Qualcomm-Snapdragon

Una de las batallas que se presenta todos los años y la cual los fabricantes viven intensamente, es la que tiene lugar con los procesadores. El año pasado vimos como Qualcomm no pasaba por su mejor momento, fabricando un procesador que se sobrecalentaba en exceso. Gracias a esto, compañías como Samsung o MediaTek crearon procesadores potentes que estaban a la altura de la gama alta. Este año la cosa cambia, ya que tenemos un procesador por parte de Qualcomm muy potente y que soluciona todos los problemas del antecesor.


Snapdragon Wear 1100: Qualcomm apuesta por los wearables


El Snapdragon 820 está ya en muchos dispositivos, como el HTC 10 o el Samsung Galaxy S7, pero Qualcomm no descansa y puede que ya tenga preparado otro procesador de gama alta para la segunda mitad de 2016. Este SoC vendría con el nombre de Snapdragon 823 y sería ligeramente más potente que el actual chip.

LeEco, ZTE, Samsung o Asus en la batalla por él

Cuando un nuevo procesador se presenta o se anuncia existe una batalla entre los fabricantes para saber cual es el primero que tendrá el procesador en su interior y el terminal comercializado. Muy posiblemente muchas de las compañías actuales ya estén fabricando terminales con el nuevo procesador Snapdragon 823, pero por el momento no sabemos cual es la primera que dejará ver su smartphone al mercado. 

Ya se ha empezado a rumorear que LeEco tiene un terminal preparado para ver la luz muy pronto, el cual vendría con el nuevo procesador. Ya sabemos que a las compañías chinas les gusta ser de las primeras en presentar algo y tener la exclusividad durante algún tiempo, y LeEco lo podría conseguir con el nuevo dispositivo.

Pero hay unas cuantas marcas que también están dispuestas a luchar por ser la primera. Tenemos los ejemplos del Samsung Galaxy Note 7, el Nubia X8 o el Asus Zenfone 3 Deluxe que se filtró con el nuevo SoC. No sabemos la fecha del primer dispositivo con el Snapdragon 823, pero estamos seguros de que hasta julio o agosto no tendremos noticias.


Qualcomm aclara la polémica del USB Type-C