motog4camaratrasera

Quién le hubiera dicho al creador del primer teléfono móvil, Martin Cooper, que llegaríamos hasta esta situación. Quién le hubiera dicho que la empresa para la que trabajaba sería comprada por un gigante de internet para luego ser vendida a una enorme multinacional tecnológica china. Pero aquí estamos, y Motorola ha sobrevivido a los numerosos cambios en el mercado de las telecomunicaciones manteniendo gran parte de su esencia.


Moto 360 Sport (2015): análisis y experiencia de uso diario


 

Siendo propiedad de Google, la empresa americana presentó una línea de productos, los Moto G, que destacaron por su potente hardware y reducido precio. Esta gama fue la responsable de adecentar la gama media en el mercado occidental, y actualmente gracias a esta apuesta el nivel y la competencia en este segmento están mucho mas elevados que antes.

Especificaciones

Aunque muchos temían que al ser comprada por Lenovo la compañía perdiera su esencia, lo cierto es que los chinos han respetado bastante bien la filosofía que Google implantó hace años. Las especificaciones del Moto G4 y del Moto G4 Plus así lo demuestran, manteniendo también el precio reducido al que ya nos hemos acostumbrado. Ambos terminales cuentan con una pantalla de 5’5 pulgadas con resolución Full HD protegida por Gorilla Glass 3, un procesador Qualcomm Snapdragon 617 de ocho núcleos, 2 GB de memoria RAM en la combinación más básica y una GPU Adreno 405.

motog4boton

Todo esto acompañado de una memoria interna de 16 GB ampliable mediante tarjeta microSD y una batería de 3000 mAh. Aunque comparten la cámara frontal, siendo esta de 5 megapíxeles, se diferencian enormemente en la cámara trasera. El Moto G4 “estándar” cuenta con una cámara de 13 megapíxeles con doble flash LED, mientras que su hermano mayor sube hasta los 16 megapíxeles con enfoque láser como gran añadido. La otra gran diferencia es la presencia de un sensor de huellas dactilares en el Moto G4 Plus, que hace que se aproveche algo mejor el marco frontal.

Diseño

El aspecto exterior de estos dos terminales es idéntico, y es una evidente evolución del diseño de los modelos del año pasado. La forma redondeada de sus esquinas y marcos, junto con su curva en la parte trasera ayudan mucho en su agarre con una sola mano, algo que no siempre es lo habitual en un smartphone de 5’5 pulgadas. El material empleado es el plástico en diferentes variaciones, con los marcos imitando al aluminio y la carcasa trasera con un tacto rugoso y que ayuda en el agarre.

motog4desmotado

Si nos paramos a describirlo detalladamente observamos que la parte frontal no cuenta con muchos detalles, siendo lo único destacable el altavoz, la cámara frontal y un micrófono en la parte inferior junto al sensor de huellas (en el caso del modelo Plus). En la Parte superior está situado únicamente el conector para auriculares Jack de 3’5 mm, y en la inferior el conector microUSB. Quizás Motorola debía haber incorporado ya el USB Tipo-C, pero suponemos que no le está dando tanta prioridad en la gama media.

En el lateral derecho se encuentra el botón de encendido con un tacto rugoso y justo debajo los botones de volumen. El lateral izquierdo no tiene ni un solo detalle, ya que para introducir las dos tarjetas microSIM y la microSD debemos extraer la carcasa trasera mediante una muesca en la parte inferior de esta. La batería no es extraíble directamente, pero por la construcción no parece que sea extremadamente difícil con un par de herramientas. En la parte trasera destaca la forma alargada verticalmente del módulo de la cámara con sus dos flash LED sobresaliendo ligeramente, y arriba a la izquierda otro micrófono más.

Pantalla y cámara

A diferencia de otros dispositivos de la gama media, que comenten el error de mantener la resolución HD en 5’5 pulgadas, el Motorola Moto G4 apuesta por la calidad de pantalla. La resolución Full HD se nota y mucho en una pantalla de 5’5 pulgadas, especialmente a la hora de reproducir vídeos o visualizar imágenes de calidad. Tiene unos buenos ángulos de visión y el nivel del brillo se comporta bien tanto en situaciones con poca luz, como en exteriores con luz directa. La representación de los colores es muy acertada, sin saturar demasiado las imágenes y con unos blancos perfectos. Quizás es en los negros donde más flojea pero nada excesivo que no se pueda pasar por alto.

Como hemos mencionado antes, el módulo de la cámara varía según el modelo. En el caso del Moto G4, sus 13 megapíxeles cumplen bien con lo que se espera de él, y se mantiene a la altura de otros smartphones de la misma categoría. Capta con bastante precisión los colores aunque a veces satura un poco la imagen, el balance de blancos es correcto y hemos quedado satisfechos con el resultado dentro de sus limitaciones. Como era de esperar, es en situaciones con poca luz donde más dificultades sufre la cámara.

motog4interfazcamara

En el caso del Moto G4 Plus, pegamos un salto de calidad importante en relación a su hermano. Ya no estamos ante una cámara “del montón”, Motorola ha querido apostar por este aspecto para destacar en la gama media y lo ha conseguido. La cámara saca unas fotografías realmente buenas, con un enfoque veloz y unos colores muy bien logrados. La calidad de las fotografías se acerca más a la gama alta de lo que nos esperábamos, y se agradece una apuesta así en un segmento del mercado que cada vez tiene más adeptos.

A continuación, os traemos unas fotografías realizadas con ambos terminales, para que podáis comparar las diferencias entre sus cámaras:

  • Moto G4:
  • Moto G4 Plus:

La cámara frontal que comparten ambos, de 5 megapíxeles, cuenta con bastantes opciones de personalización. Permite por ejemplo grabar a cámara lenta a 120 fps, activar el modo HDR, el modo profesional o realizar panorámicas. Se ha notado aquí el empeño de Motorola por contentar a los amantes de las selfies, ya que además incluye la opción de utilizar la pantalla como flash en situaciones con poca luz.

Los dos smartphones tienen exactamente la misma interfaz de cámara, y llama la atención que ninguno de los dos pueda grabar en 4K. Algo previsible en el modelo estándar pero no tanto el el modelo Plus. Otra curiosidad es que por defecto ninguno de los dos smartphones vienen con la cámara configurada para sacar las fotografías en la máxima resolución. La interfaz de la cámara destaca en el modo manual, donde nos dejan ajustar numerosos parámetros de una manera muy visual y sencilla.

Rendimiento, experiencia de usuario y batería

Sobre el papel, el procesador Qualcomm Snapdragon 617 y los 2 GB de RAM deberían proporcionar al Moto G4 un excelente rendimiento, y así lo hacen. No hemos tenido ningún solo problema de fluidez ni sobrecalentamientos inesperados, el sistema se ha movido velozmente en todo momento, incluso durante largos periodos de tiempo jugando. Los materiales ayudan a disipar bien al calor lo que se agradece, y la pantalla de 5’5 pulgadas ayuda a disfrutar plenamente del contenido multimedia.

AFIXX

Como es habitual en Motorola, el sistema operativo es la última versión del mercado, Android 6.0 Marshmallow. La antigua empresa americana mantiene su apuesta por dejar prácticamente Android Stock sin ninguna personalización, más allá de un par de Widgets, una aplicación de gestos y la interfaz de la cámara de la que hemos hablado antes. Todo esto se agradece ya que el smartphone no viene con prácticamente ninguna aplicación extra que nos moleste más allá de las propias de Google.

La batería de 3000 mAh se está convirtiendo en un estándar, y es algo que se agradece, ya que permite sin problemas aguantar un día de uso intenso. El hecho de que Motorola apueste por Android puro, vuelve a beneficiarnos una vez más, ya que evite un consumo excesivo de batería en segundo plano. Si bien es cierto que nunca hemos conseguido llegar a los dos días de uso normal, si que ha llegado con el 40% de la batería al final del primer día sin ningún problema.

Conclusiones

Aunque la competencia en la gama media ya no es la misma que cuando salió al mercado el primer Moto G, la empresa sigue demostrando que es la que manda en este segmento. Si tuviéramos que criticar algún aspecto de este dispositivo sería el precio. El Motorola Moto G4 estándar está actualmente a un precio de 225€ en Amazon, por lo que solo se pasa ligeramente del límite psicológico de los 200€. En cambio, el Motorola Moto G4 Plus, sube hasta los 270€, un precio quizás demasiado elevado a pesar de sus evidentes mejoras en la cámara fotográfica.

motog4portada

Pero por otro lado, el Moto G4 es un smartphone redondo, sin ningún punto débil destacable en el hardware y con un software actualizable durante mucho tiempo. Quizás el mejor dispositivo del momento en la gama media, no tanto por sus puntos fuertes sino por carecer de puntos débiles. Nuestra experiencia ha sido plenamente satisfactoria y no hemos echado de menos ninguna característica en relación con otros modelos de gama alta en cuanto a experiencia de uso.


Nuevo Motorola Moto Z: toda la información