Samsung Galaxy Note 9 vs iPhone X: ¿el tamaño lo es todo?

El Samsung Galaxy Note 9 acaba de ser presentado y eso solo significa una cosa: toca compararlo con su competencia para ver si vale la pena o no. En esta caso, vamos a compararlo con un terminal de su competencia más directa, Apple, concretamente el iPhone X, con el que comparte el rango de precio, aunque que no tamaño. Por ello, vamos a comparar estos modelos, para ver cuál de los dos vale más la pena si buscamos un teléfono que nos lo de todo.

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que debido a la diferencia de tamaño entre uno y otro, hay aspectos en los que para ciertos usuarios uno de los dos modelos es directamente mejor que el otro y viceversa, pero vamos a analizarlo desde un punto de vista objetivo. Quizás dentro de unos meses, si finalmente Apple lanza un iPhone X de mayores dimensiones, tengamos que volver a realizar esta comparativa con el nuevo modelo para que esté más igualada la cosa. Dejamos de hablar y os dejamos la comparativa de Samsung Galaxy Note 9 vs iPhone X.


La batería del Huawei Mate 20 será la más grande de la gama alta


El diseño por bandera en ambos teléfonos

El Samsung Galaxy Note 9 es un teléfono que impresiona a simple vista. Si bien su diseño en la parte frontal no ha cambiado prácticamente nada respecto a su antecesor, pero aún así la pantalla curva con unos marcos tan reducidos siguen enamorando, consiguiendo un terminal de 6,4 pulgadas en un tamaño bastante compacto para lo que estamos acostumbrados a ver. En cuanto a la parte trasera, construida en cristal, contiene las dos cámaras traseras, lector de huellas (cosa que el iPhone X no tiene) y sensor de ritmo cardíaco.

Por otro lado, el diseño del iPhone X lo conocemos todos, pues es el responsable del inicio de la moda del notch, ya que sus marcos son casi inexistentes, aunque tiene un porcentaje de pantalla-tamaño del teléfono menor que el del Galaxy Note 9. De todas formas, sigue siendo un excelente diseño que enamora a casi todo el mundo que lo ve. En la parte trasera, también construida en cristal, encontramos las dos cámaras, aunque ninguna de ellas cuenta con apertura focal variable como la del Samsung Galaxy Note 9. Tampoco encontramos lector de huellas, pero el FaceID es más avanzado que el reconocimiento facial del Note. Ambos teléfonos cuentan con carga inalámbrica.

Por supuesto, el tamaño de ambos teléfonos es lo que marca la diferencia en este apartado. El iPhone X es mucho más compacto, lo que lo hace más cómodo de usar con una mano y de llevar en el bolsillo, mientras que el Samsung Galaxy Note 9 cuenta con una mayor pantalla, lo que permite disfrutar mejor del contenido multimedia y visualizar todo el contenido de manera más cómoda. En el apartado del diseño lo dejamos en un empate, ambos terminales cuentan con un excelente diseño y construcción, por lo que dependerá de los gustos del usuario.

Dos pantallas OLED muy diferentes

El iPhone X fue el primer terminal de la compañía en montar una pantalla OLED y realmente ha dado muy buen resultado, pues se trata de una de las mejores pantallas del mercado. Por otro lado, como era de esperar por parte de Samsung, el Galaxy Note 9 cuenta con una pantalla Super AMOLED, probablemente la mejor del mercado y la amplia experiencia de Samsung con estas pantallas nos asegura que el consumo de contenido en la misma será una experiencia perfecta.

El iPhone X tiene una buena pantalla, pero la del Samsung Galaxy Note 9 es otro nivel. Además, cuenta con una resolución mucho mayor: 1125 x 2436 píxeles vs 1440 x 2960 píxeles, o lo que es lo mismo, una densidad de píxeles por pulgada de 458 ppp en el iPhone X frente a los 514 ppp del Samsung Galaxy Note 9 y eso que cuenta con una pantalla mucho mayor, 5.8 vs 6.4 pulgadas.

Procesador: Exynos 9810 vs A11

El procesador del Exynos 9810 ya lo hemos visto en otros terminales de la compañía, pues el Samsung Galaxy S9 y el S9+ ya demostraron el potencial que tiene este procesador. En pruebas de rendimiento puede que esté por detrás del chip A11 del iPhone X, pero en pruebas reales con aplicaciones, juegos y tareas pesadas, ha demostrado tener un rendimiento parejo sino superior en algunas situaciones. Con su último procesador, Apple parecía que dio un golpe sobre la mesa, aventajando a cualquier otro fabricante, pero como siempre decimos, los números no lo son todo y finalmente, en términos de potencia están bastante a la par. Por otro lado, en términos de multitarea, los 6 GB de memoria RAM del Note 9 marcan la diferencia respecto a los 3 GB del iPhone.

Una mayor potencia va de la mano con un mayor consumo y Samsung se ha curado en salud incorporando una gran batería de 4000 mAh en su Samsung Galaxy Note 9, mientras que la batería del iPhone X se queda en los 2716 mAh, los cuales son un poco justos para pasar el día completo con un uso intensivo. En el apartado de potencia tenemos que darles otro empate, pero en cuanto a batería, el Samsung Galaxy Note 9 gana de carrerilla.

Una cámara tradicional frente a las últimas innovaciones

No podemos negarlo, la cámara del iPhone X es increíble, pero por muy increíble que sea, no es la mejor. No solo lo decimos nosotros, lo dicen los expertos en fotografía como DxOMark y cualquier analista de tecnología, por ejemplo el Google Pixel 2 XL o el Samsung Galaxy S9+ están mejor valoradas. Esto se repite con la cámara del Samsung Galaxy Note 9, la cual cuenta con apertura focal variable, que permite obtener fotografías nocturnas de gran calidad y detalle, además de estar asistida con inteligencia artificial, lo que se traduce en una optimización de las fotografías según su escenario.

Ambos terminales cuentan con una lente de zoom óptico x2, aunque Apple ha mejorado mucho esta lente respecto a la competencia, consiguiendo unos fantásticos resultados, además de un modo retrato casi perfecto. De nuevo, el Samsung Galaxy Note 9 se lleva un punto en esta competición, aunque el iPhone X cumple perfectamente con las expectativas de sus usuarios.

Dos precios muy similares, aunque un año de diferencia

El Samsung Galaxy Note 9 ha salido a la venta por un precio superior a los 1.000 euros en su versión base y en su versión más top alcanza los 1.200 euros. Por otro lado, el iPhone X también se sitúa por encima de los 1.000 euros y sigue manteniéndose en el mismo precio casi un año después de su presentación. El Galaxy Note 9 sabemos que estará por debajo de esa barrera dentro de unos meses, pero los productos de Apple solo pierden valor cuando son renovados.

En este apartado solo podemos criticar a Apple, pues seguir pagando ese precio por un teléfono que está cerca de ser renovado es algo desorbitado y en este apartado, a pesar de que el precio sea el mismo en el momento de su puesta en venta, le damos el punto a Samsung, pues a diferencia del iPhone, el Samsung Galaxy Note 9 irá variando su precio con el paso del tiempo. Además, la gran cantidad de funciones extra que tiene el Note 9 como el S-Pen hacen que este terminal sea una de las mejores opciones a día de hoy.


Xiaomi podría lanzar una variante del Xiaomi Mi 8 con 8 GB de RAM


 

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

09/08/2018 17:37