¿Tu móvil puede explotar? Riesgos, causas y consecuencias

Es muy probable que alguna vez te hayas preguntado sobre las probabilidades que hay de que tu móvil pueda explotar. Seguro que has oído alguna historia sobre incendios de casas, orejas amputadas y casos conocidos en los que la empresa indemniza al usuario con mucho dinero. Hoy hacemos un repaso a los riesgos, las causas y las probabilidades que hay de que tu móvil explote. Ya te adelantamos que son muy pocas y que en el caso de que ocurra, el término “explotar” no es el más idóneo.

¿Qué probabilidades hay de que un móvil explote?

Black Shark 3 Pro

Pocas, muy pocas. Desgraciadamente no conocemos el dato de cuántos teléfonos explotan por cada millón que se fabrica, pero seguramente sea ridículo. Es una realidad que cualquier aparato electrónico tiene posibilidades de explotar, mucho más cuando dicho aparato cuenta con una batería. Se deben dar unas condiciones en cadena muy concretas para que la batería de un dispositivo explote. Bueno, realmente no explota, sino que se incendia.

Y sí, la causa de que un móvil se incendie está relacionada con la batería casi siempre. No queremos que salgas de este artículo alarmado, por lo que volvemos a repetirlo: ¡hay muy pocas probabilidades de que tu móvil se incendie! Casi nulas diríamos…

Eso sí, las pocas que hay están ahí y podría tocarte más tarde o más temprano. Es algo que normalmente no se puede evitar, pero sí hay ciertas acciones para prevenir el incendio de una célula de batería. A la pregunta, ¿qué probabilidades hay de que mi móvil se incendie? Debemos decirte que muy pocas.

¿Por qué explota o se incendia un móvil?

El motivo más probable por el que un móvil se incendia es por un defecto en la fabricación de la batería. Este componente pasa decenas de pruebas antes de incluirse en un móvil, pero como toda fabricación en cadena, puede haber problemas con un número reducido de unidades. Esto quiere decir que una batería de móvil en perfectas condiciones tiene muy pocas probabilidades de incendiarse.

Las baterías de los móviles actuales incluyen un líquido electrolítico muy inflamable, el cual, puede incluso hervir. Si la batería se sobrecalienta por algún motivo, este líquido puede hacer que se hinche y que los diferentes materiales de la batería hagan un cortocircuito. Si sumas el líquido inflamable, un cortocircuito y mucha temperatura tienes la fórmula perfecta para que el móvil se incendie.

Las diferentes partes de la batería de un smartphones están separadas por, valga la redundancia, un separador. Si en algún momento el ánodo y cátodo se tocan, se produce un cortocircuito que desemboca en la fatal cadena anterior.

Esto solo ocurre cuando una batería defectuosa se lleva hasta el extremo, algo que ya te hemos dicho que es bastante poco probable. Eso sí, también puede ser que la batería esté en perfecto estado y un factor externo sea el inicio de la cadena. Doblar la batería, pincharla, que tu terminal se caiga, etc, puede ser un motivo por el cual este separador se rompa o ceda y, de nuevo, se produzca la fatal reacción.

Si tu dispositivo no sufre golpes muy fuertes y no manipulas la batería las probabilidades de incendio son ridículas. Eso sí, siempre cabe la posibilidad de que tengas una batería defectuosa. E este caso no lo sabrás, por lo que no tienes más remedio que utilizar tu smartphone con normalidad. Aún así, de verdad, no tengas miedo, tu móvil no explotará ni se incendiará.

Batería de móvil hinchada: qué hacer

Galaxy s8 batería

Es probable que si llevas tiempo sin utilizar un móvil y lo rescatas de un cajón tenga la batería hinchada. Esto es un problema bastante grave, no se puede solucionar y lo mejor es que te deshagas de esta batería. Los gases del interior son bastante perjudiciales y significa que el líquido electrolítico del que te hemos hablado antes se ha evaporado. De verdad, esto es bastante peligroso.

No vuelvas a meter la batería en el cajón o trates de encender el dispositivo. Tampoco pienses en pincharla para que se arregle o cosas por estilo. Cuando una batería se hincha no hay solución: debes deshacerte de ella en un contenedor de pilas específico o llevarla a un punto limpio. Además, mientras realizas todo esto ten cuidado al manipularla: podrías hacer que algunos componentes internos hagan contacto y, bueno, ya sabes lo que esto significa.

Si tu móvil tiene una batería interior y la parte trasera está abultada o despegada, lo más probable es que la batería esté dañada e hinchada. En este caso debes acudir a un reparador para que la retire con cuidado y puedas, con suerte, salvar el móvil.

Ya lo sabes: las probabilidades de que un móvil pueda explotar o incendiarse son mínimas, pero están ahí. No te tomes el problema de la batería hinchada a la ligera, pues este tipo de componentes tienen un alto grado de riesgo de incendio en una casa. Pero lo más importante, no vivas con miedo de que una batería pueda explotar, pues las probabilidades son casi inexistentes.

¿Te ha ocurrido alguna vez? ¿Tienes una batería hinchada en tu casa? ¡Cuéntanos más en los comentarios o en redes sociales!

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

14/05/2020 23:33