¡Cuidado! Tú móvil ya no podría ser totalmente resistente al agua

Estamos en pleno verano, y lo más lógico es llevarse el móvil a la piscina y a la playa para sacar alguna que otra foto de postureo para las redes sociales. Habrá personas que tengan sumo cuidado de donde dejar el móvil para tenerlo alejado del agua, pero otras muchas cuentan con la seguridad de que su terminal es sumergible y que no pasa absolutamente nada porque se moje ¡Error! Hay muchos condicionantes que pueden alterar este baremo para acabar convirtiendo tu smartphone en un bonito pisapapeles.

Que un móvil pueda ser resistente al agua no tiene nada que ver con que esa resistencia pueda disminuirse con el paso de los años. Es más, los propios fabricantes avisan de que está protección no es demasiado importante, y menos si el dispositivo ha recibido algún que otro impacto. Y no hablamos solo de los móviles resistentes a las salpicaduras, sino también de los que cuentan con protección IP67 / IP68. 

Los móviles y el agua nunca se han llevado muy bien

Está claro, los smartphones y los líquidos no es que tengan la mejor relación del mundo. Muchos son los fabricantes que ya están incluyendo novedades de seguridad relacionadas con la protección de sus productos al agua. Hablamos de unos dispositivos que se hacen llamar waterproof y que pueden repeler las salpicaduras. Sin embargo, no son del todo resistentes a lo que viene siendo una sumersión. En otro apartado nos encontramos con los terminales que cuentan con las certificaciones correspondientes, unos móviles que cuentan con unos adhesivos integrados en algunos componentes internos que evitan que el líquido se cuele entre los circuitos.

Una vez explicado este punto, los usuarios no deberían estar completamente seguros de que este tipo de móviles puedan aguantar de la mejor forma las envestidas del agua con el paso de los meses. Cualquier caída o roce puede descolocar un poco toda la parte interna del móvil, por lo que la resistencia al agua ya no estaría 100% confirmada. Lo mismo ocurre con los que están preparados para repeler las salpicaduras. Tampoco debemos olvidar que no solo pueden verse salpicados por agua. Existen sustancias como el cloro, la sal o algunos químicos que pueden corroer las partes preparadas para aguantar este tipo de impedimentos convertir el móvil en un dispositivo completamente expuesto.

En conclusión, lo mejor para que tu móvil no se vea envuelto en un cuenco de arroz con el que intentes arreglar los posibles impedimentos es no introducirlo en el agua. Al menos si ha sufrido alguna caída importante.

Gonzalo Mendo

Redactor en Pro Android | Periodista. Amante de la tecnología con cierto gusto por el pequeño Androide verde. Me gusta escribir de todo lo relacionado con tecnología, cultura y curiosidades. Gran aficionado al deporte. Twitter: @Lalo7_

14/07/2019 18:00