Los smartphones de gama alta son demasiado caros: así lo demuestra este estudio

Hay algo que todos nosotros hemos notado durante los últimos años y ha sido el incremento progresivo de los precios de los smartphones de alta gama. En cuestión de tres años, aproximadamente, hemos pasado de ver como el Samsung Galaxy o el iPhone de turno partían de los 700 euros aproximadamente, a que su precio de salida ronde los 1.000 euros. Es bastante obvio que este precio es muy elevado para la mayoría, pero un nuevo estudio acaba de confirmar lo que muchos sospechábamos: los smartphones de gama alta se han hecho demasiado caros para la gran mayoría.

Gracias a Business Insider, hemos podido conocer los resultados de un estudio realizado en Estados Unidos sobre si los usuarios estarían dispuestos a pagar unos 1.000 dólares por su nuevo teléfono y la verdad es que los resultados hablan por sí solos. ¿Será suficiente para que las marcas bajen el precio de sus teléfonos insignia? ¿Qué otras estrategias tienen los fabricantes?

Menos del 10% de la población pagaría tanto por un móvil

Gracias al estudio de NPD Group, se ha sacado la conclusión de que menos del 10% de los consumidores de Estados Unidos gastarían o han gastado 1.000 dólares en un teléfono. Estamos hablando de que EEUU es un país con una renta per cápita mucho mayor a la que tenemos en España, por ejemplo y aún así, sus habitantes se niegan a pagar tanto dinero por un teléfono. Si echamos la vista atrás, veremos como teléfonos que fueron presentados hace tres años, de alta gama, costaban cerca de 750 euros (caso del iPhone 7 y del Samsung Galaxy S7).

Poco a poco, su precio ha ido subiendo de forma descarada, hasta alcanzar los 1.159 euros que cuesta el iPhone 11 Pro y los 909 euros del Samsung Galaxy S10 (usamos estos modelos como referencia, pero ha ocurrido con todo el mercado de la gama alta premium). Esto al fin y al cabo ha provocado que las ventas de esta clase de smartphones premium hayan caído en los últimos años, motivo por el cual, las marcas han comenzado a lanzar versiones rebajadas de estos flagship con precios más atractivos.

Es el caso del iPhone 11 o del Galaxy S10e, dos modelos con características similares a los modelos normales, pero con recortes para tener un precio significativamente bajo. Ahora bien, este reducido porcentaje de posibles compradores de smartphones tan caro, ¿será suficiente como para que las marcas decidan rebajar el coste de sus terminales de alta gama? ¿O seguirán ofreciendo versiones más discretas con precios más accesibles? Viendo el éxito que ha tenido el Samsung Galaxy Fold con sus 2.000 dólares/euros de precio base, suponemos que optarán por la segunda alternativa.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

13/12/2019 13:25