55 pulgadas, 4K y Smart TV: análisis de la Hisense H55B7500

En Pro Android estamos acostumbrados a probar smartphones de diferentes categorías, pero más allá de este tipo de dispositivos, hay un mundo increíble de tecnología por descubrir. Hace unos cuantos meses pasó por nuestras manos un ultrabook de Huawei, un dispositivo movido por Windows en el que pusimos mucho cariño a la hora de analizar. Hoy volvemos a traeros el análisis de un dispositivo lejano al mundo de los smartphones, en este caso, una smart TV, la Hisense H55B7500.

Si estás buscando un televisor para tu casa, seguro que has visto diversos modelos de televisor de la marca Hisense. Al menos en España es una de las marcas más populares en televisiones de bajo precio y de características atrevidas. En este caso, la Hisense H55B7500 apunta al mercado de los televisores de grandes dimensiones, como nos dice su propio nombre: 55 pulgadas. La hemos estado probando durante dos semanas y estás son nuestras conclusiones.

Características técnicas de la Hisense H55B7500

  • Pantalla de 55 pulgadas de diagonal (138 centímetros) con una resolución de 3.840 x 2.160 píxeles (4K)
  • Panel DLED con olores de pantalla 8bit+FRC
  • Tasa de refresco de 60 Hz
  • Contraste 4000:1
  • 178º de ángulo de visión
  • Brillo máximo de 350 nits
  • Compatibilidad con HDR10 y decodificación HDR10+
  • Dolby Vision
  • Procesador MediaTek MT6886 de cuatro núcleos
  • Dos altavoces de 10W cada uno
  • Dolby Audio
  • Construcción en plástico
  • Sistema operativo VIDAA 3.0
  • Soporte nativo de Netflix, Amazon Prime Video, YouTube y Rakuten TV
  • 3 puertos HDMI hasta 4K y 60 Hz
  • 2 puertos USB 2.0
  • Puerto ethernet, WiFi de 2.4 GHz
  • Conexión de antena, entrada de audio
  • Un peso de 13,7 Kg
  • Dimensiones de 1230 × 253 (70 sin contar base) × 762 milímetros

Su precio medio en diferentes grandes almacenes es de 470 euros. Hasta hace 3 o 4 años, un televisor con estas características no habría bajado de los 1000 euros, pero hoy en día se trata de un rango de precio en el que hay muchas e interesantes alternativas, más allá de esta Hisense H55B7500.

Diseño moderno y de gran tamaño

El primer día de uso, al tratarse de un televisor de 55 pulgadas, la Hisense H55B7500 resulta muy grande para un usuario acostumbrado a tamaños más convencionales de los últimos años (entre las 32 y las 42 pulgadas). Si el salón o la habitación donde vayas a colocarla no es demasiado grande, parecerá que acabas de montar una pantalla de cine en tu casa. La sensación de gran tamaño desaparece a los pocos días de uso cuando nos acostumbramos a sus dimensiones.

Estéticamente es un televisor atractivo, y aunque cualquiera diría que está construido en metal, realmente es plástico, pero con un diseño moderno y de pocos marcos. El más grande es el inferior, de color plateado en el que podemos ver la serigrafía de Hisense. La base del televisor se siente robusta y su instalación es muy sencilla. La verdad es que esta Hisense H55B7500 es un televisor que entra por los ojos, pero queda lejos de la calidad de construcción de productos de mayor precio. Su grosor es de 7 centímetros, sin contar la base.

Cuando nos fijamos en la parte trasera de este televisor, podemos ver que cuenta con dos ranuras que apuntan hacia el techo. Aquí encontramos los altavoces, de los que hablaremos más adelante. También tenemos unos pocos puertos en esta parte trasera: ethernet, “servicio” y conectores de AV típicos (conector rojo, amarillo y blanco).

En el lateral izquierdo de la pantalla tenemos la gran mayoría de conexiones: tres puertos HDMI que admiten hasta resolución 4K a 60 fps, dos puertos USB 2.0, salida óptica de audio y entrada y salida de antena. En el lateral derecho solo contamos con el conector de alimentación. Si bien contamos con una buena cantidad de puertos, nos hubiera gustado que todos estuviesen en la misma ubicación, para poder ocultar los cables con mayor facilidad.

Pantalla y experiencia de uso

Esta pantalla de 55 pulgadas cuenta con resolución 4K (3.840 x 2.160) y es de tecnología DLED. Los colores de este panel son bastante realistas, pero no impresionantes. Nos quedamos lejos de esos colores saturados y el contraste de pantallas OLED (imposibles de conseguir en este rango de precio), pero a grandes rasgos, nos ofrece una muy buena experiencia de visualización.

Podemos cambiar la calibración de color con algunos modos predefinidos: película de día, película de noche, deportes… De serie los colores son vivos, pero se mantienen un poco fríos. Esto lo notaremos especialmente en la piel de las personas, de apariencia pálida en la gran mayoría de casos, pero a cambio, tendremos un color blanco muy puro. Por suerte, siempre podemos personalizar los colores a nuestro gusto.

Su brillo de 350 nits es más que suficiente para disfrutar de cualquier contenido incluso con luz diurna o las luces de la habitación encendidas. Eso sí, al reproducir contenido HDR, hubiésemos preferido un brillo mayor, pues los picos de luz en HDR no son tan luminosos.

Cuando consumimos contenido en resolución 4K, la calidad de imagen es irreprochable. El nivel de detalle es magnífico y nos permitirá disfrutar mucho de todo lo que estemos viendo. Para el contenido que no esté en esta resolución, la propia televisión realiza un reescalado, que permite que no notemos falta de resolución, pero en escenas en las que haya mucho detalle, como pelaje de un animal, notaremos que aparece ruido, muy fino y que no es molesto, pero ahí está.

En las características de la Hisense H55B7500 os hemos comentado que su panel nos permite disfrutar de 178º de ángulo de visión. No hemos medido el ángulo exacto, pero la verdad es que no tendremos problema en visualizar este televisor desde ángulos extremos (y para nada cómodos).

Respecto a la experiencia de uso, al tratarse de una smart TV, esta Hisense H55B7500 cuenta con un sistema operativo avanzado en su interior. Concretamente se trata de VIDAA 3.0, un sistema propietario lejos de Android TV. Tenemos aplicaciones preinstaladas de la principales cadenas de televisión españolas: RTVE, DAZN, Atresplayer… Además de Amazon Prime Video, YouTube, Netlfix o Rakuten.

Navegando un poco en su interfaz, que es de un uso muy sencillo, podemos ver que hay muchas más aplicaciones que podemos instalar en el televisor, pero realmente las más útiles son las que vienen instaladas por defecto. Sin duda, lo más cómodo de visualizar en este televisor (más allá de las cadenas de televisión normales), son los servicios de películas y series en streaming, pues su interfaz incluso está adaptada a los menús VIDAA 3.0. Posteriormente hablaremos de su control remoto, pero también podremos hacer uso de nuestro teléfono móvil.

Si hay algo que no nos ha gustado, es no poder configurar la relación de aspectos en la gran mayoría de casos. De serie está puesta en automático y eso a veces provoca errores de interpretación. Por ejemplo, en vídeos de YouTube en formato 18:9, estirará la imagen hasta crear una escena 16:9 y no podemos cambiarlo.

Una característica que nos ha parecido muy útil es la integración con LovesTV. Se trata de una funcionalidad en pruebas que nos permite (en ciertos canales), ver programas a demanda o simplemente retroceder en el tiempo para ver un programa que se haya emitido hasta con 7 días de anterioridad o empezar de cero la emisión que estamos viendo.

Un sonido correcto, pero sin ser espectacular

Antes hemos comentado que este Hisense H55B7500 cuenta con dos altavoces de 10W en la parte superior, apuntando hacia el techo. Esta combinación nos ofrece un buen audio, definido en cualquier situación, pero con un espectro de frecuencias bastante reducido. Por ejemplo, notamos que por algún ecualizador o software, se intenta imitar los bajos de un subwoofer, lo que provoca que los bajos no sean del todo nítidos, e incluso con voces demasiado graves encontramos problemas para ser entendidas.

Una de las cosas que nos ha gustado es que debido a la separación de esos altavoces, podemos percibir una experiencia estéreo bastante realista. A esto también ayuda el sistema Dolby Audio, pero como siempre, un sistema de audio externo nos ofrecerá una experiencia más épica. Hoy en día hay barras de sonido por menos de 100 euros, con mayor calidad que los altavoces integrados de cualquier televisor.

Respecto al nivel de volumen, estos altavoces de la Hisense H55B7500 ofrecen un volumen muy alto. En nuestras pruebas no hemos llegado a subirlo más del 50% porque empezaría a ser molesto para nosotros mismos e incluso para los vecinos, por lo que no tendréis problemas en ese sentido. Sinceramente, para este rango de precio, se nos hace complicado exigir más en el apartado del audio.

El control remoto es intuitivo y muy cómodo

Una de las cosas que más nos sorprendió de la Hisense H55B7500 al sacarla de la caja fue su control remoto. No es que sea nada especial, pero nos pareció muy cómodo (no al nivel de los de las Xiaomi TV). En él solo contamos con el teclado numérico, unas pocas teclas de opciones, una cruceta, el botón de menú y accesos directos a Amazon Prime Video, YouTube, Netflix y Rakuten. Su uso es realmente sencillo para cualquier usuario y junto a la simpleza del software, permiten que la curva de aprendizaje sea muy corta.

Principalmente eso es lo más destacado del control remoto, los accesos directos a las principales plataformas de streaming. Eso sí, realizar búsquedas en cada una de las aplicaciones o en el navegador web no es sencillo, al no contar con un teclado al uso, por lo que deberemos utilizar la cruceta para movernos por el teclado virtual. Como punto positivo, la cruceta tiene buen tacto a la hora de apretar los botones y responde con buena velocidad.

Antes hemos comentado que podemos sustituir el mando por una aplicación en nuestro smartphone, pero la configuración inicial no funciona del todo bien y no nos arroja beneficios reales sobre el control remoto, más allá de poder usar la Hisense H55B7500 en caso de haber perdido el mando. Nos hubiera gustado poder usar el teclado del teléfono para hacer búsquedas en las diferentes aplicaciones.

Nuestra opinión de la Hisense H55B7500

¿Lo recomendaría? Pues sí, hemos disfrutado mucho con este televisor, pero hay que ser conscientes que es un rango de precio muy competido. Con una búsqueda de unos pocos segundos encontramos televisores de marcas más populares, como Samsung o LG, de dimensiones y características similares. La calidad que ofrecen es similar a esta Hisense, y probablemente la mayoría de gente escoja su televisor según las ofertas del momento, o su opinión sobre la marca.

Subjetivamente, el diseño de esta Hisense me parece superior a las Samsung o LG equivalente, que tienen unas peanas más básicas y que parecen más “baratas”. El mando de las Samsung es cómodo para Smart TV, pero carecen de botones numéricos. Por otro lado el mando de las LG sí que cuenta con las mismas características que el mando de la Hisense. En conclusión, entre los 400 y 500 euros hay televisores muy completos con muy buena relación calidad/precio, y esta Hisense H55B7500 es una de ellos.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

17/11/2019 10:26