samsung-exynos-5-octa

Parece que hoy es el día de hablar de los procesadores móviles. Estamos en una época muy diferente a la vivida hace unos años en este mercado, ya que, aunque Qualcomm sigue reinando, existen otras opciones muy a tener en cuenta que mejoran el mercado, haciendo que todos se pongan las pilas para futuras generaciones. Por todo esto le podemos dar las gracias a Samsung, que fue la encargada de romper la barrera de la gama alta y chip Qualcomm, dejando un procesador Exynos que superó tanto en rendimiento como en estabilidad al Snapdragon 810. 


MediaTek anuncia el Helio X30 para competir con Qualcomm


Desde entonces hemos visto como Huawei y Samsung han apostado por sus propios procesadores, algo muy positivo y que actualmente nos deja una gama alta con una variedad de chips que no esperábamos en otro tiempo. Hoy mismo os hemos hablado del Helio X30, que ha sido presentado por MediaTek, pero tenemos más noticias sobre otro procesador que será otro de los más importantes en 2017.

Samsung ya está probando el Exynos 8895

Este año hemos visto en escena el Exynos 8890, que es una renovación bastante conseguida del Exynos 7420 que Samsung fabricó para el Galaxy S6. Tenemos más potencia, mejora en la autonomía y menor calentamiento, tres claves para contar con un buen procesador móvil. Pero las compañías siempre están innovando y probando las creaciones que tienen pendientes para años próximos. Esto es lo que parece está pasando con el nuevo procesador Exynos 8895. 

Tampoco sabemos si ese sera su nombre, pero Samsung ya lo está probando, y según fuentes chinas, el procesador está fabricado en 10 nanómetros. Esto es una clara mejora en cuanto a espacio, rendimiento y calentamiento, por lo que si esto es cierto, veremos un chip a la altura del Snapdragon 830.

Pero las filtraciones no acaban aquí, ya que también se sabe que en las pruebas realizadas con el nuevo procesador se ha llegado a testar en frecuencias de 4 GHz para los núcleos más potentes y en 2,7 GHz para los de potencia media. Esto nos deja saber que en principio puede generar más frecuencia que el Snapdragon 830, procesador que se ha probado en su frecuencia máxima de 3,6 GHz.

Veremos si finalmente los usuarios finales podemos conseguir tanta potencia o estaremos limitados, algo que es común en procesadores móviles dado el poco espacio de refrigeración en caso de sobrecalentamiento. Sea como sea, toca esperar una larga temporada hasta que veamos estos chips en acción. 


Pokémon Go tiene nuevos radares