Turing-Monolith

Hace unos días os contamos la descabellada idea que tiene Turing en la cabeza. Para el que no sepa quién o qué es Turing, decirle que es una compañía que fabricó un smartphone raro, con especificaciones raras y un diseño raro que finalmente tardó años en comercializar. Todo esto no trascendería si Turing no hubiera aceptado reservas del terminal. Dichas reservas siguen a la espera de ser recibidas, pero años después, el terminal quedaría obsoleto en el mercado actual.


El smartwatch de Motorola que pudo haber sido y nunca fue 


Llevábamos bastante tiempo sin conocer ninguna noticia sobre la compañía, pero con el smartphone que anunciaron hace unos días la cosa ha cambiado. No nos creemos las especificaciones que nos mostraron, pero sin duda es algo digno de contar, como una compañía así arriesga tanto por estar en los titulares de los medios. Puede que el Turing Cadenza sea una locura, pero no es nada comparado con el nuevo anuncio de la compañía, el Turing Chaconne.

¿Qué quiere conseguir Turing con esto?

Hoy mismo la compañía ha anunciado otro nuevo terminal futurista que nos deja algo perplejos, pero no por sus especificaciones imposibles, sino por la locura que está haciendo la gente de la compañía. Parece como si el jefe se hubiera ido de vacaciones y un empleado molesto estuviera detrás de todo. Puede sonar a locura, pero mirar las especificaciones del nuevo supuesto terminal.

  • Pantalla de 6,4 pulgadas 4K
  • Triple procesador Qualcomm Snapdragon 830
  • 18 GB de memoria RAM
  • 1,2 TB de almacenamiento interno
  • Cámara de 60 megapíxeles con grabación en 6K
  • Cámara delantera de 20 megapíxeles
  • Teclado físico
  • Triple batería de 3600 mAh, 2400 mAh y una célula de hidrógeno
  • SO neuronal capaz de aprender con el tiempo

Sin duda es toda una locura leer estas especificaciones y realmente no sabemos qué quiere conseguir la compañía con esto. Puede que esté consiguiendo lo que quiere, algún que otro titular, pero el coste que está teniendo como imagen sin duda no tiene precio.

No sabemos si en algún momento Turing sentará la cabeza y lanzará un smartphone decente al mercado, pero puede que entre en juego el cuento del lobo.


Este reloj inteligente de Garmin cuesta casi 1000 euros