samsung-7

Samsung, tiene por delante un año muy difícil,  Hemos visto como en estos dos últimos años, Samsung ha dado un cambio radical, empezando por los diseños en sus smartphones. En el año 2014, pudimos ver con el Galaxy S5 que Samsung no se arriesgó en nada, y por ello fue muy criticado. Aprendieron de sus errores y al año siguiente sacaron un nuevo diseño que a día de hoy es una seña en la gama alta, el diseño curvo.


Instagram añade en su aplicación vídeos en directo y fotos que desaparecen


La pérdida del Note 7 ha sido muy dolorosa para el mercado Android, ya que nos hemos quedado sin un exponente que pueda luchar de tú a tú contra el dispositivo de Apple. Podemos encontrarnos el S7 Edge, pero los amantes de la tecnología podrían rechazar su compra ya que es un dispositivo que se renovará en poco más de tres meses. Ahora falta por ver los Pixel de Google, que todavía no se sabe la fecha en la que llegarán a España, así que de momento, en el mercado Europeo, nos quedamos sin opciones para competir con Apple.

Samsung no ha dañado del todo su reputación

galaxy-note-7-usuarios-700x500

Todo el mundo pensaba que Samsung, después del gran fracaso con el Note 7, que muchos usuarios abandonarían la compañía y dejarían de comprar sus dispositivos. Al parecer, según unas estadísticas que han hecho en Estados Unidos, un 91% de los usuarios que han tenido un smartphone Samsung, volvería a comprar un móvil de la misma compañía. Esta cifra nos da una orientación de que los usuarios fieles a Samsung han perdonado el fallo que han tenido con el Note 7, y volverían a confiar en ellos. Uno de las compañías que más usuarios fieles es Apple, ya que un 92% volverían a renovar su smartphone comprando un iPhone, así que, el daño que ha hecho la retirada del mercado del Note 7, no ha sido tan grande.

Veremos cómo cambian estas estadísticas dependiendo del país en el que las hacemos, y también tendremos que estar atentos de las ventas que conseguirá Samsung con el próximo Galaxy S8.


Ya podemos ver las especificaciones de la apuesta de ZUK por las pantallas curvas