neo

La marca surcoreana Samsung ha decidido después de un largo plazo actualizar uno de sus teléfonos gama alta del pasado. Hablamos del Galaxy S5 Neo, un terminal que apareció cuando el S6 ya estaba en el mercado y mejoraba el procesador del S5 normal, así como de alguna que otra mejora puntual.


Así podría funcionar el escáner de iris de Samsung


Este movimiento, un poco inusual, es noticia ahora por su actualización en curso hacia Android 6. Samsung no suele olvidarse de su gama alta, pero lo cierto es que sus políticas con teléfonos antiguos no son las mejores, debido también al gran número de smartphones que tienen.

Las actualizaciones en las diferentes marcas

No todas las marcas se involucran de la misma forma en las actualizaciones. Google con su gama nexus es un buen ejemplo de actualizaciones, todo lo contrario que hasta no hace tanto podía pasar con marcas como BQ o cualquier teléfono de bajo coste, en las cuales la política de actualizaciones es escasa y esto también suele suceder con los telefonos que vienen de China.

El precio final del teléfono también nos puede incluir una garantía de actualizaciones, algo parecido a lo que ha sucedido con Motorola cuando ha estado con Google, ofreciendo 18 meses de actualizaciones aseguradas a todos sus teléfonos. Lástima que Lenovo probablemente no iguale esta oferta ahora que tiene en posesión estas gamas de Motorola.

Para bien o para mal las actualizaciones llegarán tarde o temprano a nuestras manos teniendo en cuenta que cambiamos de teléfono de forma muy rápido, y concretamente España es un lugar en el cual cambiar de terminal es muy habitual. Es posible que las marcas no se centren en actualizar sus teléfonos menos actuales debido a este suceso, la gente cambia muy rápido de móvil y por ello no es necesario actualizarlos. Pero lo cierto es que la seguridad es un factor clave para actualizar, como anunciamos hace pocos días sobre el virus Godless, el cual podía estar presente en todas las versiones de Android excepto 6.0.

Fuente | Phone Arena


Samsung y LG pensando en dejar sus oficinas de Reino Unido tras el Brexit