Análisis del Huawei Matebook, un ultrabook compacto y elegante

En Pro Android somos apasionados de la tecnología en general. Por supuesto, Android es el nicho en el que más cómodos nos sentimos y que más dominamos, pero eso no quita que al tener la oportunidad de analizar el Huawei Matebook 13, no quisiésemos hacerlo. Este ordenador fue presentado por Huawei durante el CES de Las Vegas y nosotros pudimos echarle un vistazo durante el Mobile World Congress 2019, pero hoy, os traemos nuestro análisis completo tras haberlo estado probando las últimas semanas como ordenador portátil personal.

Entendemos que muchos de vosotros no entenderéis algunos conceptos relacionados con los ordenadores y es que nuestra página se especializa en teléfonos Android y todo lo relacionado con ellos, por lo que intentaremos ser lo más claros posibles a la hora de explicar todos los aspectos de este dispositivo. Es la primera vez que analizamos un ordenador en Pro Android y esperamos que os guste este tipo de contenido también, sin más, os dejamos ya con todo lo que nos ha parecido.

Características completas del Huawei Matebook

  • Procesador: Inel Core i7-8565U a 1.99 GHz
  • Pantalla táctil de 13 pulgadas en formato 3:2 y resolución 2160 x 1440 píxeles
  • 8 GB de memoria RAM LPDDR3 a 2133 MHz
  • Altavoces estéreo firmados por Dolby Atmos
  • Batería de 42 Wh
  • Disco duro de estado sólido de 500 GB
  • Dimensiones: 286 x 211 x 14,9 milímetros
  • Peso: 1,28 Kg
  • Lector de huellas en el botón de encendido
  • Teclado retroiluminado
  • Dos puertos USB Tipo-C
  • Puerto jack de 3,5 milímetros para auriculares
  • Cámara frontal de 1 megapíxel
  • Sensor de luminosidad

Diseño: difícil de mejorar

Sin duda una de las cosas que más nos llamaron la atención del Huawei Matebook nada más sacarlo de la caja fue su diseño. Es obvio que está influenciado por los MacBook de Apple, pero tenemos que decir que esto le sienta realmente bien. ¿Por qué? Pues porque estamos frente a un ordenador de construcción exquisita. El chasis está construido en metal y lo vemos por todas partes: la tapa de la pantalla, la parte inferior, la zona del teclado, los laterales… Realmente los únicos elementos que no son de metal en este ordenador son el teclado, que las teclas son de plástico, la pantalla, obviamente de cristal y el trackpad, que no sabríamos identificar su material.

Huawei Matebook 13 detras

El Huawei Matebook 13 muestra con orgullo el logo de la marca en la parte trasera, con un poco de relieve (no está integrado en la tapa), con un tacto rugoso que es incluso adictivo por el ruido que hace al tocarlo con nuestra uña. Parece que el logo esté muy bien unido a la parte trasera, pero nos preocupa que con el tiempo pueda llegar a despegarse. Otro punto que caracteriza el terminal es en la parte inferior de la pantalla, donde vemos la serigrafía de Huawei.

Si nos fijamos un poco en el exterior del Huawei Matebook 13, encontramos un puerto USB Tipo-C a cada lado. El del lado izquierdo cuenta con el icono de una batería, pues este ultrabook se carga mediante este puerto. Además del puerto de carga también cuenta con un pequeño LED que nos indica si el ordenador está cargando o no. En el USB Tipo-C del lado derecho, no encontramos ningún tipo de icono y es que no podremos cargarlo a través de este. Notamos la ausencia de algún puerto USB Tipo-A, el estándar por así decirlo, pero destacamos la presencia del jack para auriculares en el lado izquierdo.

En la parte inferior, destaca la rejilla de ventilación del ordenador y es que pese a lo fino que es, en su interior encontramos un par de ventiladores. Un poco más abajo, las ranuras de los dos altavoces estéreo firmados por Dolby Atmos de los que hablaremos más adelante. El ordenador cuenta con cuatro gomas antideslizantes para utilizarlo de forma cómoda en una mesa sin que deslice en la misma.

Ya vamos a lo más importante y es que cuando abrimos el ordenador podemos ver su pantalla de 13 pulgadas en formato 3:2, más cuadrado que el de la mayoría de ordenadores portátiles del mercado que nos indica que el Huawei Matebook 13 está orientado a la productividad y no tanto al consumo de contenido multimedia (que también como veremos más adelante). La pantalla cuenta con pocos marcos, ideal para que el tamaño del ordenador sea tan compacto, pero son lo suficientemente anchos como para que la cámara frontal se encuentre en la parte superior de la pantalla, la zona más cómoda.

Sobre la parte del teclado, este ocupa prácticamente todo el ancho del terminal, lo que hace que las teclas tengan un tamaño muy cómodo, idéntico al que tendríamos en un teclado habitual, sin el teclado numérico. El trackpad tenemos que decir que de primeras se hace extraño, es muy “panorámico”, mucho más ancho que alto, algo que nos ha parecido curioso cuando la pantalla del terminal es más cuadrada, pero después veremos que es una buena solución para implementar una mayor área de uso sin necesidad de agrandar el tamaño del ordenador. Por último, el botón de encendido en la parte superior hará las veces de lector de huellas dactilares. Como detalle, aparte de la pegatina de Intel, tenemos una propia de Huawei Share que no debemos retirar, pues se trata de una tarjeta NFC, como a continuación os explicaremos.

Pantalla: compacta, nítida y con buenos colores

La pantalla de un ordenador portátil debería ser uno de los puntos más importantes a valorar y es que es donde estaremos viendo todo el trabajo que hagamos. En este caso, el Huawei Matebook aprueba con nota en este aspecto y es que cuenta con un panel IPS de 13 pulgadas con una resolución de 2160 x 1440 píxeles, lo que nos arroja una densidad de 200 píxeles por pulgada en la pantalla, mucho más que decente en un ordenador de estas dimensiones y que encuentra un balance casi perfecto entre nivel de detalle y consumo de batería.

Sobre la calidad de esta pantalla, los colores son magníficos y cuentan con el nivel de saturación ideal. El panel no es mate, por lo que refleja bastante la luz directa del sol y las huellas se quedarán muy marcadas, sobretodo si hacemos uso de las funciones táctiles de la pantalla. Como ventaja de esta pantalla frente a una mate, es que la visualización es mucho mejor, además de contar con mejores ángulos de visión y ser más resistente al estar protegida por cristal y no por plástico.

Puesto que estamos hablando de un ultrabook, es lógico que un usuario de un ordenador de esta clase quiera moverlo allá donde vaya y eso implica que a veces tendrá que usarse a plena luz del día. Pues bien, aunque pongamos de forma manual el brillo al máximo, el Huawei Matebook 13 cuenta con un sensor de luminosidad que regulará el brillo de la pantalla según en la situación en la que estemos, por lo que el brillo máximo en interiores será menor al brillo máximo en exteriores. Esto provoca que el ordenador siempre se visualice de forma correcta y nos olvidemos de estar regulando el brillo de pantalla manualmente. La pantalla se visualiza de forma cómoda tanto con mucha luz ambiente como con muy poca, pues el brillo mínimo es muy bajo.

Como ya os habíamos comentado antes, el formato de la pantalla del Matebook 13 es de 3:2, más cuadrada que la de un ordenador normal, pero que favorece mucho a la hora de trabajar, pues disponemos de mayor espacio útil para nuestra área de trabajo. A pesar de ello, la visualización de contenido multimedia se hace de forma muy cómoda, sobretodo aquel que está optimizado para una pantalla 1440p, por lo que vídeos en más de FullHD se podrán disfrutar a mayor resolución en esta pantalla.

Teclado, touchpad y sonido

En el apartado estético os hemos comentado que el teclado del Huawei Matebook 13 ocupa prácticamente todo el ancho del terminal y esto hace que la escritura en él sea muy cómoda, pues no hay curva de aprendizaje para acostumbrarse al tamaño y espaciado de las teclas, pues es el mismo que encontramos en ordenadores de mayor tamaño, pese a que estemos frente a un ultrabook muy compacto. El recorrido de las teclas es muy corto, algo normal teniendo en cuenta el grosor de las mismas, pero es algo mayor que el de un Macbook. En nuestra opinión, el teclado tiene un muy buen equilibrio entre recorrido de la tecla y comodidad de pulsación, pues en todo momento sabemos si hemos pulsado bien o no una tecla.

Es un teclado que responde muy bien a la hora de escribir rápidamente en él y es que personalmente, he estado utilizándolo a diario para escribir las noticias de Pro Android, además de estar usándolo para este mismo análisis. Por supuesto, este teclado tiene distribución española y cuenta con retroiluminación en color blanco en todas las teclas. La intensidad de la luz se puede regular entre apagado y dos intensidades con la tecla de función destinada para ello. Hablando de teclas de función, de serie activan algunas funciones como el brillo de pantalla, volumen, etc. si queremos recargar una pantalla con el F5 por ejemplo, deberemos pulsar la tecla Fn antes de apretar el botón correspondiente.

Sobre el touchpad, antes ya hemos comentado que era anormalmente ancho, pero esto no lo hemos visto como algo negativo, todo lo contrario. Viendo lo bien aprovechado que está el tamaño del Huawei Matebook 13, es obvio que no cabía un trackpad más alto sin añadir más marcos a la pantalla o sin retirar el lector de huellas del botón de bloqueo para añadirlo al teclado. Es por eso que la solución de hacerlo más ancho no es para nada mala y es que tenemos una mayor superficie útil que en otros ultrabooks de la competencia, además de que ganamos un espacio extra que hace que utilizar el touchpad sea muy cómodo.

Como era de esperar, es multitáctil y podremos realizar diferentes gestos sobre el trackpad. Lo que menos nos ha gustado es a la hora de clikar apretando y es que se hunde demasiado, pero al final hemos acabado haciéndolo solo pulsando, sin apretar. El trackpad funciona tan bien que nos hemos olvidado de utilizar el ordenador con la pantalla táctil.

Sobre el sonido, antes hemos comentado que los altavoces se encuentran en la parte inferior del terminal. Esto no es una buena localización porque es fácil obturar los altavoces cuando lo situamos en cualquier superficie, sobretodo cuando lo tenemos en las piernas, pero la verdad es que aún sí, la calidad de sonido es realmente buena. En ningún momento hemos requerido utilizar el volumen máximo porque habría sido incluso molesto, sin duda son unos altavoces que nos permitirán disfrutar de nuestra música y películas sin ningún problema.

Rendimiento: apto para (casi)cualquier usuario

Pese a que este ordenador sea tan compacto, en su interior encontramos el procesador Intel Core i7-8656U de cuatro núcleos con una frecuencia base de 1,99 GHz (puede superar los 4 GHz) y 8 GB de memoria RAM LPDDR3 a 2133 MHz. Esto se traduce en un rendimiento realmente bueno en casi todas las tareas que hagamos. En parte, esto viene apoyado por el disco duro de estado sólido con el que cuenta, un SSD M.2 de 500 GB que podremos sustituir si queremos y que tiene unas velocidades de escritura y lectura que os adjuntamos en la siguiente imagen. La velocidad del disco es muy alta y eso se nota al enchufar el ordenador, en la velocidad del sistema y en la apertura y ejecución de programas.

Hemos pasado algún que otro benchmark para demostrar la potencia interna de este ordenador y es que en las pruebas de uso real que hemos realizado no hemos notado ningún defecto en su rendimiento. Estamos frente a uno de los mejores procesadores para ordenadores portátiles del mercado y además pertenece a la familia de bajo consumo de Intel. Lo que sí que hemos notado es que la memoria RAM de 8 GB se queda un poco corta según en qué situaciones y teniendo en cuenta el procesador que monta, nos hubiera gustado ver que llegaba a los 16 GB y es que el sistema operativo consume prácticamente 4 GB de esta memoria tan solo por estar el ordenador enchufado.

Esta versión del Huawei Matebook 13 no cuenta con tarjeta gráfica dedicada, tan solo cuenta con la integrada del procesador, pero aún así hemos querido probar el rendimiento de este ultrabook en algunos juegos como Counter Strike: Global Offensive y Fortnite. En ambos la tasa de fotogramas ha sido bastante similar, con una media de fps de 24 y con picos máximos de 50, con todos los detalles al mínimo, pero en la resolución nativa de la pantalla. En CSGO esto es prácticamente injugable, es un juego donde cada milisegundo cuenta. Por otro lado, en Fortnite, todavía podemos pasar un buen rato, pero mejor si bajamos un poco la resolución del juego para ganar unos cuantos fps.

Sobre el rendimiento tenemos una pega, que es bastante grande y son las temperaturas. Con un uso normal el ordenador mantiene unas temperaturas bajas y que en ningún momento requieren de la activación de los ventiladores de refrigeración. El problema es cuando ejecutamos alguna tarea más pesada, como la descarga e instalación de programas grandes o incluso la actualización de algunos de los drivers propios del ordenador, lo que ha causado que se alcanzaran temperaturas de 70ºC en la CPU y que esto se transmitiera a otras zonas del ordenador, siendo molesta la escritura por el calor de la zona donde reposan las muñecas e incluso quemar la parte inferior si lo tenemos apoyado en las piernas. Realmente esto ha ocurrido solo en un caso puntual, pero es algo que hay que decir.

En general, el rendimiento que ofrece el Huawei Matebook 13 es más que suficiente para cualquier usuario, menos aquel que busque jugar con el portátil por ejemplo, pero para tareas de ofimática y programas medianamente exigentes, será más que suficiente para cualquiera, sobretodo gracias a la velocidad de su SSD, que hacen que todo el sistema se mueva con soltura. Como detalle, cuando encendemos el ordenador, si lo hacemos con el dedo que tenemos registrado para Windows Hello, el ordenador entrará directamente en nuestra sesión.

Autonomía más que decente

Puesto que estamos frente a un ordenador tan compacto, la batería del mismo no puede ser demasiado grande y es que es de 42Wh. A pesar de ello, ofrece una autonomía más que decente, pudiendo estar desconectado del cargador durante casi 6 horas de trabajo con el brillo al máximo antes de entrar en el último 10% de carga. Este tiempo será más que suficiente para casi cualquier usuario y es que con un uso ligero nos aguantará perfectamente el día completo. Además, si necesitas recargarlo, con el cargador de serie de 65W podrás tenerlo al 100% en menos de hora y media sin utilizarlo.

Como detalle, el cargador también cargará nuestro teléfono de forma segura, además de tener un tamaño realmente reducido. Curiosamente, hemos querido comprobarlo al revés y hemos utilizado un cargador de HONOR de 22,5W conectado al ordenador y sí, también carga, pero obviamente de forma mucho más lenta. Solo podremos cargar el ordenador desde el puerto USB Tipo-C de la izquierda, mientras que el de la derecha es el único que admite la conexión a pantallas por protocolo DisplayPort gracias al adaptador que viene incluido, que proporciona una conexión HDMI, VGA, USB Tipo-A y USB Tipo-C mediante un solo conector. Es de agradecer que venga incluido con el ordenador, pero antes que el VGA hubiéramos preferido un lector de tarjetas SD o incluso otro puerto USB Tipo-A para poder usar teclado y ratón al conectarlo a una pantalla sin que ninguno sea Bluetooth.

Extras del Huawei Matebook 13

El Huawei Matebook 13 viene con Windows 10 casi limpio preinstalado. Decimos casi limpio porque únicamente cuenta con un programa propio de Huawei, que sirve pare realizar diagnósticos al ordenador y actualizar sus drivers. Lo que más nos ha gustado de este programa es la posibilidad de conectar un móvil Huawei u HONOR mediante Huawei Share. Para ello, el teléfono tiene que contar con EMUI 9 por lo menos. Nosotros lo hemos intentado con un HONOR View 20 y pese a que reconoce al ordenador, no pasa al revés, probablemente por contar con MagicUI 2.0. En cambio con un HONOR Play con EMUI 9 no ha habido problema con la conexión.

Para ello, se realiza de forma muy sencilla: tan solo hay que darle al botón de Mi Teléfono del programa y saltará un aviso en la pantalla del móvil, le damos a aceptar y listo. Con esta función podremos acceder a los archivos del móvil desde el ordenador mediante NFC (por eso no hay que retirar la tarjeta) o hacer que el teléfono comparta Internet. Lo que nos hubiera gustado es algo más de integración, como la posibilidad de contestar llamadas desde el propio ordenador, pero es un añadido que está bastante bien si cuentas con un teléfono apto.

Opiniones del Huawei Matebook 13

Tras estos días utilizando el Huawei Matebook 13 como ordenador personal, solo podemos decir que nos ha encantado. Está demostrado que Huawei no solo sabe fabricar móviles y es que sus ordenadores son magníficos en casi todos los sentidos. Lo que más nos ha gustado sin duda ha sido su construcción: sólida, premium y compacta. Su pantalla también nos ha encantado, al igual que la fluidez que nos proporciona su disco duro de estado sólido. Solo le hemos podido sacar una pega a este ordenador y es el sobrecalentamiento que hemos sufrido en una ocasión, pero teniendo en cuenta que ha sido un caso aislado, no le hemos dado más importancia. Sin duda estamos frente a una gran alternativa al MacBook de Apple, sobretodo teniendo en cuenta que el precio de este terminal parte de los 1.000 euros aproximadamente (1.129 dólares).

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

15/03/2019 17:01