comparativa-lenovo

Hoy mismo se ha presentado el Lenovo Moto G5, siendo la renovación de la familia Moto G, que siempre se ha caracterizado por ser los mejores exponentes dentro de la gama media pero, ¿qué ha cambiado? Analizamos todos los cambios que ha realizado Lenovo en este Lenovo Moto G5 respecto a su antecesor, para valorar si vale o no la pena el cambio de un terminal a otro. Hay que tener en cuenta que ambos terminales se llevan una diferencia de un año, por lo que obviamente la versión anterior saldrá algo perjudicada.


El Lenovo Moto G5 ya es oficial y esto es lo que nos ofrece


La comparativa será en cuanto a especificaciones y diseño, puesto que no hemos podido probar tan a fondo el nuevo Lenovo Moto G5, pero así ya podéis haceros una idea de qué ha cambiado y de qué no en esta evolución en el gama media por excelencia que llevábamos un tiempo esperando ver.

Pantalla, más pequeña, misma resolución

Uno de los principales cambios estéticos que hemos visto en el Lenovo Moto G5 es la disminución de la diagonal de pantalla, pasando de las 5’5 pulgadas que teníamos en el Lenovo Moto G4, a las 5 pulgadas que encontramos en el Lenovo Moto G5, aunque eso sí, manteniendo la resolución de pantalla en FullHD y por ello, aumentando la densidad de píxeles de la misma, puesto que pasamos de los 401 píxeles por pulgada, a los 441, mejorando así el detalle de la pantalla.

lenovo-moto-g5-comparativa

Este cambio, podría venir dado a que gran parte de los usuarios de la familia Moto G, optaban por ellos ya que eran económicos y su tamaño de pantalla era muy accesible, gustando a casi todos los usuarios y al ofrecer solo una versión de 5’5 pulgadas con estas especificaciones, hacían que este terminal no fuera una buena opción para todos, por lo que el movimiento por parte de Lenovo de volver a las 5 pulgadas en el el Lenovo Moto G5 nos parece una gran decisión.

Diseño y construcción

En ambos terminales encontramos una construcción en plástico, aunque el Lenovo Moto G4 cuenta con un cuerpo unibody, mientras que en el Lenovo Moto G5 contamos con una parte trasera que podremos retirar para así acceder a una batería extraíble. Se nos hace raro ver como a día de hoy aún encontramos terminales con esta característica, que nos ofrece la posibilidad de contar con varias baterías a intercambiar conforme se vayan agotando, aunque ha perdido algo de capacidad respecto a su antecesor, de los 3000 mAh a los 2800 mAh, aunque hay que contar que tiene una pantalla más pequeña.

En la parte frontal, como cambio más destacado, es la inclusión de un lector de huellas dactilares, característica que solo encontrábamos en el modelo Plus del año pasado, además de contar con un mejor diseño de este. En la parte trasera también encontramos grandes cambios. El sensor de la cámara, que antes se alojaba en una especie de elipse junto al flash LED y al enfoque láser, ha cambiado y ahora es más parecido a lo que encontramos en el Lenovo Moto Z, una circunferencia que aloja tanto la cámara como el flash LED. El apartado fotográfico mantiene las mismas resoluciones en ambas cámaras, aunque en cuanto podamos analizar las del nuevo Lenovo Moto G5, veremos si han mejorado o no.

comparativa-lenovo-moto-g5

Procesador, memoria RAM y un largo etc

En este sentido tal vez sí hayamos perdido algo de calidad en el Lenovo Moto G5 respecto a su antecesor, puesto que el Moto G4 utilizaba el Qualcomm Snapdragon 617 de ocho núcleos como procesador, mientras que el Lenovo Moto G5 monta el Qualcomm Snapdragon 430, también de ocho núcleos, pero con algo menos de rendimiento. Este movimiento por parte de Lenovo, se debe a que no ha habido renovación del Moto G4 Play, el cual era el componente de más baja gama de los Moto G del año pasado y se ha visto combinado con la versión “normal”, dejando un único modelo mucho más equilibrado.

La memoria RAM se mantiene en los 2 GB, con lo que nada que destacar en este aspecto, pues ambos terminales cuenta con la misma cantidad de la misma. En almacenamiento sí vemos un cambio, puesto que pasamos de los 16 GB de la versión base del Moto G4 a los 32 GB de almacenamiento interno en el Lenovo Moto G5, eso sí, ambos ampliables mediante tarjeta MicroSD. La GPU también ha sufrido un cambio a mejor, pasando de la Adreno 405 a la Adreno 505, lo cual nos garantiza una mejor experiencia a la hora de mover juegos exigentes.

Pocas diferencias más podemos comentaros sin haber podido probar a fondo el nuevo dispositivo de Lenovo, el cual esperamos tener pronto para realizar un análisis a fondo y contaros todo referente a este nuevo teléfono que pretende volver a reclamar el trono de rey en la gama media.


LG G6 ya es oficial y te contamos todos sus detalles