Análisis del Samsung Galaxy Watch Active 2: deporte y diseño en un solo smartwatch

El sector de los wearables se ha renovado por completo y las marcas han vuelto a prestar atención a unos dispositivos que han pasado por épocas peores. Ahora, dispositivos como los smartwactches están viviendo una segunda juventud. La irrupción de las smartband en la actualidad y las tendencias basadas en una apuesta por el estilo de vida sano han vuelto a integrar a los relojes inteligentes en el mercado. Aquí es donde aparecen dispositivos como el Samsung Galaxy Active 2, sin duda, uno de los pocos smartwatches que pueden hacer la competencia al Apple Watch.

Hemos podido analizar a fondo durante tres semanas y la verdad es que cuesta desprenderse de él. En líneas generales, desde Samsung han conseguido que el Galaxy Active 2 se muestre como uno de esos dispositivos que consiguen integrase de tal forma en nuestro día a día que resulta extraño vivir sin ellos después de un tiempo. La evolución de este modelo respecto a la generación anterior es buena, sin olvidarnos de un diseño que sigue unas líneas similares a lo que ya habíamos visto en otras ocasiones.

A nivel interno es donde se aprecia un cambio importante gracias a un sistema operativo bastante intuitivo y completo que incluso permite reproducir vídeos de YouTube. También merece la pena destacar una respuesta táctil sobresaliente acompañada de la integración de un bisel táctil con el que mejora ampliamente la experiencia de uso.

Eso sí, el Samsung Galaxy Watch Active 2 tampoco es el dispositivo perfecto. Si es un smartwatch mejorado con algunos puntos débiles que merece la pena analizar más profundamente. A continuación, te contamos todo lo bueno y lo malo de este reloj inteligente, los fallos más habituales y las cualidades a tener en cuenta para que puedas conocer todos y cada uno de los detalles del Galaxy Watch Active 2

Especificaciones

  • Dimensiones:
    • Trasera de Aluminio–modelo 44mm: 44 x 44 x 10.9mm, 30 gramos
    • Trasera de Aluminio–modelo 40mm: 40 x 40 x 10.9mm, 26 gramos
    • Funda de acero inoxidable–modelo 44mm: 44 x 44 x 10.9mm, 42 gramos
    • Funda de acero inoxidable–modelo 40mm: 40 x 40 x 10.9mm, 37 gramos
  • Pantalla:
    • Modelo de 44 milímetros: pantalla de 1,4 pulgadas (360 x 360 píxeles) superAMOLED protegida con Corning Gorilla Glass DX+
    • Modelo de 40 milímetros: pantalla de 1,2 pulgadas (360 x 360 píxeles) superAMOLED protegida con Corning Gorilla Glass DX+
  • Correa intercambiable de 20 milímetros para ambos modelos
  • Batería:
    • Modelo de 44 milímetros: 340 mAh
    • Modelo de 40 milímetros: 247 mAh
  • Procesador Exynos 9110 de doble núcleo a 1.15 GHz
  • 768 MB de memoria RAM (1,5 GB para el modelo 4G)
  • 4 GB de almacenamiento interno
  • Bluetooth 5.0
  • WiFi b/g/n
  • NFC
  • A-GPS / Glonass / Galileo / Beidou
  • Conectividad 4G en el modelo correspondiente
  • Monitor de frecuencia cardíaca con 8 fotodiodos
  • Electrocardiograma
  • Acelerómetro, giroscopio, barómetro, sensor de luz
  • Carga inalámbrica
  • Resistente a 5 ATM de presión
  • Certificación IP68
  • Tizen como sistema operativo
  • Disponible en color plateado, negro, rosa o dorado (los colores dependen de la versión de acabado)

Diseño mejorado con aire minimalista

La estética del Galaxy Watch Active 2 sigue las líneas de la anterior versión. Un aspecto que no se muestra como un punto negativo, sino todo lo contrario. Samsung ha decidido apostar por una apariencia minimalista que convierte a su nuevo smartwatch en un dispositivo versátil que puede utilizarse en cualquier momento. Hablamos de una esfera circular marcos que llega acompañada de unos bordes de aluminio/acero inoxidable y dos botones físicos.

En la parte trasera nos encontramos con el plástico como material elegido para el contacto con la piel y la incorporación de ocho sensores de frecuencia cardíaca. Una especie de reloj como los de toda la vida al que le han integrado todas las novedades que tendría un smartwatch. Sin olvidarnos de la serigrafía de la marca surcorena sobre impuesta alrededor de los sensores. En este aspecto, Samsung ha querido cuidar hasta el mínimo detalle para ofrecer una estética realmente premium.

En el apartado de dimensiones, el Galaxy Active 2 llega al mercado en dos modelos diferenciados: uno más grande de 44 mm. de caja con 1,4 pulgadas de tamaño y una segunda opción de 40 mm. y 1,2 pulgadas. En nuestro caso, el cuero es el material protagonista de una correa negra que aporta ese toque elegante que tanto se busca en este tipo de relojes. No obstante, existen todo tipo de correas disponibles para que cada usuario pueda ver recompensados sus gustos.

En líneas generales, el nuevo smartwatch de Samsung es un dispositivo atractivo en el que la reducción de marcos ha sido uno de los aspectos más trabajados si lo comparamos con la anterior versión. La manutención de la esfera circular es un auténtico acierto a la hora de integrar una apariencia premium, pero bien es cierto que se hace compleja la lectura con algunas aplicaciones. Aun así, y teniendo en cuenta que no vamos a ponernos a leer un libro en el reloj, nos parece una buena opción que diferencia al Galaxy Active Watch 2 del resto de la competencia.

Pantalla de calidad con la inclusión del bisel táctil

El Galaxy Watch Active 2 cuenta con una pantalla SuperAMOLED con resolución de 360 x 360 píxeles que se muestra como uno de los puntos más destacados del dispositivo. La calidad del panel aumenta respecto a la anterior versión y vuelve a contar con la protección Gorilla Glass específica de este tipo de dispositivos. Visualizar contenido en este smartwatch es una delicia y el brillo máximo permite utilizarlo en todo tipo de situación, por mucha luz que se irradie sobre él. Sin embargo, a la hora de adaptarse a las condiciones de escasa luz puede fallar en algunas ocasiones generando el típico “fogonazo”.

Los colores son de lo más llamativos y el contraste es correcto en la mayoría de los casos, aunque peca en algunas ocasiones de un exceso de saturación. No obstante, en este tipo de dispositivos no suele buscarse una calidad máxima a la hora de consumir contenido sino una buena visualización en todo momento. En este punto, el Galaxy Watch Active 2 cumple con creces.

Pero si hay un punto en el que destaca el nuevo reloj inteligente de Samsung es en la recuperación de la corona, en esta ocasión, el bisel táctil. Mucho se había hablado sobre la desaparición del bisel físico de la gama Galaxy Watch, un cambio que los usuarios no entendieron en absoluto. Pues bien, después de una generación sin integrarlo, la compañía surcoreana ha decidido incorporar una pequeña superficie táctil en el canto de la pantalla con la que se facilita enormemente la navegación. Desplazarnos por el dispositivo ahora se vuelve mucho más sencillo, y no hace falta recurrir al arrastre de los dedos por la pantalla, por lo que la visión del contenido mejora ampliamente.

Hardware y sonido

Desde Samsung han decidido apostar por el Exynos 9110 como base de potencia para su nuevo reloj inteligente. El Galaxy Active Watch 2 cumple todos los requisitos a nivel de fluidez y viene acompañado de un total de 4 GB de almacenamiento interno y 1,5 GB de RAM en el modelo 4G. Nada de lag y ni rastro de tirones en nuestras tres semanas de uso, un dispositivo de lo más fluido que responde de forma instantánea a todas y cada una de las órdenes.

El smartwatch de Samsung cuenta con un único altavoz que puede alcanzar unos niveles relativamente altos pero que puede mostrarse como uno de los puntos débiles del dispositivo en cuanto realidad. Eso sí, puede ser suficiente para realizar y recibir llamadas en lugares en los que haya poco ruido.

Una batería con margen de mejora

La autonomía vuelve a ser uno de los puntos más delicados para Samsung con este Galaxy Active Watch 2. También estamos analizando el Huawei Watch GT 2 y, aunque son dispositivos enfocados de forma diferente, las comparaciones son realmente odiosas. El smartwatch de Samsung cuenta con una capacidad que aguanta un máximo aproximado de dos días con un uso normal. Eso sí, la duración de la carga dependerá de las funcionalidades que utilicemos en el día a día.

En este caso, hemos podido probar el reloj en los dos sentidos. En primer lugar, utilizamos algunas de las funcionalidades de ejercicio con el GPS y el sensor de frecuencia cardíaca activo y tuvimos que conectar el reloj a la corriente a mediados del día siguiente. No obstante, cuando probamos a desactivar el GPS la vida útil del reloj se alargó hasta los tres días. Es decir, la media real puede mantenerse en los dos días de uso normal como hemos añadido anteriormente. Además, cuando nos vayamos a dormir se recomienda activar el modo “Buenas noches” para evitar que la pantalla se encienda de forma involuntaria.

También merece la pena destacar que el tiempo de carga del Galaxy Watch Active 2 ha mejorado respecto a las anteriores versiones pero sigue siendo un poco alargado. En la mayoría de ocasiones hemos tenido que esperar un total aproximado de una hora y media para que alcanzara el 100 % de la carga. Eso sí, si lo comparamos con el resto de relojes de su competencia directa, el Galaxy Watch Active 2 es de los mejores en este apartado.

El mecanismo de carga se basa en situar el reloj sobre la base redondeada que viene incluida en la caja y esperar a que se adhiera a la misma por medio de un imán. También tenemos que añadir la posibilidad del mismo para cargarse de forma inalámbrica a través de la carga inversa de otros dispositivos.

Tizen sigue siendo la mejor opción

Samsung ya apostó por Tizen como base del sistema operativo en su gama Galaxy Watch, por lo que la segunda edición no iba a ser diferente. En esta ocasión, tal y como ocurre con el diseño, el sistema operativo es una de las manutenciones más aceptadas por la compañía surcoreana. Hablamos de un SO que puede ser compatible tanto con Android como con iOS en el que se incluye todo lo necesario para una muy buena experiencia de uso.

Ya nos sorprendió en la primera versión del dispositivo y esta segunda ha seguido demostrando que Tizen es una de las mejores decisiones que ha podido tomar Samsung con sus wearables. La interfaz ahora se ha vuelto más intuitiva y práctica manteniendo un diseño sencillo que nos hace encontrar todo al momento. No hace falta ponerse a bucear mucho para acceder a una aplicación en concreto y gran parte de la culpa la tiene también el bisel táctil que mencionábamos anteriormente.

Antes de comenzar a desgranar una a una las peculiaridades del sistema operativo, cabe destacar la buena gestión de las notificaciones enlazadas con el smartphone. Podemos, por ejemplo, responder mensajes de WhatsApp con respuestas predeterminadas, escribiendo o por medio del dictado de voz. También merece la pena destacar la incorporación del modo pantalla activa, el bloqueo de agua (muy útil a la hora de ducharse).

Esferas

Existen una gran cantidad de esferas entre las que poder elegir, pero muchas de ellas son muy similares entre sí. No obstante, este inconveniente se soluciona con el numero gigantesco de esferas que pueden conseguirse a partir de la Galaxy Store. Muchas de ellas gratuitas, aunque hay algunas otras que pueden costar más de lo esperado en un principio. De igual forma, algunas de estas skins pueden personalizarse de forma manual a la hora de elegir el color o los componentes, por lo que las opciones se vuelven aún más grandes.

Como funcionalidad complementaria aparece MyStyle, una especie de algoritmo que es capaz de identificar la ropa que llevamos puesta para ofrecernos la esfera más adecuada. Para ello, tendremos que dar permiso a la cámara del móvil desde la app Samsung Wearable y esperar a que reconozca las tonalidades para generar una skin que combine con nuestra ropa. De esta forma, siempre podremos ir con una esfera que se adapte de la mejor forma a nuestro atuendo.

Notificaciones

La sincronización entre el smartwatch que hemos estado probando y nuestro termina (Honor 20) ha sido muy satisfactoria. Las notificaciones nos llegaban de forma instantánea ya fuera WhatsApp, Slack, Telegram o Gmail que son las que hemos tenido activas durante todo el proceso de prueba. Asimismo, incluso se puede contestar desde el propio reloj aunque resulte de lo más incómodo hacerlo.

La falta de espacio dificulta la escritura, por lo que Samsung ha tenido que recurrir al mítico teclado que podíamos ver en los móviles antiguos. Eso sí, siempre podemos elegir la elección del dictado para evitarnos el largo proceso de escritura.

Mejora en las aplicaciones internas

El nuevo Galaxy Watch cuenta con un sinfín de aplicaciones de lo más completas creadas para generar una experiencia de uso sencilla. Calendario, alarmas, música galería, tiempo, contactos… Todas estas herramientas están destinadas a un uso práctico y adaptado a las escasas dimensiones de la pantalla de un reloj.

En otro apartado nos encontramos con la integración de algunas apps como Bixby. El asistente virtual de Samsung no es muy de nuestro agrado y sus respuestas no suelen ser siempre las correctas. En este caso, Google Assistant cumpliría mucho mejor la función. Samsung Pay es otra de las herramientas más destacadas que se incluyen en el nuevo smartwatch. Con el Galaxy Watch Active 2 hemos podido realizar todo tipo de pagos por medio del soporte NFC.

No obstante, uno de los puntos que no acaba de convencernos es que para llevar a cabo el control deportivo es necesaria la aplicación Samsung Health, mientras que para acceder a los ajustes y cambiar las esferas es imprescindible la app Galaxy Wear. No hubiera estado mal que, como ocurre en otras marcas, ambas funciones pudieran sincronizarse en una única aplicación. De esta forma todo sería mucho más directo.

Acceso a aplicaciones externas

En este punto es donde aparece la incorporación de aplicaciones como YouTube o Spotify, unas herramientas que hemos podido descargar directamente desde Galaxy Store y que funcionan mejor de lo esperado en el reloj inteligente. Debemos tener en cuenta que este tipo de dispositivos no son los mejores para la reproducción de contenidos en formato vídeo.

Es por ello que la incorporación de YouTube resulta interesante pero un poco inútil para la correcta visualización del contenido. Con Spotify cambia un poco el tema, ya que se puede descargar música directamente en el reloj para reproducirla en cualquier lugar sin tener que utilizar el móvil. Aun así, Samsung tendría que haber ofrecido una mayor cantidad de opciones en lo que se refiere a las aplicaciones a terceros. Un aspecto en el que también puede tener mucha incidencia la falta de cuidado de Galaxy Store.

Un reloj enfocado al deporte

Samsung se ha posicionado claramente a la hora de mostrar la funcionalidad del reloj. Sí, el Galaxy Watch Active 2 está fabricado, mayormente, para contabilizar el ejercicio físico. Un factor que no significa que el smartwatch pueda adaptarse a todo tipo de situaciones. Ya hemos podido ver que este dispositivo cuenta con esferas de todo tipo que vienen acompañadas de un diseño minimalista con el que Samsung ha querido posicionarse en la gama premium. Sin embargo, si nos fijamos en el interior nos encontraremos con un sinfín de modos que pueden adaptarse a todo tipo de actividad física.

  • Caminar
  • Correr
  • Ciclismo
  • Pasear
  • Natación
  • Abdominales
  • Bici estática
  • Elíptica
  • Cinta
  • Circuito de entrenamiento
  • Escalada
  • Estiramiento
  • Dominadas
  • Flexiones
  • Máquina del gimnasio: remo, step, musculación, jalones, laterales frontales, curl bíceps, curl piernas de remo, press banca, peso muerto…
  • Elevaciones
  • Senderismo
  • Sentadillas
  • Test de Burpee
  • Yoga
  • Zancadas
  • Ala delta
  • Baile
  • Otro ejercicio

Como podemos ver en la lista, el Samsung Galaxy Watch Active 2 puede llevar el control de casi todo tipo de deporte que se nos ocurra. Además de los que aparecen en la selección, se pueden añadir otros como béisbol, balonmano, fútbol, bolos… La verdad es que la compañía surcoreana ha invertido concienzudamente para integrar todo tipo de deportes para que podamos elegir como controlar nuestra actividad física.

Asimismo, será el propio reloj el que comience a medir de forma autónoma estos entrenamientos en muchas ocasiones identificando (algunas veces mal) el tipo de ejercicio que estamos realizando. Aunque cabe destacar que esta función se puede desactivar con la finalidad de obtener mediciones más exhaustivas. En particular, nos ha gustado que se incluyan tantos modos, algunos tan exhaustivos como la natación o los estiramientos.

Muchos sensores, algunos mejorables

El Galaxy Watch Active 2 cuenta con los siguientes sensores:

  • Sensor de frecuencia cardíaca (8 fotodiodos)
  • Acelerómetro
  • Electrocardiograma
  • Giroscopio
  • Barómetro

A partir de estos cinco componentes, el reloj es capaz de detectar todo tipo de movimientos, los latidos del corazón, el estrés y el sueño. Como añadidura, el apartado dedicado al control del estrés cuenta con algunos ejercicios con los que se puede controlar la respiración. Eso sí, en este apartado es donde hemos encontrado las mayores incongruencias del smartwatch. Lo cierto es que el funcionamiento de los sensores, sobre todo del componente dedicado al conteo de pasos, no es el adecuado.

Hicimos la prueba a la hora de dar un paseo tranquilo, ya que supuestamente es cuando menos gesticulamos y los sensores pueden detectar mejor los movimientos, y los resultados fueron bastante dispares. A la hora de comparar los pasos y los kilómetros con Google Maps y la app de salud del móvil las diferencias eran de más de 1.500 pasos. Este es, sin duda, el apartado a mejorar de un smartwatch que lo tiene todo para triunfar en el mercado pero que debe invertir en mejorar el software relacionado con la salud. Ciertamente, uno de los motivos por los que está creado.

Con los datos en la mano y exagerando un poco, el Galaxy Watch Active te hace sentir como si fueras un triatleta cuando en realidad has estado dando un paseo por la ciudad.La falta de precisión de sus sensores es evidente. De igual forma, tienes la oportunidad de alterar un poco los datos por medio de la integración de las estadísticas manuales, pero resulta un proceso que debería ser innecesario con un smartwatch de este tipo.

Disponibilidad y precios

El Samsung Galaxy Watch Active 2 llega al mercado en distintos tamaños, precios y versiones:

  • Reloj de 40 mm fabricado en aluminio por 299 euros.
  • Modelo 44 mm fabricado en aluminio por 319 euros.
  • Modelo 40 mm fabricado en acero inoxidable por 399 euros.
  • Modelo 44 mm fabricado en acero inoxidable por 419 euros
  • Modelo 40 mm fabricado en acero inoxidable con 4G  por 449 euros.
  • Modelo 44 mm fabricado en acero inoxidable con 4G por 469 euros.

Nuestra opinión sobre el Samsung Galaxy Watch Active 2

Samsung ha renovado la gama Galaxy Watch Active con los apartados que justamente le hacían falta. El diseño ha mejorado, la pantalla se aprovecha mejor, el software es más fluido, no hay pegas con el rendimiento, existe un mayor número de funciones deportivas y esferas… Muchas son las cualidades de un reloj inteligente que se muestra al mundo como la opción que más competencia puede hacer al Apple Watch. No obstante, tiene ciertos puntos a mejorar que lo podrían haber elevado a un nivel superior.

El diseño se muestra como uno de los puntos fuertes de un dispositivo que llega al mercado con una esfera redonda y una apariencia minimalista cargada de esferas de todo tipo. La inclusión de aplicaciones como YouTube o Spotify también se muestra como otro de los pluses junto a una mejora de la interfaz. Ahora la experiencia de uso es más intuitiva y la añadidura del bisel táctil tiene gran parte de la culpa de que eso ocurra. Es toda una delicia moverse por el dispositivo y la sincronización con los diferentes móviles que hemos probado ha sido bastante buena.

Sin embargo, no todo puede ser perfecto, y el Galaxy Watch Active 2 también tiene puntos débiles. En primer lugar, aparece la falta de precisión de sus sensores a la hora de contabilizar el ejercicio. Tal y como hemos añadido en el grueso del análisis, las estadísticas vienen a ser muy superiores a las que podríamos haber obtenido en la realidad. Un problema notable al tratarse de un reloj enfocado al deporte. La batería también es un punto mejorable. Es cierto que se ha incrementado la duración respecto al anterior modelo, pero normalmente dos días se quedan un poco cortos y el cargador no es que sea muy rápido.

Como curiosidades positivas destacamos la presencia de la pantalla activa, la respuesta táctil, la gran cantidad de esferas que pueden conseguirse con aplicaciones a terceros y algunas funcionalidades como el modo “Bloqueo de agua”. En el punto contrario aparece una escasa posibilidad de apps ajenas al dispositivo, la falta de integración de las dos aplicaciones en una sola, y la detección errónea de algunos entrenamientos.

En general, el Samsung Galaxy Watch Active 2 nos ha parecido un reloj inteligente mejorado al que todavía le quedan algunos aspectos por pulir. Se trata de un smartwatch que puede definirse como el antecedente de un futuro dispositivo en el que todas las partes menos positivas que hemos señalado se corrijan. De esos productos que echas de menos cuando llega se acaba el préstamo de parte de la marca. Sin duda, el verdadero enemigo del Apple Watch y un dispositivo más que recomendable.

Gonzalo Mendo

Redactor en Pro Android | Periodista. Amante de la tecnología con cierto gusto por el pequeño Androide verde. Me gusta escribir de todo lo relacionado con tecnología, cultura y curiosidades. Gran aficionado al deporte. Twitter: @Lalo7_

26/10/2019 18:30