earth

Google Maps y Google Earth son probablemente estén entre las mejores herramientas lanzadas desde el año 2005. Cambiaron la forma de planificarnos para ir de un lugar a otro, provocó que los GPS prácticamente ya no existan en el mercado y que ya ni miremos el mapa antes de salir de casa.


Google traería una nueva barra de navegación en Android N


La diferencia entre Google Earth y Maps en cierta parte es la facilidad de observar el planeta con una mejor calidad y teniendo a la misma vez muchas opciones que ya tenemos en Maps. Ahora la aplicación va un paso más allá con la mejora de las imágenes que nos ofrece. Ya se aprecia un cambio bastante importante en las calles que vemos por Maps debido a la mejora de las cámaras, pero ahora en Eath se están implementado imágenes sin nubes, totalmente limpias y nítidas.

Un postprocesado muy trabajado

El “truco” de estas imágenes no es captarlas cuando las nubes no estén presentes (sería imposible), el método es realizar muchas fotografías y luego con un trabajo muy meticuloso recoger los mejores pixeles de cada fotografía, de esta forma al final del proceso la imagen estará limpia, probablemente la cantidad de fotografías sea muy alta para recoger todos los pixeles de una imagen sin la presencia de nubes, casi nada.

imagen
Glaciar de Columbia, Alaska

Google ha tenido que renovar su satélite Landsat 7 que sufrió serios daños y esto hacia que las imágenes que llegaban tuvieran una gran pérdida de información. Por ello en 2013 la NASA lanzó el Landsat 8, con una mejora en resolución, colores y numero de disparos para regalarnos estas bellas imágenes. Muchos años después la compañía sigue renovando día a día sus imágenes para tener el mejor servicio de mapas posible, algo que debemos de agradecer.

Veremos si estas imágenes se implementan de forma mas o menos rápida en todo el mundo “virtual”. Desde luego la mejora es evidente y las resoluciones del futuro nos van a permitir hacer zoom a niveles casi insospechables.

Fuente | Google Blog


Primeros rumores de Marlin y Sailfish, los próximos Google Nexus de HTC