Análisis del Wiko View3 Pro, un teléfono que lo apuesta todo al diseño

La gama media es uno de los mercados más competitivos hoy en día y por eso nos parece especialmente interesante probar la mayor cantidad de terminales posibles de esta gama. Hoy traemos el análisis de un terminal recién presentado, el Wiko View3 Pro, un teléfono que apuesta todo a su diseño, pero que cuenta con aspectos muy positivos y diferenciadores respecto a sus rivales más directos.

Hace ya un tiempo que notamos que Wiko está algo desaparecida del mercado, pero con este Wiko View3 Pro tienen todas las papeletas de volverse a hacer un hueco, pues estamos frente a un teléfono equilibrado y cuyo aspecto físico es de los mejores que encontramos en su rango de precios. Si buscas un teléfono de gama media, no dejes de leer este análisis porque te sorprenderá en más de un sentido.

Un diseño digno de la gama alta

Si le dijéramos a cualquier persona que este Wiko View3 Pro se trata de un teléfono de alta gama, la gran mayoría nos creería y es que tanto su diseño como su construcción destacan sobre la de muchos otros terminales de la gama media. Vamos a empezar por el punto más “flojo” de este diseño y es su parte frontal. En esta, encontramos su pantalla de 6,3 pulgadas IPS en resolución FullHD+ y con un notch gota de agua. Decimos que es la peor parte porque siempre hay algo que no es tan bueno y quizás nos hubiera gustado ver un mejor aprovechamiento de la pantalla, sobre todo respecto al marco superior.

Esto es algo que vemos en muchas marcas, teléfonos con notch y con un marco superior relativamente grande, que podrían servir para que el notch fuese de menor tamaño. Hablando del notch, en los ajustes del teléfono podemos personalizarlo y dejarlo como está, hacerlo fluido tipo OnePlus 7 u ocultarlo dejando la barra de notificaciones en negro, que provoca que el teléfono sea prácticamente simétrico.

El resto del diseño de este teléfono, básicamente no se puede criticar. Cuenta con la parte trasera construida en cristal y en una versión de color que han apodado como “Nigthfall” (anochecer). Este acabado nos ha encantado y es que va de un tono azul claro en la esquina de las cámaras traseras hasta un azul muy oscuro en la esquina opuesta. Como detalle, en la esquina más oscura, según la luz que incide al teléfono, se pueden apreciar unas bandas en diagonal que le dan un toque diferenciador.

En la parte trasera encontramos el lector de huellas dactilares, que cuenta con muy poca profundidad respecto al cristal del chasis, por lo que a veces es difícil ubicarlo. Debajo del lector, la serigrafía de Wiko. En la esquina superior izquierda vemos el módulo de las tres cámaras con las que cuenta este teléfono, con un acabado dorado en el borde del mismo. Justo debajo de las cámaras, el doble flash LED de doble tonalidad.

En los laterales de este Wiko View3 Pro, seguimos viendo detalles que destacan. Están construidos en metal y cuentan con un degradado de color entre negro y oro rosado. La verdad es que el acabado queda muy bien y le da un aspecto increíble al teléfono. Los botones de bloqueo y volumen se encuentran en el lateral derecho y también son de metal. Destacamos el botón de bloqueo, pues cuenta con un acabado texturizado que permite diferenciarlo rápidamente al pasar el dedo sobre él.

En el marco superior tan solo encontramos un micrófono secundario y el jack de auriculares (en la caja se nos incluyen unos), algo que se agradece hoy en día. En el lateral izquierdo, la bandeja para las dos tarjetas nanoSIM y la ampliación de memoria mediante tarjeta microSD. Por último, en el marco inferior solo tenemos el micrófono principal, el puerto USB Tipo-C y el altavoz principal, que cuenta con un acabado diferente al de los típicos agujeros. Son detallitos, pero hacen que el teléfono consiga su propia esencia.

Pantalla: luces y sombras

Antes ya os hemos comentado que la pantalla de este Wiko View3 Pro cuenta con una diagonal de 6,3 pulgadas y resolución FullHD+. La tecnología de esta pantalla es IPS, como era de esperar y su densidad de píxeles es de 409 píxeles por pulgada. En términos generales, estamos bastante contentos con los resultados de este panel. La visualización del contenido en la pantalla es cómoda y el nivel de detalle es bueno. En ningún momento hemos echado en falta algo más de resolución y es que para pantallas de este tamaño, el FullHD+ es más que suficiente.

La interpretación de los colores también nos ha gustado, pues quedan muy naturales, pero sin renunciar a una viveza que hace que nos resulten más atractivos. Respecto al color blanco, tiende a ser algo cálido, pero es algo que solo lo podremos apreciar si lo comparamos mano a mano con otro teléfono. Sobre los negros, no podemos decir nada que no sepáis, en una IPS, el negro no es puro, pero a no ser que estemos totalmente a oscuras, no llegaremos a apreciar nada fuera de lo común.

Lo que menos nos ha gustado de esta pantalla han sido los niveles de brillo, tanto el máximo como el mínimo. La verdad es que el brillo máximo se nos ha quedado algo corto en situaciones de mucha luz (sol directo sobre la pantalla), y el brillo mínimo resulta demasiado alto para ser usado cómodamente en la oscuridad, por lo que acabaremos utilizando alguna aplicación que haga de filtro. En situaciones normales y de interior la pantalla se verá sin problemas, pero hemos notado con el brillo automático que casi siempre se mantiene el brillo al máximo, razón por la cual en exteriores se nos antoja algo escaso.

Los ángulos de visión de la pantalla del Wiko View3 Pro son excelentes y podremos calibrar los colores según nuestros gustos personales. Además, cuenta con un modo de luz nocturna que podremos activar de forma automática durante ciertas horas para evitar los efectos de la luz azul.

Rendimiento: no hay que dejarse engañar por el procesador

Una de las primeras cosas que hicimos al recibir el Wiko View3 Pro fue echar un ojo a su hoja de características para ver el modelo de procesador que incluía. Pues bien, se trata de un MediaTek Helio P60 y nuestra primera reacción fue negativa, para que mentir. Esto fue lo mejor que podíamos haber hecho y es que tras probarlo durante estas semanas, hemos podido averiguar que se trata de un procesador muy solvente, capaz de casi cualquier tarea que le exijamos, aunque sea pesada.

Para que os hagáis una idea de lo que ofrece, hemos pasado el benchmark de AnTuTu y el de Geekbench para que podáis comparar la potencia teórica con la de otros terminales y procesadores. En AnTuTu, el resultado ha sido de 138.329 puntos, mientras que en Geekbench, el resultado en pruebas single-core ha sido de 1.483 y en las multi-core de 5.543. Estos resultados se parecen mucho a los que conseguimos con un teléfono con el procesador Qualcomm Snapdragon 660 y la verdad, es que nos ha parecido genial.

Hemos probado a jugar a algunos de los títulos más populares a día de hoy. Uno de ellos, Brawl Stars, se ha movido perfectamente sin trabas, al final se trata de un juego muy optimizado. También hemos podido jugar a PUBG Mobile con los gráficos a nivel medio y sin tirones de FPS. Eso sí, en sesiones de una media hora o más de juego, hemos notado que la temperatura del terminal subía notablemente, aunque nada alarmante. Lo que sí nos ha dado la sensación es que la velocidad de WiFi que captaba este Wiko View3 Pro siempre era significativamente inferior a la que captábamos con otros terminales, algo que no nos ha gustado, pues se trata de una característica que estamos utilizando constantemente.

Sobre el rendimiento en el sistema, no tenemos nada que achacar a este Wiko View3 Pro. Cuenta con una versión muy limpia de Android 9.0 Pie con lo que ellos han llamado Wiko Launcher. La verdad es que se trata de la misma interfaz que encontramos en Android One, pero con algún añadido de personalización de la marca, algo que se agradece (podremos utilizar un tema oscuro en el sistema de forma nativa). El software se mueve de forma realmente fluida y la multitarea es rápida y mantiene una buena cantidad de apps sin cerrarlas gracias a sus 6 GB de memoria RAM. Además, su memoria base es de 128 GB.

El único defecto que encontramos en el sistema fue un reinicio forzoso al colgar una llamada desde la barra de notificaciones mientras hablábamos en modo altavoz. Lo mejor es que un día más tarde recibimos una actualización a partir de la cual ya no volvió a ocurrir. La verdad es que el rendimiento de este Wiko View3 Pro nos ha sorprendido gratamente.

Cámaras: habemus gran angular

En el apartado del diseño de esta review, os hemos comentado que el Wiko View3 Pro cuenta con tres cámaras traseras. Hablando de características, el sensor principal de los tres de este teléfono es de 12 megapíxeles con una apertura focal f/2.0 y un tamaño de píxeles de 1,25 μm. Acompañando a esta cámara, tenemos un sensor de 5 megapíxeles destinado a mejorar la detección de profundidad de las fotos y el modo retrato. Por último, la tercera cámara es una gran angular de 13 megapíxeles con apertura focal f/2.2 y un ángulo de visión de 120º.

Los resultados que obtenemos en condiciones de buena luz están dentro de la media de lo que podemos esperar en este tipo de dispositivos. Las fotografías tienen un buen nivel de detalle y colores vivos, aunque el rango dinámico no es tan bueno como nos gustaría, lo que causará que haya cielos quemados si estamos en la sombra. Nos hemos dado cuenta de que este Wiko View3 Pro tiene un enfoque macro bastante bueno, enfocando a distancias más bajas que las que podemos ver en otros teléfonos.

Si utilizamos la cámara gran angular, los resultados son muy similares en cuanto a iluminación y colores, algo que nos parece totalmente acertado, pues hay teléfonos donde la fotografía cambia radicalmente. Eso sí, el ángulo de visión de esta cámara es una maravilla y es la que más hemos disfrutado utilizándola. Casi todas las fotografías que adjuntemos estarán realizadas tanto con la cámara principal como con la gran angular. Como detalle, la gran angular puede usar las mismas funciones que la principal (menos el modo retrato y el panorama).

En cuanto baja la luz, vemos como el teléfono tiende a sobre exponer las fotografías. Por eso hemos preferido bajar un poco la exposición en algunas tomas. Al hacer esta acción, nos hemos dado cuenta de que el cambio de exposición es demasiado rápido, lo que hace que no sea tan preciso como en otros móviles, que tienen “más resistencia”. En las fotografías no aparece una gran cantidad de ruido y es notable solo cuando ampliamos (dependerá de las tomas). Cuando el teléfono detecta automáticamente ausencia de luz, nos sugerirá activar el modo noche, que conseguirá unos resultados más equilibrados. Este modo no lo hemos encontrado para activarlo manualmente.

Sobre su cámara frontal, es de 16 megapíxeles, pero la verdad es que los resultados no son tan buenos como nos esperábamos. El ángulo de visión es bastante pequeño y las fotos salen con un efecto acuarela en cuanto falta un poco de iluminación. La aplicación de cámara no destaca ni para bien, ni para mal. Es muy básica, eso sí, no ofrece ni siquiera un modo profesional para cambiar los ajustes de la fotografía. Lo que nos ha gustado mucho es ver un acceso directo a Google Lens para poder aprovechar el reconocimiento de imágenes de Google desde la propia aplicación de cámara.

Batería, 4.000 mAh que tienen que mejorar

Al ver que la batería del Wiko View3 Pro era de 4.000 mAh, esperábamos encontrar una autonomía espectacular, sobre todo teniendo en cuenta que al tratarse de un teléfono de gama media, el consumo de su procesador debería ser bastante bajo. La verdad es que este teléfono cuenta con una buena autonomía, pero no ofrece los resultados que nos esperábamos. De media, hemos podido obtener unas 6 horas de pantalla en aproximadamente un día y unas 6 horas de uso, por lo que usuarios muy exigentes tendrán que cargarlo todos los días.

Si utilizamos el cargador de serie, aprovecharemos los 18W de potencia de carga que ofrece, por lo que podremos cargar el teléfono en poco más de una hora y media, un tiempo más que decente para tratarse de una batería de este tamaño. Esperamos que con alguna actualización Wiko pueda sacarle más partido a este apartado del teléfono, pues es de los que más nos esperábamos y que nos ha dejado un poco fríos.

Nuestra opinión del Wiko View3 Pro

Tras estos días probando el Wiko View3 Pro como teléfono personal, nos hemos dado cuenta de que la experiencia con él ha sido más satisfactoria de lo que pensábamos en un principio. Su procesador, pese a no ser de la archiconocida Qualcomm, ofrece un rendimiento más que suficiente; la fluidez y limpieza del sistema es equiparable a teléfonos que cuentan con Android One y la cámara gran angular es una característica que está de moda y que nos encanta. Además, el almacenamiento de 128 GB para un teléfono de esta gama es más que interesante, sobre todo para un teléfono cuyo precio de venta al público es de 299 euros.

Lo que menos nos ha gustado del teléfono podríamos decir que ha sido su pantalla y su batería. No porque ninguno de los dos apartados sea malo, ni mucho menos, sino porque esperábamos algo más. La pantalla básicamente por los niveles de brillo, y la batería porque esperábamos una mayor autonomía, pero ambas características serán más que suficientes para un usuario medio. El Wiko View3 Pro lo tiene difícil frente a otros teléfonos como el Redmi Note 7, pero la verdad es que ofrece algunas características que lo sitúan un paso por encima de algunos de sus rivales.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

22/05/2019 14:00