Tu privacidad puede estar comprometida y tu móvil hackeado por cambiar la pantalla

Una de las cosas más duras para cualquier usuario de un smartphone, es que la pantalla se rompa. Nos encargamos de elegir el móvil más completo, con mejor resolución y diseño, pero luego a la hora de la verdad sufre una caída y la pantalla se rompe en mil pedazos. Esto ocurre mucho más de lo que nos pensamos, y aunque reparar no es algo barato, en muchos casos es lo que acabamos haciendo. Se trata de un proceso relativamente sencillo que incluso podemos realizar nosotros mismos. Cambiarle la pantalla al móvil puede ser costoso, pero en la mayoría de los casos el resultado es impecable, y contamos con una pantalla nueva.


OnePlus 5 vs iPhone 7, ¿qué pantalla es más resistente?


Hay varias opciones para reparar la pantalla de tu móvil, y en el puesto número uno está el soporte oficial, siendo en casi todos los casos la opción más cara. Llevarlo a una tienda de reparación es la segunda opción, ya que nos cobrará menos por cambiar la pantalla. Por último, podemos hacerlo nosotros siguiendo un tutorial, algo que dependiendo del móvil puede ser relativamente sencillo si lo hacemos con cuidado.

Así pueden robarte toda la información cuando cambias la pantalla

Tanto si optas por reparar tú la pantalla, como si lo llevas a una tienda no oficial, debes tener cuidado con una nueva vulnerabilidad que se ha detectado. Se trata de una técnica bastante rebuscada pero que puede ser muy efectiva si algún usuario quiere robar la información de millones de usuarios.

Lo más probable es, que tanto la tienda, como tú, optéis por comprar una pantalla no oficial, las cuales, se venden por decenas en internet. Estas pantallas son réplicas que en muchos casos pueden dar el pego. El problema viene cuando gracias a un estudio, sabemos que se puede colocar un chip en estas pantallas que monitorice todo lo que haces con tu móvil. Es algo así como el caballo de Troya, que se introduce en el interior del smartphone en forma de pantalla y acaba siendo un enlace para robarnos información, cuentas, fotografías y todo lo que tengamos dentro.

El proceso no es sencillo, pero se puede llegar a conseguir. Los fabricantes de estas pantallas, tan solo deben introducir un pequeño chip oculto que se encarga de robar todo lo que tengamos dentro. Al no tratarse de ningún archivo o elemento de software, la seguridad de Android estaría comprometida, por lo que estamos ante una vulnerabilidad importante.

De momento no se han hallado casos, y el único que vemos se trata de un estudio realizado a propósito para informar de ello. Con esto no queremos crear una alarma, pero a partir de ahora nosotros miraríamos muy detenidamente de dónde viene nuestra pantalla.  


Análisis del Nokia 6, el rival de la gama media premium


 Fuente | Yossi Oren 

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

21/08/2017 18:00