Review del Samsung Galaxy A9: mucha versatilidad con sus cuatro cámaras

Tras haber probado a fondo el nuevo Samsung Galaxy A9 de 2018, hoy te comparto mis conclusiones finales sobre este móvil, que de primeras destaca por tener 4 cámaras en la parte trasera y que es algo que en esta review vamos a analizar de forma muy precisa. Ya está a la venta sobre los 530 euros, un precio que no es precisamente económico, y que lo coloca en el límite entre la gama media premium y la gama alta.


El Samsung Galaxy S10 se deja ver en el metro de Seúl: ¿la primera imagen real?


Sin muchos más preámbulos vamos a pasar a analizar paso a paso a este Galaxy A9, que sin duda va a dar mucho que hablar entre los usuarios debido también a sus dimensiones, que para nada son pequeñas.

El diseño del Galaxy A9 es muy particular

Las líneas de este Galaxy A9 son muy rectangulares, transmitiendo una sensación de bloque grande y fino. Pesa 183 gramos, que teniendo en cuenta su pantalla de 6.3 pulgadas y la batería de 3.800 mAh que alberga en el interior, te das cuenta de que el peso está muy logrado. Sus medidas exactas son 162.5 x 77 x 7.8mm, destacando especialmente su grosor, inferior a los 8 milímetros.

El cristal en el que está construido es cómodo a la mano, aunque las huellas se le quedan muy fácil en la parte trasera, siendo muy recomendable el uso de una funda para que no estés cada cinco minutos limpiándolo. También tiene un marco metálico para reforzar su resistencia y darle un toque más premium. El color que hemos podido probar es un azul degradado, mezclándose con un verde muy suave que es muy agradable a la vista.

En la parte trasera destacan las cuatro cámaras en posición vertical. Siendo sincero, al principio se me hacía muy raro ver tantas cámaras, aunque tras las dos semanas ya me he acostumbrado. Como curiosidad, más de un familiar y amigo me ha preguntado qué móvil era, y dando por hecho que sus cámaras serías bestiales. También es importante señalar que este dispositivo tiene el lector de huellas en la parte trasera, pero es un poco pequeño y aunque funciona muy bien, a veces según el tamaño de tu mano te puede costar alcanzar el sensor.

Es interesante que este smartphone tiene jack de auriculares en la parte inferior y USB tipo-C, lo cual se agradece. También el hecho de que pueda albergar dos tarjetas SIM y una microSD en la parte superior con una bandeja muy discreta. Otro botón extra lo encontraremos en la parte izquierda, el cual sirve para activar el asistente de Samsung, Bixby, el cual solo está disponible en inglés y chino. Se espera que muy pronto pueda soportar idioma español. En dos ocasiones he abierto el asistente sin querer, y personalmente creo que a día de hoy, aporta más bien poco.

La pantalla no se suma a la moda del notch, cosa que soy consciente que gustará a mucha gente. Además cuenta con unos marcos bastante reducidos, que le dejan un ratio de pantalla del 80%. En resumen, el diseño nos ha gustado, tiene líneas tradicionales junto a un aprovechamiento de la pantalla correcto, tiene utilidades como el jack y es bonito, no se le puede pedir más.

Pantalla y Audio: Samsung sigue reinando con las Super AMOLED

La pantalla de este Galaxy A9 es muy grande, con sus 6,3 pulgadas a una resolución de 2.200 x 1080 píxeles. El panel tiene unos negros puros típicos de Samsung, gracias a la tecnología Super AMOLED, y podéis tranquilamente dejar el modo Always On Display activado ya que el consumo de la batería es muy reducido, y así podéis saber la hora y notificaciones en todo momento sin tocar el terminal.

El brillo máximo de la pantalla cumple muy bien en todo tipo de situaciones, a pleno sol sigue viéndose y no tendremos que estar buscando zonas de sombra. Otro punto muy a favor es que su brillo mínimo es muy bajo y esto está muy bien para no dañar nuestra vista durante la noche. También tenemos un filtro de luz azul para las horas nocturnas y así poder ver la pantalla de una forma más relajada.

Los ángulos de visión son buenos, pero a veces aparecen colores azulados y verdes típicos de este tipo de paneles. En las opciones podemos cambiar la calidez del panel, nosotros por ejemplo hemos reducido un poco los tonos rojos, ya que parecía que tenía en exceso, y ahora los blancos se notan más puros. Podéis ir toqueteando esta opción y dejar los colores como más os gusten.

El altavoz está en la parte inferior y lo puedes tapar fácilmente, este problema es típico de tener el audio en esta zona, pero su calidad está muy bien, permite escuchar a un volumen alto sin distorsiones, solo un poco en el punto final de audio. La calidad final del audio es más que suficiente, los auriculares con los que viene en el paquete son de color blanco y están muy bien de calidad. Tienen unos buenos graves y son cómodos, se agradece este regalo con el dispositivo.

Rendimiento

El funcionamiento de este Galaxy A9 es bastante correcto, se enciende bastante rápido y reacciona muy bien a todas las tareas que le pongamos encima, no se colapsa y nunca tiene lags muy grandes, pero si es cierto que se nota que aunque sea un terminal de casi 500 euros su procesador no es el de un gama alta. El Snapdragon 660 tiene las mejores tecnologías de Qualcomm, es moderno, pero no tiene la potencia de un 835 o un 845, y esto se nota un poco cuando jugamos a los juegos que requieren más hardware o cuando movemos por la multitarea muchas aplicaciones grandes. Os dejamos con su resultado en Antutu (142.000 puntos) para los que seáis fanáticos de los benchmarks.

Lo que sí que tiene este teléfono de sobra es memoria RAM, en concreto tiene 6GB y en este aspecto sí que parece que la marca ha querido servir bien a sus smartphone. Creemos que quizás hubiera sido mejor montar un procesador más potente y quitar un poco de memoria, podemos encontrar teléfonos android con 4GB de memoria RAM que se desenvuelven muy bien y con procesadores más potentes.

Respecto al uso diario el Galaxy A9 se adapta muy bien a aplicaciones como Instagram, WhatsApp o Twitter, todo funciona como debería y no tendrás ninguna espera por lentitud en este tipo de aplicaciones de redes sociales. La cobertura tanto para llamadas como la conexión wifi es buena, hemos probado otros terminales que tenían problemas para alcanzar nuestro router y el Galaxy A9 suele funcionar bien con las distancias lejanas.

También será interesante ver cómo funciona todo el sistema cuando llegue Android Pie a este teléfono, ya que actualmente se encuentra corriendo Android Oreo, es posible que sus pequeños lags puntuales se resuelvan cuando lleguen actualizaciones de software.

Las cuatro cámaras a prueba

Si algo destaca del Samsung Galaxy A9 de 2018 son sus cuatro cámaras traseras, de hecho posiblemente hayas accedido directamente a este apartado sin leer todo lo demás y es algo entendible dadas las expectativas. Pues bien, es difícil definir en una palabra el resultado de nuestras pruebas, pero sí que podemos decir que este terminal nos ofrece versatilidad, y vamos a explicar el por qué.

Este terminal tiene tres lentes diferentes (la cuarta es para recoger información y no tiene un uso específico), la principal tiene 24 megapíxeles y una apertura de f/1.7 y es la que nos dará la calidad máxima en nuestras fotografías. Por otra parte tenemos un gran angular de hasta 120º y 8 megapíxeles. Por último un teleobjetivo de 10 megapíxeles con apertura f/2.2.

La cámara principal nos ha dado buenos resultados, al igual que la cámara selfie, de día tiene una definición muy buena y el modo retrato cumple su función, aunque recomendamos no poner su dureza por encima de 5 puntos (el máximo es 7) ya que el desenfoque pasa a ser muy artificial.

Hemos tirado también del modo HDR para ver cómo se comportaba con muchas sombras en la toma y nos ha parecido que merece la pena activarlo, aunque tampoco tiene un papel determinante. La aplicación de la cámara no nos lo ha puesto fácil, creemos que le faltan opciones en el modo profesional (echamos de menos un foco manual y la velocidad de obturación). Os dejamos una galería de comparativa entre el modo normal y el HDR.

El teleobjetivo por otra parte cumple su función y en algunas ocasiones puede salvarnos una fotografía, pero creemos que en la lente menos usable de las tres, pero eso no quita que nos haya gustado que este Galaxy A9 la incorpore. Hemos realizado algunas tomas usando la lente normal y después el teleobjetivo para que podáis ver las diferencias que tenemos en cuanto a distancia se refiere.

También hemos realizado muchas fotografías nocturnas y algunas nos han gustado mucho, no tienen un ruido excesivo y parece que el software se defiende bien en estas situaciones, pero debe de tener apoyos de iluminación para que el resultado quede bonito. Donde sí que se nota un gran bajón de calidad es cuando usamos de noche la lente gran angular, y es que la calidad de esta es inferior y se nota mucho cuando la usamos en estas condiciones. Recomendamos su uso solo de día si queréis fotos de mucha calidad.

La ISO manual nos permite subir hasta solo 800, y es que parece que este valor es tan bajo ya que el software hace el resto y las fotografías tienen poco ruido y esto nos ha gustado bastante, os vamos a dejar algunas fotografías solo nocturnas aquí abajo para que veáis los resultados en estas condiciones.

Haciendo hincapié en el modo retrato, como hemos mencionado arriba cumple su función, incluso de noche tuvimos algunos retratos interesantes, pero si tenéis pensado usarlo con objetos y no rostros humanos queremos deciros que el resultado varía mucho y el recorte no es igual de bueno y nos ha parecido mejor opción utilizar el modo automático para retratos a objetos ya que si ponéis el objeto muy cerca de la cámara el desenfoque es más realista y el resultado ha sido mejor que con el modo retrato.

Modo retrato con valor de desenfoque 5

El modo retrato se llama “enfoque dinámico” dentro de la aplicación, y nos permite variar el punto de enfoque después de haber realizado la fotografía. El ajuste más interesante es poder cambiar la dureza del efecto a posteriori, con valores entre 0 y 7, no os recomendamos pasar de 5 porque los resultados son muy irreales. Os dejamos algunas fotografías a objetos con el modo retrato y con el modo automático.

El modo video llega al 4K a 30fps, aunque a esta resolución no tenemos estabilizador de imagen y eso se nota. El video es bastante correcto, también en la cámara frontal, aunque está tiene una calidad bastante peor en su rango dinámico. La cámara superlenta es fácil de usar, pero en interiores el ruido es muy alto y recomendamos su uso en exteriores.

Como conclusiones podemos decir que este Samsung Galaxy A9 tiene una calidad fotográfica de gama media y parece que a pesar de tener cuatro cámaras esto no es suficiente para llegar al nivel de los teléfonos más caros. De día es una cámara que vas a disfrutar por sus tres lentas que dan un juego muy divertido, de noche también es muy válida pero quizás aquí solo la cámara principal es la que os recomendamos usar. Si Samsung es capaz de mejorar las opciones del modo manual creemos que esta cámara tendría más que decir en condiciones adversas. También el modo HDR podría estar fuera del menú de ajustes, ya que esto se nos hace incomodo a la hora de estar cambiando este modo.

Autonomia

La batería del Samsung Galaxy A9 no es para nada pequeña, es de las más grandes que podemos encontrar en estos precios, y es que normalmente los teléfonos caros tienen diseños más extremos que les hacen tener menos espacio para la batería. Sus 3.800 mAh nos han dado una utilidad de pantalla activa de entre 5 y 6 horas, con un uso más bien liviano, aunque siempre con Internet y GPS. A pesar de que la batería es muy grande parece que la pantalla o el sistema en general gastan bastante, y el resultado final es que su autonomía podría ser mejor para esta capacidad que tiene, y creemos que se queda un poco justa comparada con otros terminales de baterías grandes.

Por otra parte la carga rápida está muy bien, cumple con lo esperado y no se calienta casi nada mientras lo cargamos, parece que su construcción es buena y sus materiales también. Esperamos que con Android Pie su autonomía sea mejor (que no es mala), y recomendamos el uso de fondos de pantalla negros ya que su panel permite apagar los píxeles de este color y eso ahorra batería.

Conclusiones finales del Galaxy A9 2018

Ha sido difícil evaluar a este Samsung en casi todos los aspectos, en líneas generales nos parece un teléfono bueno en todos los aspectos, tiene una pantalla muy buena y unos conectores y utilidades mejores que muchos teléfonos más caros. Por otra parte, su precio ronda los 500 euros y creemos que es un poco excesivo a la hora de evaluar su cámara de fotos o su procesador, por lo tanto esperamos que su precio baje en los próximos meses y sería una cierto para competir en la gama media-alta.


Samsung patenta la pantalla del futuro con presencia de los hologramas


 

 

 

 

 

 

Fran López

Redactor de Pro Android | Siempre dispuesto a probar cualquier avance tecnológico e interesado en el mundo de las cámaras digitales. Android es un sistema sin fronteras.

19/12/2018 18:00