samsung-galaxy-s8

Llevamos semanas hablando sobre el próximo dispositivo de Samsung. Lo único que podemos tener claro por el momento, es que se llamará Galaxy S8 y que vendrá en un evento que se celebrará en abril. Todo lo demás, es información a la que todavía no tenemos acceso, al menos oficialmente. Como siempre ocurre, contamos con cientos de filtraciones y rumores que nos dejan especificaciones e imágenes de todo tipo. No todas hay que cogerlas como buenas, pero hay algunas que cuentan con una fuente realmente interesante, y una calidad digna de admirar. 


Cristal templado, ¿vale realmente la pena? 


La semana pasada, pudimos ver una supuesta imagen del Samsung Galaxy S8 encendido, apoyado y con un diseño que nos dejaba con la baba colgando. Todos los rumores apuntan que el dispositivo será finalmente así, pero no podemos confirmar nada. Hoy, contamos con una nueva fotografía que confirma un poco más el diseño del dispositivo. Vemos un color diferente, pero con las mismas líneas de diseño.

Casi todo pantalla, sin botones, ni sensor de huellas

La nueva imagen que podemos ver, nos deja con buenas noticias. Este nuevo dispositivo fotografiado es idéntico al anterior, solo cambia el color del cuerpo, algo que nos asegura que no se trata de una manipulación. Seguimos viendo la pantalla que acoge casi todo el frontal, el logo de Samsung en la parte inferior, y los sensores y el altavoz colocado en el mismo lugar.

samsung-galaxy-s8-foto

No vemos ningún botón físico en la parte frontal, algo totalmente nuevo para Samsung. Esto es exactamente lo que todos los rumores nos cuentan, un dispositivo con una pantalla curva que acoge gran parte del frontal, y sin botones físicos de navegación.

Ahora, solo nos queda ver filtraciones sobre la parte trasera, para saber si el sensor de huellas estará incluido ahí, o por el contrario vendrá debajo de la pantalla. Sin duda, estamos frente a uno de los dispositivos más esperados del mercado, aunque todavía nos quedan varios meses para poder verlo en acción.


Galaxy Pro A9 está llegando a Europa un año después