moto x play

Hoy en día la importancia de tener una buena cámara en el móvil, que nos salve en cualquiera de las situaciones a las que nos podemos exponer en un día, es muy importante. Por eso nos gusta poder probar las cámaras que implementan los últimos dispositivos de las diferentes marcas.

Así que en esta ocasión os hablaremos de lo que nos puede ofrecer la cámara del Motorola Moto X Play, del cual ya os contamos las primeras impresiones y que viene a demostrar ser  un todo terreno. Aunque no podéis olvidar ver antes la prueba por la que pasaron su hermano pequeño, el Motorola Moto G 3ºGen y su  rival más directo, el bq Aquaris M5.

El Motorola Moto X Play monta una cámara con grandes pretensiones

Para comenzar con este análisis primero hay que conocer qué tipo de cámaras trae este dispositivo y qué nos puede ofrecer a primera vista.

En primer lugar nos encontramos con una cámara trasera que incluye una resolución de 21 megapíxeles, sin estabilizador óptico. Monta un sensor IMX230 Exmor RS de tipo CMOS fabricado por Sony ya conocido en estos componentes y el cual podemos ver en el Sony Xperia Z3+ o el Honor 7. La apertura es de f/2.0 y un flash dual LED de doble todo. Puede grabar a 1080p e incluye un modo de slow motion que graba en resolución HD a 60 fps. Y en cuanto a la cámara delantera, cuenta con una resolución de 5 megapíxeles.

En cuanto a especificaciones, no podemos decir que se quede corto, pero la pregunta es si de verdad es necesario tener tantos megapíxeles para conseguir una buena toma; si luego encontramos otros dispositivos con 12, o 16 megapíxeles y dan como resultado una buena resolución en el detalle. Veamos que tal se desenvuelve.

Vídeo, lo visto hasta ahora

En este apartado pocas o ninguna sorpresa vais a encontrar, graba a una resolución máxima de 1080p a 30 fps. El trabajo de estabilización es completamente digital y el sonido que recoge no es para nada malo pero tampoco es el mejor. Además incluye el modo de Slow Motion que no deja un mal sabor de boca y es más que suficiente para salir del paso en algunas de las situaciones en las que nos apetezca realizar un vídeo en este modo. Lo bueno que tiene es que podremos editarlo tras haberlo grabado y guardar el trozo que queramos que este en cámara lenta, mientras el resto del vídeo se mantiene a una velocidad normal.

En los vídeos que os dejamos para que podáis ver que tal se comporta podréis ver como nos encontramos con un dispositivo que no va a lucirse por los vídeos que graba, pero sí que es verdad que el enfoque se realiza en poco tiempo y sin problemas.

Prueba de día y de noche

Llegamos al punto más importante de esta prueba y no es otro que el ver qué tal se comporta este dispositivo realizando fotografías de día y de noche.

La verdad que no hemos tenido problemas mayores a la hora de tomar una fotografía, sin nombrar aun qué tal se comporta la interfaz de la cámara. Cuando he tomado imágenes de día lo ha hecho satisfactoriamente y con un buen detalle en la escena. Mantiene unos colores que no se alejan de la realidad, aun que en ocasiones si no hacemos uso del modo HDR perderemos algunas zonas donde el contraste de luz es evidente.

flor 1

En cuanto al enfoque, tenemos que decir que ha habido momentos en el que nos ha costado tener el punto que queríamos tener definido y bien enfocado. Por ejemplo, en la imagen de la flor nos costó tomar varías tomas hasta que saliese perfectamente enfocada. Aún así, creemos que se puede mejorar mediante una actualización ya que el enfoque lo realiza rápidamente cuando no tenemos el punto a fotografiar tan cerca.

noche

Por otro lado, si queremos fotografiar imágenes por la noche, tendremos resultados que no son los mejores ni tienen un buen detalle, ya que aparece bastante grano y lineas poco definidas en los objetos. El flash soluciona esta indiferencia cuando se trata de objetos cercanos.

Al final del articulo podréis ver una galería con todas los ejemplos de imágenes.

La interfaz sigue sin cambiar

Algo que no nos llegó a agradar en cuanto nos pusimos a probar en el Motorola Moto X Play fue la interfaz que utiliza Motorola para la cámara. Y es que estamos ante un dispositivo grande, que a la hora de realizar una foto a una mano y querer enfocar un objeto, se nos hace realmente difícil. Esto es debido a que si tocamos un punto para enfocar se realizará una foto, y si queremos enfocar hay que deslizar el circulo que aparece en la pantalla al objeto que queramos, y esto se hace complicado a una mano en un móvil de 5,5 pulgadas.

interfaz

Aun así si que nos gusta la sencillez y como está recogidos todos los ajustes en una especie de menú en forma de semicírculo que aparece cuando deslizamos la pantalla de izquierda a derecha.

Como hemos dicho por arriba, incluye la opción de realizar imágenes HDR y además de forma automática, lo que nos sabremos después de tomar la imagen es si se ha utilizado el HDR para compensar los contrastes de la imagen o no.

Conclusiones

Nos encontramos con una cámara que no es de las mejores, pero si que es verdad que mantiene una calidad muy buena para la mayoría de situaciones. A los 21 megapíxeles no les sacaremos el partido que conlleva esta resolución, simplemente podremos hacer zoom en la imagen y ver algo mas alejado con un poco mas de detalle.

Tampoco tendrás problemas a la hora de hacerte selfies ya que contiene un buen ángulo para que tú y tus amigos no se queden fuera de la escena y saldrá con una calidad bastante aceptable.

Esta cámara del Motorola Moto X Play se sube un escalón por encima de su hermano pequeño Moto G 3ºGen y uno por debajo de su hermano mayo el Moto X Style, que es el tope de gama de la marca Motorola.