IMG_20160523_184918

A día de hoy, comprarse un smartwatch es una tarea un tanto confusa, especialmente en el terreno fuera de Apple. Son varios los sistemas que intentan competir en un mercado en el que aún no existe ningún claro vencedor, y cada una de las posibilidades (PebbleOS, Tizen o Android Wear) ofrece funcionalidades interesantes.

A pesar de que los smartwatch con Android Wear llevan con nosotros un par de años desde la llegada del Moto 360, lo cierto es que es una idea que no ha terminada de cuajar en el mercado. Las ventas en 2015 de dispositivos con Android Wear —dónde Huawei y Motorola lideran las ventas de este sectormostró claros síntomas de debilidad a favor de unas ventas más que notables para el smartwatch de Apple.


Motorola Moto G4 y G4 Plus, análisis y experiencia de uso


Culpa de ello reside, principalmente, a los altos precios de los smartwatch en el terreno de Android Wear. No obstante, ahora es mucho más sencillo acceder a alguno de ellos, con la contraprestación de que llevan bastantes meses —incluso años— en el mercado. Ejemplo de ello es el Smartwatch 3 de Sony, que puede comprarse por, aproximadamente, 150 euros, pero el próximo mes de septiembre cumplirá la friolera de dos años.

Motorola, una de las principales firmas que ha apostado por el lanzamiento y posterior renovación de smartwatch en Android Wear, nos sorprendió el pasado año con la presentación de la segunda generación del Moto 360. Y, además, lo hizo por partida doble: con dos diseños bien diferenciados, una versión sport y una versión más elegante. Ahora, en este análisis vamos a hablar sobre el Moto 360 Sport. Un dispositivo muy completo, que te ayuda a tenerlo todo controlado.

Diseño y comodidad

SI en algo destaca el Moto 360 es por su diseño, respetando la forma circular de los relojes tradicionales. Tiene unas líneas muy cuidadas pero el conjunto del diseño no le hace nada de justicia. Hablamos, concretamente, de la versión Sport del Moto 360, que destaca por tener una correa de goma que poco o nada ayuda al diseño final del dispositivo.

Durante el tiempo que lo hemos utilizado podemos extraer dos conclusiones: la primera de ellas, que el material gomoso atrapa la suciedad de manera exagerada ya que se ensucia mucho y, lo peor, no es sencillo de limpiar. En segundo lugar, su utilización durante periodos prolongados, hace que llegue un punto en el que el smartwach moleste en la muñeca, y te lo tengas que quitar para que ésta descanse.

IMG_20160523_184648

Parte de esta última conclusión viene dado por el material del Moto 360, que al ser gomoso acabes sudando por la muñeca durante periodos largos de actividad, haciendo muy incómodo su uso continuado. No obstante, se agradece su peso, de apenas 50 gramos, y su flexibilidad.

El Moto 360 Sport, como su propio nombre indica, está especialmente diseñado para poder utilizar en periodos de actividad física. Para ello, Motorola ha decidido implementar protección IP67 que repele el agua y el sudor. Pero nada más, porque, como ya hemos comentado, es un imán para la suciedad.

Usabilidad y practicidad

Aunque de poco nos sirve hablar del hardware en un dispositivo así, nos encontramos con un reloj que funciona con un procesador de cuatro núcleos firmado por Qualcomm, concretamente el Snapdragon 400, acompañado de 512 MB de memoria RAM. Lo más importante de un dispositivo así es su usabilidad y su pantalla. Y en estas variables, el Moto 360 destaca por goleada.

La pantalla es algo fundamental en un smartwatch, que sea visible bajo la incidencia del sol —un factor muy criticado en su primera versión del Moto 360 de 2014. Aquí Motorola ha apostado por una pantalla LCD de 1,37 pulgadas con protección Gorilla Glass 3 —ofreciendo una mayor resistencia a arañazos— y tecnología AnyLight, una solución que evita reflejos en la pantalla para esas situaciones de máxima iluminación. Y el resultado es sencillamente perfecto. Eso, y la calidad del panel, ayudan mucho.

La usabilidad de un dispositivo como el Moto 360 se puede valorar en dos vertientes: como espejo de notificaciones y como dispositivo cuantificador. Este Moto 360 corre bajo la primera versión de Android Wear, lo que supone una total sincronización y conectividad con nuestro smartphone. Enlazar uno con otro es una tarea más que sencillo, y con la última actualización de Android Wear (antes de la llegada de Android Wear 2.0), el Moto 360 incorporó la conectividad WiFi, lo que le permite tener cierta independencia con el smartphone a la hora de recibir notificaciones y hacer uso de todas aquellas aplicaciones que trabajen en nuestro smartwatch.

El Moto 360 no sólo actúa como espejo de notificaciones, sino que nos permite interactuar con ellos y así evitar el uso del smartphone: si recibimos un correo podremos leerlo y contestarlo desde el smartwatch, buscar información en Google, hacer uso de Google Maps, Spotify, WhatsApp, etc… Todo ello a través de comandos de voz o usando la propia interfaz del sistema.

Por otro lado, el dispositivo, incorpora funcionalidades que ayudan a recabar información de nuestra actividad. Desde sensor de ritmo cardíaco, acelerómetro, giroscopio, sensor de luz ambiental y GPS. Aunque son funcionalidades presentes en la mayoría de smartwatches —no tanto el GPS—, en el Moto 360 Sport adquiere una mayor dimensión al ser un dispositivo ideal para deportistas. El propio reloj incluye aplicaciones que nos permite recabar toda esa información, como es Moto Body: nos detalla los minutos de actividad, calorías, pasos recorridos, etc. No obstante, aplicaciones como Runtastic nos ofrece un mayor rango de propuestas y todas se sincronizan con la app de nuestro smartphone dónde las podremos consultar detalladamente.

Una de las grandes ventajas, como comentábamos, es la incorporación de GPS, lo que nos evita tener que salir a correr con el smartphone encima. Eso permitirá que nuestro Moto 360 recoja toda la información y al llegar a casa, la vuelque en nuestro smartphone, detallándonos todos los detalles de nuestra salida.

La batería, su principal ‘pero’

Un diseño contenido y la incorporación de GPS no podía resultar nada bueno. La batería de este Moto 360 se queda en 300mAh, una cifra muy ajustada para las funcionalidades que ofrece el dispositivo. El principal handicap viene por parte del GPS, que aunque supone uno de los grandes puntos positivos de este Moto 360 frente a la competencia, también supone uno de los principales recursos que agota la batería cuando está en uso. La carga en este Moto 360 es inalámbrica, gracias al soporte de mesa que viene dentro del paquete del smartwatch.

IMG_20160615_161842

A su defensa tenemos que decir que el Moto 360 consigue aguantar todo el día, con un uso moderado. Así que si nos tomamos el uso del smartwatch como el de un smartphone —que prácticamente hay que cargar a diario—, no nos debería suponer ningún problema el poner dos dispositivos a cargar, en vez de uno. No obstante, la filosofía principal de los smartwatch estaba concebida para su durabilidad —en cuanto a autonomía—, pero en el Moto 360 no es algo que vayamos a conseguir.

En el momento en el que demos un uso intensivo —algo a lo que, precisamente, va destinado este Moto 360 Sport— sí que tendremos mayores problemas, teniéndolo que poner a cargar después del periodo deportivo, a pesar de haber salido de casa con el 100%.

Conclusiones

Hemos podido probarlo con la versión por defecto de Andorid Wear, pero es de esperar que el Moto 360 reciba la actualización a Android Wear 2.0, lo que le otorgará de grandes añadidos que pueden hacer más atractivo a nuestro smartwatch, en cuanto a funcionalidades se refiere.


Motorola Moto G4 y G4 Plus, análisis y experiencia de uso


El Moto 360 Sport es un dispositivo con carencias, pero también con muchas fortaleces. Entre ellas, y más importante, la de hacernos la rutina diaria con nuestro smartphone más sencilla. A ello, le añadimos el control de toda nuestra actividad diaria —ideal para personas que le gusten llevar un control sobre ello—.  En definitiva, un dispositivo muy completo, pero su autonomía y su acabado, sus principales defectos, hacen que haya que pensar dos y tres veces la necesidad de adquirir un dispositivo como este.


Android Wear 2.0: estas son las novedades de esta nueva versión