Análisis del Samsung Galaxy A7 2018: el primer teléfono de la marca con tres cámaras

El pasado septiembre, Samsung presentó su primer teléfono con tres cámaras en la parte trasera, el Samsung Galaxy A7 2018, que posteriormente fue eclipsado por el primer smartphone a nivel mundial en contar con cuatro cámaras en la parte trasera, el Samsung Galaxy A9. Desde hace un par de semanas, hemos estado probando a fondo el Samsung Galaxy A7 de 2018, un terminal orientado al mercado de la gama media premium, que cuenta con una pantalla de con características que lo diferencian de 6 pulgadas, batería de 3300 mAh, y una triple cámara trasera. Su precio de salida en España es de 349 euros, sobre el cual no vamos a opinar de momento. Si quieres conocer todos los detalles sobre este teléfono, te invitamos a leer nuestro análisis completo tras ponerlo a prueba en todos sus apartados.


Así son los nuevos sensores de cámara que podría incluir el Samsung Galaxy S10


Diseño: la gama media premium sienta muy bien

A primera vista el Samsung Galaxy A7 2018 te puede enamorar o puedes odiarlo. Se trata de un teléfono construido en cristal, con un marco metálico para darle una mayor resistencia a su estructura frente a los golpes. Como podéis ver en nuestras imágenes, la unidad que hemos podido probar es la de color azul y no, no es un azul que pase desapercibido. Probablemente estemos frente a uno de los teléfonos más difíciles de fotografiar que hemos probado y es que cuesta plasmar el azul eléctrico de nuestra unidad, un color con mucha personalidad, aunque también está disponible en el tradicional negro, y en color dorado.

Samsung Galaxy A7 2018 trasera

Al tratarse de un terminal fabricado en cristal, como era de esperar, las huellas se quedarán marcadas de forma instantánea en la parte trasera y si contamos con una unidad en azul o en negro, se verán a simple vista, por lo que una funda, aunque sea transparente, puede ayudar a no mostrar tanto las huellas que ensucian la parte trasera. En esta parte del terminal predomina una sola cosa: los tres sensores en disposición vertical, junto con el flash LED situado justo debajo. Estos sensores sobresalen un poco del chasis del teléfono, por lo que una funda también es conveniente para proteger el cristal óptico de las cámaras. En líneas generales, es un dispositivo que estéticamente nos ha gustado bastante, y que además no tiene notch.

Tenemos una sorpresa en cuanto a la posición del sensor de huellas: está en el lateral derecho del dispositivo, en el botón de desbloqueo. Es una ubicación muy poco común, lo cual elimina el relieve del botón de desbloqueo, haciéndolo un poco más difícil de encontrar. Además, el lector es de un tamaño muy reducido, lo que hace que la lectura sea más lenta y menos precisa. Por cierto, si eres zurdo como yo, ves olvidándote de utilizarlo, porqué probablemente no logres encontrar una posición cómoda para desbloquearlo. Si eres diestro, podrás apañarte correctamente con este sensor de huellas, tampoco es que sea ningún drama, pero hubiésemos preferido el tradicional sensor en la parte trasera.

Samsung galaxy A7 2018 lector de huellas

En la parte inferior del Samsung Galaxy A7 2018 encontramos el altavoz principal, el cual tiene un nivel de sonido y calidad en la media de su rango de precio, siendo más que suficiente para el gaming o para escuchar canciones, aunque es fácil obturarlo en posición horizontal. También en la parte inferior nos encontramos el puerto de carga MicroUSB, sí MicroUSB en el año 2018 y en un teléfono de 349 euros, no sabemos en qué ha pensado Samsung, pero ya es momento de abandonar por completo un puerto que no presenta ninguna ventaja respecto al USB Tipo-C. Por suerte, sí que contamos con el jack de 3,5 milímetros para los auriculares. En este apartado, Samsung sigue apostando por una característica casi necesaria para la mayoría de usuarios.

En el lateral derecho del terminal encontramos la bandeja para las tarjetas nano SIM y microSD. Mientras que en otros teléfonos tenemos que escoger entre usar dos tarjetas SIM o una SIM y una MicroSD, el Samsung Galaxy A7 cuenta con una bandeja triple, gracias a la cual podremos disfrutar de almacenamiento ampliable y conectividad dual SIM de forma simultánea.

Samsung Galaxy A7 2018 Pro Android

Por último, en el frontal, tenemos su pantalla (en formato 18,5:9) rodeada por unos marcos superior e inferior bastante reducidos, aunque una vez nos fijamos un poco más allá, nos damos cuenta de que los marcos laterales son grandes. No exageramos al decir que teléfonos de 2013-2014 tienen marcos laterales más reducidos. El ratio de frontal ocupado por la pantalla se queda en un 74%, una cifra estándar y que la aleja del 80-85% que estamos viendo últimamente en la gama alta.

Pantalla: Samsung sabe lo que hace

A pesar de que los marcos de pantalla del Samsung Galaxy A7 2018 podrían ser mejores dentro de su rango de precio, no podemos decir lo mismo de la pantalla. Samsung ha apostado por un panel de 6 pulgadas en resolución FullHD+ (2.220 x 1.080 píxeles) con tecnología SuperAMOLED. Samsung tiene mucha experiencia en este tipo de pantallas y las ventajas que arrojan en el mercado de la telefonía móvil son tan obvias que incluso las marcas de la competencia implementan este tipo de paneles en sus mejores terminales.

Samsung Galaxy A7 2018 pantalla

¿En que se traduce todo eso? Pues en que el Galaxy A7 tiene una de las mejores pantallas que podemos encontrar en su rango de precio, sino la mejor. Cuenta con unos colores muy vivos, pero sin tender a ser sobresaturados como pasaba antaño. Esto hace que sean más atractivos que los de una pantalla IPS tradicional, además de ofrecer unos negros puros, pues cuando en la pantalla visualizamos el color negro, significa que el píxel está apagado. Es por ello que podemos utilizar Always On Display en este terminal sin sacrificar batería, pues el consumo es mínimo e inapreciable. Esto es algo que valoramos muy positivamente, ya que permite ver la hora, batería y notificaciones sin tener que pulsar el botón del power.

Los niveles de brillo máximo y mínimo son correctos. En condiciones de mucha luz podremos visualizar la pantalla del terminal correctamente, no como para ver una película, pero sí como para consultar nuestros mensajes o las redes sociales sin tener que buscar puntos de sombra para poder hacerlo. En cuanto al brillo mínimo, sí que es cierto que no es tan bajo como nos gustaría, sobretodo para condiciones de nula iluminación, donde quizás tengas que recurrir a apps de terceros para reducir el brillo de la pantalla. Esto se solventa un poco con el modo de Filtro de luz azul, que permitirá ofrecer un tono más amarillento en la pantalla para así reducir la fatiga ocular cuando haya poca luz.

Samsung Galaxy A7 2018 pantalla detalle

Junto con la experiencia de la pantalla, que ya os podemos decir que ha sido muy buena, la experiencia de audio es también muy importante para poder disfrutar de nuestros vídeos o juegos. La calidad del altavoz no destaca ni para bien ni para mal, pero alcanza un buen nivel de volumen. Por otro lado, nos ha parecido que la calidad de sonido con auriculares es superior a la media en su rango de precio, probablemente porque notamos que añade un extra de bajos que no encontramos en otros terminales. Por cierto, los ángulos de visión en la pantalla son muy buenos, pero si los llevamos al límite, aparecerá un efecto arcoíris típico en pantallas AMOLED.

Rendimiento: cumple, pero por debajo de lo esperado

Cuando hablamos de un teléfono de casi 350 euros, esperamos un rendimiento similar al que nos ofrece un terminal de alta gama de la pasada generación o algo similar. Hay que tener en cuenta que por un precio similar encontramos el Pocophone con un Snapdragon 845 o el Honor Play con el Kirin 970, ambos procesadores mucho más potentes que el Exynos 7885 de ocho núcleos a 2,2 GHz de este Samsung Galaxy A7. Durante el uso cotidiano del día a día, podemos deciros que no vais a notar casi ninguna diferencia de rendimiento con el que ofrecen otros procesadores más potentes, pues la apertura de aplicaciones es rápida, pese a las lentas animaciones de la capa de personalización de Samsung Experience.

Para que os hagáis una idea de lo que ofrece el Galaxy A7, le hemos pasado el benchmark de AnTuTu, que si bien no hay que dejarse llevar por estas pruebas, sí que nos sirve de guía para apreciar la potencia bruta de este terminal. Su resultado ha sido de 121.637 puntos, una puntuación similar a la que nos ofrece el Snapdragon 660 que encontramos en el Xiaomi Mi A2, que alcanza los 131.000 puntos. Si bien se trata solo de números, en este caso podemos decir que la diferencia se nota únicamente en tareas pesadas y en el gaming más potente.

En cuanto a la experiencia que hemos tenido en juegos, habiendo probado el Asphalt 9, el PUBG y algún que otro juego esporádico, podemos decir que la experiencia es bastante decente, pero de nuevo, por debajo de lo esperado. El Asphalt 9 lo ha movido perfectamente, aunque las animaciones de cambio entre los menús mostraban lags inesperados. En juegos casuales como Sniper VS Thieves, la experiencia de juego es perfecta; si no buscas jugar títulos pesados, el teléfono cumple a la perfección. En cambio, en el PUBG Mobile, nos hemos visto forzados a no utilizar los gráficos al máximo para poder jugar a una tasa de frames factible y antes de acabar una partida notaremos como la temperatura del terminal se ha elevado bastante (algo que le ocurre a todos los móviles), pero sin llegar a ser molesta.

En la experiencia de uso normal, las aplicaciones fluyen perfectamente, pero de nuevo hacemos mención a las lentas animaciones de Samsung Experience, que en vez de dar la sensación de estar disfrutando de un teléfono con un software pulido, parece que se trate de un teléfono lento. Quitando este detalle, el sistema se mueve realmente bien, pero Samsung ha decidido eliminar factores que encontramos en Android stock que son realmente cómodos, como mantener el botón de multitarea para activar la multiventana en una app. Como queja en cuanto al software, el Samsung Galaxy A7 2018 corre bajo Android 8.0 Oreo, una versión que ya tiene más de un año, y que esperamos que pronto actualicen a Android 9.0 Pie.

El procesador Exynos viene acompañado con 4gb de RAM y 64gb de almacenamiento, cifras ya comunes de esta gama, y que ofrecen una multitarea muy completa (es la misma RAM que en el Galaxy S9, por ejemplo) y un espacio de memoria más que suficiente, y que además podemos expandir.

Cámaras: el gran angular triunfa en todos los públicos

Como os hemos comentado al principio de este análisis, el Samsung Galaxy A7 2018 es el primer y único teléfono de la compañía en contar con tres cámaras en la parte trasera. El sensor principal es de 24 megapíxeles con apertura focal 1.7, siendo un sensor muy luminoso sobre el papel. La segunda cámara es el gran angular y cuenta con 8 megapíxeles y apertura f/2.4. Finalmente la tercera cámara, un sensor para reconocer la profundidad de los elementos, es de 5 megapíxeles con focal 2.2, y que está especializada en el modo retrato. Si hablamos sobre el sensor principal, ofrece unos resultados buenos, lo esperado dentro de su rango de precio, con un rango dinámico que nos ha sorprendido la mayoría de las veces y un nivel de detalle muy bueno, gracias a esa resolución de 24 megapíxeles.

En condiciones de baja luz nos encontramos con resultados adversos. En interiores vemos como la cantidad de ruido es bastante alta, pero aún así la interpretación de los colores es buena. Por otro lado, si salimos a la calle de noche, veremos que las fotos toman tonalidades diferentes casi en cada fotografía que tomamos. Por norma general sobreexpone las fotos nocturnas (como en casi cualquier teléfono), por lo que es recomendable bajar la exposición manualmente, es algo que solo nos tomará un segundo o menos. Normalmente tiende a amarillear la fotografía, pero si salta el flash veremos como el resultado ha tomado colores anaranjados y bastante saturados, lo que hace que la foto se vea irreal. De todos modos, si mantenemos el pulso firme y bajamos un poco la exposición, los resultados se mantienen dentro de lo esperado por su precio.

Sin duda, lo que más llama la atención del apartado fotográfico de este Samsung Galaxy A7 2018 es su cámara gran angular. De día obtendremos unos resultados similares a los de la cámara principal, aunque con menos detalle a causa de la resolución más baja, pero con un ángulo de visión mucho mayor que nos permite darle un enfoque diferente a nuestras fotografías. No es algo nuevo en el mercado de los móviles, pero al final te das cuenta que usas más el sensor gran angular de lo que imaginabas. Activando el modo gran angular podras encuadrar edificios y paisajes que con el 99% de los móviles, independientemente de su precio, resultaría imposible.

Samsung Galaxy A7 2018 gran angular

De noche es donde vemos el principal problema de este sensor gran angular. Su enfoque es fijo, por lo que no podremos elegir el objeto a enfocar, ni siquiera para bajar o subir la exposición. Dada su distancia focal, la cantidad de luz que entra en el sensor es mucho menor al sensor principal y la imposibilidad de activar el flash en este modo de cámara, provoca que de noche no utilicemos el sensor gran angular, pero sin duda, es uno de los puntos fuertes de este terminal y una de las razones que más enamora cuando lo pruebas en persona.

La cámara frontal también cuenta con una resolución de 24 megapíxeles (y apertura f/2.0), una resolución enorme para realizar selfies, que quedan muy bien incluso con poca luz gracias al flash LED de la parte frontal. Esos 24 megapíxeles se traducen en un gran nivel de detalle, pero en el mercado encontramos cámaras frontales con menos resolución que arrojan mejores resultados e incluso con más detalle, aunque a precios muy superiores. Dentro de su rango de precio, se sitúa como una de las mejores cámaras frontales sin duda.

Batería: mejor de lo esperado

En esta vida puedes destacar por dos razones: por hacer algo bien y por hacerlo mal. Por tanto, no siempre es bueno destacar y es lo que pasa con el Samsung Galaxy A7 2018, el cual cuenta con una batería de 3.300 mAh de la cual no esperábamos grandes resultados, pues el tamaño de pantalla de 6 pulgadas nos hacía pensar que se trataría de una capacidad bastante pobre. Sin embargo, el resultado es bastante superior a lo que imaginábamos, siendo que el Galaxy A7 cumple a la perfección con la batería para alcanzar hasta un día y medio o incluso dos con un uso ligero del teléfono.

Si le apretamos un poco más llegaremos a final del día sin problema, con aproximadamente unas 6 horas de pantalla activa. No estamos frente a uno de los mejores consumos del mercado, pero si notamos un gran aprovechamiento de esos 3.300 mAh, probablemente gracias a la pantalla SuperAMOLED, donde si utilizamos aplicaciones en el modo noche o similar, podremos ahorrar batería. Por supuesto, este terminal también cuenta con diferentes modos de ahorro de batería, que permiten alargar el uso del terminal varias horas extra.

Nuestra opinión del Samsung Galaxy A7 2018

Pese a que haya bastantes aspectos que no nos han acabado de gustar en el Samsung Galaxy A7 2018, la experiencia de uso con el terminal ha sido satisfactoria y se trata de un terminal que será más que suficiente para casi cualquier usuario. Lo que más nos ha gustado sin duda es su pantalla, se trata de un panel de gran calidad, cercano a lo que vemos en teléfonos de gama alta, lo cual unido a su construcción premium en cristal, hacen que pagar 349 euros no parezca algo descabellado. Además los resultados que hemos obtenido con la cámara también nos han gustado bastante.


Telegram se promociona con 20 packs de stickers para WhatsApp


 

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

30/10/2018 19:00