Probamos el RED Hydrogen One, una de las mayores decepciones del año

Si os gusta el mundo de las cámaras de vídeo, es muy probable que conozcáis las cámaras RED. También es posible que os suenen por el YouTuber americano MKBHD. Son cámaras muy caras que ofrecen una calidad de vídeo profesional. Cuando la marca anunció que estaba trabajando en un teléfono, la expectación de muchos creció hasta las nubes, pues de una marca especializada en cámaras de alto nivel se esperaba un teléfono con las mejores cámaras del mercado, el RED Hydrogen One.

Poco a poco la marca liberando información al respecto. De eso hace más de un año ya, pero no fue hasta hace unos pocos meses que las primeras unidades del RED Hydrogen One empezaron a llegar a sus dueños y resultó ser una gran decepción, sobre todo teniendo en cuenta el elevado precio de estas unidades. Nosotros hemos podido probarlo en este Mobile World Congress y esto es lo que nos ha parecido.

El RED Hydrogen One es muy grande y muy pesado

Lo primero que nos ha llamado la atención del RED Hydrogen One es el tamaño del terminal, pues a pesar de contar con una pantalla de 5,7 pulgadas, sus dimensiones son de 164.9 x 85.7 x 10 milímetros. Para que os hagáis una idea, el Samsung Galaxy S10+ cuenta con una pantalla de 6,4 pulgadas y unas dimensiones de 157.6 x 74.1 x 7.8 milímetros. Esto es debido en parte a que el RED Hydrogen One sigue apostando por una pantalla en formato 16:9 y unos marcos exageradamente grandes incluso para el año 2015.

RED Hydrogen One

En estos marcos, encontramos dos altavoces frontales, que no hemos podido probar bien debido al ruido del propio stand, pero que se escuchan muy alto (que hayamos podido oír algo con el ruido ambiente que había ya es un logro). Uno de los factores que nos han incitado a probar este teléfono era su pantalla, la cual se promociona como una pantalla holográfica. Por suerte, en la memoria del dispositivo había algún vídeo de muestra y nuestra cara ha sido un poema: ya habíamos visto eso antes.

Sí, la pantalla holográfica en 2019 no es diferente a lo que ya vimos por ejemplo en el año 2011 con el HTC EVO 3D. Obviamente con una panel de mejor calidad, pero con una experiencia idéntica de la profundidad de campo. Esta pantalla no la hemos podido captar con la cámara bien, aparte de porque un único sensor no puede captar la profundidad de este tipo de pantalla, porque contaba con un protector de pantalla que no nos han dejado retirar.

Lo siguiente que nos ha llamado la atención del RED Hydrogen One ha sido su peso. Estamos hablando de un teléfono con una batería de 4.500 mAh y su peso es de 263 gramos. En resumen, una barbaridad. Al principio creíamos que sería cosa del agarre de seguridad, pero al probar otros teléfonos hemos visto que no es así.

Un software horrible y poco aprovechado

Como hemos visto alguna vez en teléfonos fabricados por marcas de lujo, el RED Hydrogen One cuenta con una pesada capa de personalización sobre Android. Sobretodo donde más notamos este impacto es en los iconos, los cuales son imposibles de unificar con una estética similar a no ser que utilicemos un pack de iconos personalizado, pues los propios de la marca cuentan con tonos negros y rojos que destacan mucho (para mal).

RED Hydrogen One

Esta unidad todavía contaba con Android 8.1 Oreo en su interior y desconocemos si ya está disponible Android Pie para este terminal, aunque costando más de 1.000 dólares, nos parece vergonzoso que saliese al mercado con Oreo. Además, también tenemos que hablar de su hardware interno y es que el RED Hydrogen One llegó con el procesador con el que se anunció hace más de un año, el Snapdragon 835, que en su momento era de lo mejor que había, pero que tras un año, ya nos parece desfasado, sobretodo cuando ya tenemos entre nosotros a teléfonos con el Snapdragon 855.

Al final, el RED Hydrogen One parece ser un cúmulo de despropósitos, pero hemos decidido darle una oportunidad a uno de los factores que más esperaba la gente de este terminal: su cámara. La situación en la que hemos podido probarla no es la mejor ni mucho menos, pero hemos comparado los resultados con el Honor View 20 que llevábamos en el bolsillo y no ha salido muy bien parado.

Unas cámaras con poco sentido

Según podemos ver en su hoja de especificaciones, el RED Hydrogen One cuenta con dos cámaras traseras de 12,3 megapíxeles, hasta aquí bien. Lo peor es que estas cámaras no parecen diferenciarse en nada de unas cámaras de un terminal de gama media-alta. Las fotos tenían una buena iluminación y rango dinámico, aunque eran algo más frías que lo que veíamos en la realidad. Por lo que hemos podido ver en algunos análisis, los resultados son buenos, pero no los mejores, algo que esperábamos de un terminal fabricado por RED.

RED Hydrogen One

Pensando que RED está especializada en vídeo, hemos abierto la configuración de vídeo en la cámara y ¡sorpresa! Tenemos más ajustes para el vídeo de la cámara frontal (que por cierto cuenta con colores muy fríos). Como podéis ver en imágenes, la cámara frontal nos ofrece más resoluciones y velocidad de fotogramas que la cámara trasera. También podría deberse a un fallo de traducción, pero estamos hablando de una gran empresa, algo que nos extraña.

Acabando con estas primeras impresiones, el RED Hydrogen One es una gran decepción. Está bien construido y es realmente robusto, pero estamos frente a un terminal que no tiene nada que ofrecer en pleno año 2019…ni 2018. Esperamos que si llega una segunda versión de este terminal se haya corregido gran parte de sus fallos.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

26/02/2019 15:45