sony-xperia-x-gama-competa

El teléfono móvil es ya una parte de nosotros mismos, casi una prolongación que llevamos a todas partes y donde guardamos una gran cantidad de información que muchas veces deberíamos de proteger más. La bajada de precio general para tener un móvil decente ha propiciado que el cambio de terminal se haga de media antes de los dos años y es una tendencia que parece que cada vez va a más.


Meizu M5 Note llegaría con 4 GB de memoria RAM y una batería enorme


Con la llegada de la navidad y las promociones como el Black Driday o el Cyber Monday provocan una bajada de precios en algunos casos lo suficientemente grande como para llamar la atención del consumidor y lo convence para cambiar de teléfono antes de lo que tenía previsto.

El precio, un factor clave a la hora de comprar un nuevo móvil

Una encuesta de Blancco Technology Group revela que un 68 % de los usuarios móviles en el mundo planean comprar un nuevo teléfono móvil estas navidades, bien sea para uso personal o para regalar. Esto serían aproximadamente 619 billones de euros en gasto, un 3,6% más que en el año 2015.

El 83% de los encuestados también dicen que su momento dulce para comprar es durante el Black Friday o el Cyber Monday, algo que se está siendo habitual entre los consumidores. El otro gran dato es que la mayoría se siente influenciado por el precio y de media buscan un terminal que ronde los 283 euros y sea bastante completo.

Todo esto no confirma nada nuevo, nos gusta cambiar y tener cada poco tiempo algo nuevo y renovado con un precio no bajo pero tampoco excesivamente alto y durante las rebajas de navidad. Las marcas toman nota de todo ello y por eso estos días hemos visto muchos descuentos en todas las gamas, desde lo más top de Samsung o Apple hasta la gama de entrada de Xioami, todo vale. Internet también tiene gran parte de culpa de las compras durante las promociones, ya que muchas de ellas son exclusivas online.

Fuente |  Blancco Technology Group


Oukitel U15S: nuevas funciones en su renovada capa de personalización