeños, y puede que si tienes las orejas pequeñas no sean perfectos para ti, pero si hablamos de un tamaño de oreja y pabellón auditivo medio, nos parece un tamaño correcto.

Una vez se colocan en la oreja no se mueven. Puedes salir a correr e incluso dar saltos sin preocupaciones. Eso sí, esto dependerá, de nuevo, de la forma de tu pabellón auditivo. Son cómodos, y tras unos minutos puestos en la oreja puedes llegar a olvidarte de que los llevas puestos. Esta comodidad no es infinita, pues tras 2 o 3 horas con ellos hemos tenido que darle un respiro a nuestras orejas. Eso sí, esto es algo que nos ocurre, en nuestro caso, con todos estos auriculares intraurales (los que se meten dentro de la oreja).

Si volvemos a echar un vistazo al apartado estético encontramos un panel táctil en cada auricular. Estos permiten controlar la reproducción de la música, despertar al asistente que utilices o desconectar la cancelación de ruido. La curva de aprendizaje no es muy larga y estos paneles táctiles son sencillos de ubicar con el dedo. Consejo: si mantienes pulsado el auricular izquierdo durante un par de segundos, se desconecta la cancelación de ruido, la reproducción se para y los micrófonos amplifican el sonido ambiente para que puedas escuchar, por ejemplo, un aviso en el aeropuerto.

Los pines de carga están presentes en la parte interior y no molestan a la hora de llevarlos puestos, ni siquiera los notarás. Otro componente muy importante de estos auriculares son los sensores de su interior, los cuales, permiten pausar la reproducción de forma automática cuando te quitas uno de ellos, y reanudarla cuando vuelves a colocarlo en la oreja.

Estos Sony WF-1000XM3 están fabricados completamente en plástico, lo que nos deja con un peso de 8,5 gramos en cada auricular. En el caso de los auriculares intraurales de plástico tenemos otra ventaja importante respecto a los de metal: en invierno no te dejan la oreja helada cuando te los pones.

Por último, podemos comentar que tienen un led que puede parpadear en rojo o en azul dependiendo del estado de conexión y batería. Eso sí, mientras los tienes puestos en la oreja no mostrarán ningún tipo de color para pasar lo más desapercibidos posible.

En líneas generales, nos parece un buen diseño, que será cómodo para la mayoría de orejas y con un peso muy reducido. Como punto negativo del diseño podemos destacar el tamaño de su tobogán auditivo, el cual, puede ser algo grande para las orejas más pequeñas.

Una caja elegante con un tamaño justificado por su batería

Varios compañeros del sector coincidimos: el estuche de estos auriculares es algo más grande de lo normal. No llega a ser incómodo y cabe perfectamente en cualquier bolsillo, pero es más grande que el resto, es una realidad. ¿Cómo justifica Sony este tamaño? Incluyendo 3 cargas completas para los auriculares. Más adelante hablaremos de este aspecto, pues probablemente, estamos ante una de las mejores autonomías en auriculares TWS de todo el mercado.

La caja también está completamente fabricada en plástico y cuenta con un aspecto muy elegante. La tapa, en color cobre, está magnetizada, al igual que los auriculares cuando están cargando. Los primeros días no podrás parar de abrir y cerrar el estuche, pues su feedback es realmente adictivo.

Los auriculares encajan a la perfección y se pueden retirar también con suma facilidad. El estuche tiene un LED que parpadea cuando no tiene batería y que se queda fijo cuando está cargando los auriculares.

Por último, como punto muy a favor para estos Sony WF-1000XM3, debes saber que se cargan mediante un USB C. Esto no es algo demasiado común en auriculares de este tipo, sobre todo en los más económicos. Es algo que nos ha gustado, pero que no debería sorprendernos en unos auriculares de este precio.

El punto positivo del estuche es su elegancia y capacidad de carga. Por punto negativo pondremos su tamaño por encima de la media, pero que no llega a ser enorme y que agradecerás cuando no tengas que pasar por un enchufe durante días. Pese a su tamaño, nuestra báscula marca 75 gramos sin los auriculares y 92 con ellos incluidos.

El sonido, uno de los puntos fuertes de estos auriculares TWS

Ahora que hemos hecho un repaso completo a su diseño, toca hablar de cómo suenan estos auriculares. No esperamos un sonido estándar, pues hablamos de un producto por encima del precio medio. No lo hemos dicho hasta ahora, pero estos Sony WF-1000XM3 tienen un PVPr de 250 euros.

Tras probar muchos de estos auriculares en todas las gamas de precio podemos decir que estos son nuestros favoritos. Sony es una gran marca en la gama alta de auriculares y ha conseguido plasmar toda esta calidad en un producto con un tamaño minúsculo. Estos auriculares cuentan con el mismo chip de audio que los WH-1000XM3, los supraurales de Sony. Eso sí, con alguna corrección para la batería, según contó la compañía en el evento de presentación.

El sonido final que conseguimos es muy parecido al de los auriculares de diadema, catalogados como una de las grandes apuestas del mercado. Estos TWS salvan las distancias, pero sin duda alguna estamos ante uno de los mejores sonidos del mercado en auriculares true wireless. Apuestas de RHA o Bose también nos dejan con una muy buena calidad de sonido, pero no tienen la característica más destacable de estos Sony.

Adoptan la cancelación de ruido que se ha hecho tan popular gracias a los WH-1000XM2 y M3. No, no está a la misma altura, pero sin duda es la mejor del mercado. En nuestro caso utilizábamos los supraurales para viajar, pero su tamaño los hace demasiado aparatosos en muchas ocasiones. Estos TWS son la alternativa perfecta para viajes, pues te mantendrán aislado del exterior y podrás escuchar tu música durante horas.

Por supuesto, puedes elegir si quieres activar o no la cancelación de ruido activa. Cuando la pruebes podemos asegurarte que querrás tenerla siempre activa. Eso sí, con la aplicación de Sony podrás establecer en qué grado: tiene 12 niveles de intensidad y un modo que detecta la situación en la que estamos para activar o no esta cancelación de ruido.

Si seguimos hablando del sonido, estos auriculares pueden ser un poco brillantes (el término coloquial para los menos expertos en audio seria estridentes) en algunas ocasiones. Si escuchas música electrónica notarás más este brillo del audio, el cual, tras varias canciones puede causar fatiga auditiva. Nosotros, que escuchamos principalmente música electrónica con ellos, lo hemos solucionado aumentando ligeramente los graves en el ecualizador de la aplicación. En este tipo de auriculares es recomendable tomarse unas cuantas sesiones de escucha para adaptar la configuración de sonido y dejar todo a tu gusto.

No entraremos demasiado en características específicas de audio, pero si las quieres, puedes consultarlas al completo en la página de Sony.

Estamos ante una de las opciones más recomendables del mercado si buscas calidad de audio. Sabemos que se trata de un producto caro y que en el mercado hay opciones por 30 o 40 euros bastante decentes, pero no se asemejan, ni por asomo, a lo que ofrecen estos auriculares. Estarás ante una experiencia completamente diferente en audio, sobre todo cuando experimentes la cancelación de ruido activa en un entorno ruidoso.

La calidad de sonido de estos auriculares nos ha dejado con un muy buen sabor de boca y el punto más positivo se lo lleva, sin dudarlo, la cancelación de ruido activa. Nuestro punto negativo se lo lleva la ecualización del sonido, que si bien es estándar, recomendamos fijar perfiles para cada género musical.

Autonomía y conectividad: dos puntos sobresalientes

Vamos a tocar la conectividad por encima, pues no hay demasiado que destacar. Estamos ante un producto que debes configurar solo una vez y que cuenta con NFC para hacerlo. Después, tan solo deberás sacar los auriculares del estuche para que se conecten a tu dispositivo y puedas comenzar a escuchar música. No hay ninguna complicación y aunque es un comportamiento que no tenemos en todos los TWS, de nuevo, es algo que esperábamos de un producto de 250 euros.

Su portabilidad y la calidad de su cancelación de ruido no son los únicos puntos que hacen a estos Sony WF-1000XM3 perfectos para viajar. Sony ha incluido una batería que te permitirá estar varios días sin pasar por un enchufe. La carga al 100% te permitirá escuchar música en vuelos transoceánicos… ¡de ida y vuelta!

Según Sony, sin cancelación de ruido los auriculares tienen 24 horas de autonomía. Nosotros no hemos pasado 24 horas seguidas escuchando música, pero en la semana y media que llevamos probándolos solo hemos tenido que cargar la batería una vez. Si al día escuchas 2/3 horas de música, podrás estar varios días sin preocuparte por cargar el estuche. Todo depende del volumen medio y también de si activas o no la cancelación de ruido.

Gracias a la autonomía de estos auriculares puedes irte de viaje a cualquier parte del mundo y no preocuparte, durante todo el viaje, de cargarlos. En este apartado no podemos sacar puntos negativos, pues el USB C permite cargarlos de forma rápida y con el mismo cargador que el de tu móvil.

Estoy convencido, me los compro… ¡250 euros!

Por lo que cuestan estos auriculares puedes comprarte un teléfono de gama media, es una realidad. Y sí, tanto Sony como nosotros sabemos que estos Sony WF-1000XM3 no son unos auriculares para el gran público.

Solo usuarios con un afán por la calidad de audio y de la tranquilidad se plantearán la compra de estos Sony TWS. Son los mejores en varios aspectos del mercado, y en algunos detalles como la cancelación de ruido tienen a la competencia más cercana a años luz. Eso sí, esto cuesta y debes desembolsar una buena cantidad de dinero por ellos.

¿Recomendamos su compra? Pues solo a usuarios que se estén planteando opciones como los AirPods y no les importe gastar un poco más en mejorar la calidad de sonido, la autonomía y necesiten la cancelación de ruido. Pero si todo esto no es algo que te importe, por 50 o 60 euros tendrás otras opciones también muy interesantes.

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

28/09/2019 20:20