cell (1)

Google Allo ha llegado para quedarse, o mejor dicho para intentar reinar entre el caos de la mensajería instantánea. El WhatsApp de Google quiere dar un golpe sobre la mesa y buscarse un hueco en este mundillo, el cual en estos momentos tiene un líder que no hace falta ni decir cuál es.


Google está regalando 50 dólares de crédito en Google Play por el retraso de los Pixel


Allo ya cuenta con más de 5 millones de descargas en la Google Play, aunque es cierto que casi nadie la está usando. El otro día os contábamos que Allo había llegado a su versión 2.0 con muchas novedades y recortando distancias con sus principales competidores, ahora llega una nueva información que nos dice que volverá a actualizarse pronto con nuevos temas para los chats.

Temas de todo tipo

Los temas es una de las cosas que más nos gusta cambiar, cambiamos constantemente nuestros fotos de perfil, el fondo de pantalla, los tonos de llamada para las conversaciones… Estos nuevos temas llegan para darle colorido a nuestros fondos de las conversaciones y junto a la opción de monocromo podremos darle juego a nuestra paleta de colores. Entre los temas que se han podido saber se encuentran CloudsWatermelon, Moon o Dark. Os dejamos con unas imágenes.

4

Google será quien habilite está opción y no llegará en forma de actualización de la aplicación. Vamos a poder cambiar el tema tanto desde fuera del chat como desde dentro de la misma. Encontramos desde fondos degradados hasta colores sólidos o dibujos, bastante variedad. Estaría bien que los usuarios pudieran crear sus propios temas, daría libertad a la comunidad.

Muchos cambios se avecinan para Allo y esperamos que vengan más. Al menos las distancias con sus competidores ha sido reducidas, pero todavía queda mucho trabajo por hacer por parte de Google si quieren ser una aplicación de mensajería instantánea lo suficientemente buena como para hacer que alguien abandone Telegram o WhatsApp. Solo nos queda esperar para ver si son bien recibidos estos nuevos temas.

Fuente | 9to5google.com


En un año, los dispositivos móviles generarán el 75% del tráfico de datos