galaxy-tab-s1

Samsung es una de las empresas más grandes en el mercado tecnologíco. Siempre que la compañía coreana saca un nuevo dispositivo se convierte en uno de los mejores del sector. Pero siempre Samsung ha fallado en un ámbito poco desarrollado, y ese sitio es en las tablets, ya que quiere competir por encima de sus límites, intentando competir contra una compañía tan avanzada en tablets como Apple, mientras que lo que le hace a Samsung no llegar a ese nivel es la poca funcionalidad que ofrece Android en estos dispositivos grandes


Samsung Galaxy Note 7 saldrá al mercado con varios accesorios


Las tablets en el mercado Android siempre han estado por detrás de las tablets de otros sistemas operativos como IOS. La razón de esto es que el sistema operativo de Google no está enfocado ni desarrollado para dispositivos tan grandes, y no tienen hasta hace poco funciones especificas para ello, sino que era exactamente el sistema operativo que incorporaba en los móviles, así que se convertía en un sistema bastante pobre ya que con una tablet se supone que se tendría que hacer más tareas además de su consumo multimedia.

Samsung deja de actualizar la Galaxy S Tab

La noticia que nos llega hoy es que Samsung no va a actualizar sus tablets de la famila Galaxy S Tab. Estamos hablando de las tablets S originales de Samsung, que son las de 8,4 pulgadas y 10,5 pulgadas. La noticia la hemos recibido mediante la cuenta oficial de Facebook de Samsung, que contestó a un comentario sobre si esta tablet se actualizaría, y Samsung respondió que a estas dos tablets no les llegaría la última actualización de momento que hay de Google, Android 6.0 Marshmallow. Como vemos es una decisión que no nos gusta por que Samsung siempre ha tenido fama de no cuidar a sus usuarios.

Estas dos tablets salieron al mercado con Android 4.4 KitKat hace dos años, y Android 6.0 Marshmallow salió un año y poco después de su lanzamiento, por eso nos decepciona bastante esta decisión que ha decidido Samsung con las S Tab.


Corning se pronuncia sobre la poca dureza del Samsung Galaxy Note 7