marca

Desde el surgimiento de los smarthones nuestras vidas se han revolucionado por completo debido al simple hecho de que tenemos en nuestras manos toda la información del mundo y un medio de comunicación instantáneo que casi nos permite estar en todos los lugares a la vez. Esto ha generado una situación en la que ya prácticamente no podemos prescindir de nuestros dispositivos.

Ahora bien, no solo la necesidad ha aumentado, sino que los precios han ido detrás de ella, ya que aveces pagamos la marca y no el móvil debido a la gran demanda que tienen las firmas más conocidas. Es evidente que cada vez los dispositivos móviles nos ofrecen más y más potencia, más calidad de pantalla, mejores cámaras, diseños realmente impresionantes, etc. Todo esto hay que pagarlo. Pero es un hecho que algunas marcas abusan de sus precios.

¿Quién nos iba a decir tiempo atrás que seríamos capaces de gastar más de 500 euros en un móvil? Pocos lo hubieran pensado, aunque claro está que el concepto de móvil inteligente que tenemos ahora no tiene punto de comparación con los dispositivos que servían para llamar y poco más. Pero aún teniendo esto presente, no podemos negar que es algo excesivo encontrarnos con smartphones por encima de los 700 u 800 euros con características que no lo merecen. Y ojo, quien quiera pagarlos adelante, está en su pleno derecho, pero que sepa que en muchas ocasiones, y más hoy en día, no por pagar lo máximo encontraremos lo mejor.

marca

Esto a dado pie al surgimiento importante de una competencia con una relación calidad-precio muy positiva. Y es que, por ejemplo, cada vez vemos más móviles chinos por la calle aquí en Europa. ¿Por qué tienen tanto éxito? Porque en su mayoría, si se trata de marcas fiables que garanticen las normativas globales dentro de su empresa, ofrecen las mismas características que las marcas más conocidas pero a la mitad de precio. Solo hace falta ver lo que ha conseguido OnePlus en tan poco tiempo.

Que importante es el marketing, ¿verdad?. Marcas como Samsung, Sony, Apple, etc, se han dado a conocer hasta tal punto que gran parte de los usuarios piensan que la marca en sí hace que los móviles que ofrecen en su conjunto sean mejores que otros, aunque esto no tenga nada que ver. El resultado de esto es un aumento irracional de los precios debido a que efectivamente la demanda es muy alta aún así. No hace falta ir muy lejos para poner un ejemplo: HTC se encuentra en una situación económica muy seria y no sería de extrañar que la empresa acabara por el suelo (y una de sus causas el elevado precio de sus teléfonos).

Pero esto funciona como todo, por la ley de la oferta y la demanda. Si te gusta una marca por razones “x” y estás dispuesto a pagarla, perfecto. Pero a modo de consejo, intentemos no olvidar las muchas alternativas que nos ofrece el mercado, pues en ocasiones, si queremos ahorrar, es lo mejor que podemos hacer.

Esta es nuestra opinión, ¿pero qué pensáis vosotros?