samsung-galaxy-a5-principal

Hace poco más de una semana os trajimos las primeras impresiones del Samsung Galaxy A5 2016, un terminal con especificaciones de gama media pero con un diseño y una construcción dignos de un terminal de la gama alta. Después de probarlo a fondo podemos decir antes de nada que nos ha sorprendido mucho, sobretodo dos aspectos que pueden ser muy decisivos a la hora de decidirse o no por la compra de este terminal.


Samsung Galaxy A5: primeras impresiones


Hoja de especificaciones

El Samsung Galaxy A5 2016 monta una configuración de hardware que ya hemos analizado en múltiples ocasiones. Procesador Qualcomm Snapdragon 615 de ocho núcleos, acompañado de 2 GB de memoria RAM, 16 GB de almacenamiento interno, ampliables mediante tarjeta MicroSD. Cámara trasera de 13 megapíxeles con f/1.9 y OIS y frontal de 5 megapíxeles. Con una pantalla de 5’2 pulgadas en resolución FullHD y tecnología Super AMOLED que con unos marcos laterales ínfimos consiguen un tamaño general del terminal muy conseguido. En su interior encontramos Android 5.1 Lollipop, el cual encontramos camuflado bajo la capa de personalización TouchWiz.

Construcción y diseño del Samsung Galaxy A5

Aluminio y cristal. Se trata de los dos materiales de construcción que ha utilizado Samsung con el Galaxy A5 2016. Físicamente nos recuerda al Samsung Galaxy S6 y eso nos gusta mucho, poder contar con una construcción que incluso podríamos nombrar como excelente en un terminal orientado a la gama media es algo a destacar de este dispositivo. En la mano se siente muy cómodo, es fino, pero no lo suficiente como para que peligre su seguridad y sin sacrificar agarre, aunque esto último no brilla por su funcionalidad, puesto que la trasera en cristal hará que el terminal resbale por cualquier superficie que tenga una ligera inclinación.

El tamaño del Samsung Galaxy A5 2016 está muy conseguido, teniendo en cuenta que monta una pantalla de 5’2 pulgadas y sus dimensiones son inferiores a terminal de 5 pulgadas. Esto se debe a que los marcos laterales son casi inexistentes y los marcos tanto inferior como superior tienen un tamaño ideal, lo suficientemente grandes para poder incluir todos los componentes pero sin agrandar el terminal más de lo requerido.

galaxy-a5-bajo

En el lado izquierdo encontraremos los botones de volumen, separados el uno del otro, mientras que en el lado contrario solo encontraremos el botón de bloqueo y la ranura para la tarjeta NanoSIM y la MicroSD. Estos botones tienen un buen tacto y recorrido y se sienten firmes cuando los pulsamos. En el frontal del teléfono tenemos el altavoz para las llamadas, la cámara frontal y los sensores y en la parte de abajo los botones capacitivos de multitarea y “atrás” y el botón físico de Home, que hace las funciones de lector de huellas dactilares. En la parte inferior del terminal contamos con el puerto de carga MicroUSB, el conector Jack 3.5 milímetros, el altavoz y el micrófono para las llamadas. En la parte superior únicamente encontraremos un micrófono de cancelación de ruido.

En la parte trasera, como ya os hemos dicho, de cristal, solo encontraremos la cámara de 13 megapíxeles junto a un flash LED y el logo de la marca, junto con las correspondientes certificaciones. Se trata de un diseño muy atractivo a la vista a la par que elegante y que gracias a su paleta de colores puede llegar a un mayor público, puesto que lo encontramos en negro, blanco, dorado y rosa.

Pantalla, Super AMOLED, Samsung juega seguro

La pantalla del Samsung Galaxy A5 2016 es de 5’2 pulgadas en resolución FullHD con tecnología Super AMOLED. No vamos a detenernos mucho en este punto, puesto que sencillamente esta pantalla es muy buena. Cuenta con unos niveles de brillo excelentes, tanto el brillo máximo como el mínimo cumplen a la perfección cualquier situación, pudiendo visualizar la pantalla sin problemas incluso con luz directa y que no resulte molesta cuando nos encontramos en una situación oscura. Los colores son muy vivos, como es común en las pantallas AMOLED y los negros puros, puesto que se trata de píxeles apagados, al contrario que en un panel IPS. Este factor afecta directamente con la vida de la batería que os comentaremos más adelante.

En esta pantalla tanto consumir contenido multimedia como jugar será una gozada, puesto que los vivos colores de la misma harán que podamos disfrutar perfectamente de este tipo de contenidos en nuestro smartphone. Como pega diremos que al principio notamos que la sensibilidad de la pantalla nos pareció un poco baja respecto a otros terminales, pero tras un par de días utilizando el Samsung Galaxy A5 2016 es fácil acostumbrarse.

galaxy-a5-pantalla

Cámara, el estabilizador óptico se nota y mucho

No estamos acostumbrados a ver terminales destinados a la gama media que incorporen en sus cámaras estabilizador óptico de imagen (OIS) y esta es una excepción: el Samsung Galaxy A5 2016 cuenta con una cámara de 13 megapíxeles con estabilizador óptico de imagen y focal 1.9 que nos ayudará a tener una mayor luminosidad en las tomas nocturnas. Acompañada de un único flash LED se nos antojaba escasas la luminosidad que podría aportar a la escena, pero nos ha dejado sorprendidos puesto que tiene una gran potencia.

Tras probar la cámara nos damos cuenta que estamos frente una cámara buena, de notable, superior a la de muchos terminales de su rango de precio aunque no despunta como para ser un terminal destinado al apartado fotográfico. Las escenas con buena luminosidad las capta a la perfección, tal vez los tonos son un poco apagados en algunas situaciones, incluso vistas las fotos en su pantalla AMOLED. De noche el tener el focal 1.9 nos ayudará a captar más luz que la de un smartphone convencional y gracias al estabilizador de imagen conseguiremos que las fotos no salgan movidas, incluso utilizando el modo noche, que básicamente realiza una fotografía con un tiempo de exposición algo mayor y en la cual sin el OIS saldría movida debido a nuestro pulso.

galaxy-a5-camara

En cuanto a la cámara frontal, 5 megapíxeles son más que suficientes para realizarnos nuetros selfies con una buena calidad, tampoco podemos pedir peras al olmo, no podemos analizar en profundidad esta cámara puesto que no está destinada al mismo uso que la trasera, pero prácticamente todos los usuarios quedarán contentos con los resultados que obtengan con ella.

La aplicación de cámara es rápida e intuitiva y podremos lanzarla con una doble pulsación del botón de inicio. Encontramos varios modos interesantes como son la posibilidad de crear GIF’s o el modo Pro, que se nos queda algo escaso, pues solo podremos cambiar el balance de blancos, la exposición y la sensibilidad ISO. Algún ajuste sobre la velocidad de obturación no hubiera estado de más. En cuanto a la grabación de vídeo, FullHD es la máxima resolución disponible y no encontramos la posibilidad de grabar en slow motion.

Rendimiento, software y experiencia de usuario

Con el Qualcomm Snapdragon 615 junto con 2 GB de memoria RAM era de esperar que íbamos a estar frente a un rendimiento aceptable, capaz de mover prácticamente cualquier aplicación que encontremos en Play Store. Los juegos potentes como Vainglory o Modern Combat 5 no funcionarán correctamente con el apartado gráfico al máximo pero se moverán correctamente si bajamos un poco el nivel de detalle. Para juegos casuales no encontraremos ningún tipo de problema. Donde si hemos encontrado un defecto, tal vez el más grande es en la multitarea, puesto que parecer ser que 2 GB de memoria RAM no son suficientes para este terminal, ya que no mantiene en segundo plano casi ninguna aplicación. Esto nos lleva al apartado del software puesto que probablemente sea donde radique el problema.

El Samsung Galaxy A5 2016 todavía cuenta con Android 5.1 Lollipop y a pesar de haber recibido 2 actualizaciones durante su uso no hay rastro de Android 6.0 Marshmallow. Esto junto a la capa de personalización TouchWiz hacen que la multitarea no funcione correctamente, teniendo que recargar cada aplicación si queremos volver a ella tras abrir otra. Es algo a lo que uno puede acabar acostumbrándose y que probablemente se arregle con futuras actualizaciones, pero no deja de ser un defecto que estropea un poco la experiencia de usuario de este terminal que se mueve de forma fluida en prácticamente cualquier situación.

Autonomía: así sí Samsung, así sí

La batería de este Samsung Galaxy A5 2016 es de 2900 mAh, algo inferior a la de muchos otros terminales que ya superan la barrera de los 3000 mAh, pero la verdad es que no tiene nada que envidiarles. Con un uso bastante intensivo del terminal, durante aproximadamente 27 horas encendido nos arrojaba resultados de casi 7 horas de pantalla activa, una cifra muy superior a otros terminales de la competencia como puede ser el Sony Xperia M5 que analizamos hace un tiempo. A parte del buen consumo que hace este terminal mientras está en reposo, la pantalla Super AMOLED hace su trabajo y consigue disminuir el consumo de la misma, siendo bastante estable a lo largo del día.

Además de esto, contaremos con Quick Charge 2.0 por si necesitamos un poco de batería en momentos casuales, puesto que el cargador que viene en la caja de este terminal es compatible con dicha tecnología y por si no fuera suficiente encontramos dos modos de ahorro de batería, el normal y el extremo, que limitará las funciones y conexiones del terminal, así como aplica un tema negro para aprovechar esa pantalla AMOLED.

bateria-galaxy-a5

Conclusiones Samsung Galaxy A5 2016

Tras probar este terminal durante una temporada es más fácil hablar de todo lo bueno que tiene que de lo malo, pues no encontramos ni muchos ni grandes defectos en este terminal para el nicho de mercado al que está destinado. Sin duda lo que más nos ha gustado es la pantalla, muy viva, ayudando a conseguir una gran autonomía; el diseño y construcción del terminal, materiales dignos de un gama alta y una sensación en la mano de ser un terminal muy premium; y por último el estabilizador óptico de la cámara, la cámara no es de las mejores, pero que cuente con esta característica mejora mucho la experiencia de uso de la misma.

Por contra, lo que menos nos ha gustado del Samsung Galaxy A5 2016 ha sido la mulitarea y el software, dos problemas que vienen de la mano. Android 5.1 Lollipop está a punto de cumplir dos años de vida y que a día de hoy no hayan actualizado a Marshmallow es un gran error. El tema de la multitarea posiblemente acabe siendo arreglado, pero de momento sigue ahí y es uno de los problemas más acusados que ha tenido TouchWiz desde sus inicios.


Samsung podría eliminar el cajón de aplicaciones en Touchwiz