galaxy-s8-exynos-8895

Todo el revuelo que se está formando con la salida frustrada del Samsung Galaxy Note 7 no es nada bueno para la compañía. Samsung ha pasado de tener todo en la mano para contar con uno de sus mejores años a contar con un dispositivo que genera toda la desconfianza del mundo para los usuarios. Pese al problema con la batería, el Note 7 sigue siendo uno de los mejores dispositivos que tenemos en la actualidad, pero su llegada tardía y posible eliminación de algunos mercados, está haciendo que no se le tenga tan en cuenta.


Estas son las noticias más importantes de la semana pasada


Mucho se ha hablado sobre la posibilidad de que Samsung deje de lado el Note 7 y se centre en el Samsung Galaxy S8 para el año que viene. Lo que está claro es que la compañía tendrá que hacer las cosas realmente bien para conseguir que el mercado vuelva a confiar en uno de sus dispositivos. Si el problema del Note 7 no va a más, es posible que en unos meses todo se haya olvidado y Samsung tenga otra gran oportunidad.

El MWC de Barcelona será testigo del nacimiento

Según llega el final del año empezamos a ver rumores de los dispositivos, procesadores y nuevas tecnologías que nos esperan para el siguiente año. Esta vez no iba a ser menos y ya tenemos información muy interesante sobre una de las presentaciones más esperadas. Se trata del Samsung Galaxy S8. 

Este esperado dispositivo ya cuenta con una fecha de presentación oficial y es el 26 de febrero de 2016. Sí, como todos los años, el día de la presentación será justo antes del comienzo del MWC de Barcelona, la feria más importante sobre telefonía en todo el mundo.

Por el momento es la única información confirmada que tenemos del dispositivo, ya que todas las especificaciones son especulaciones. Según estas, veremos un dispositivo con una pantalla 4K, un procesador Snapdragon 830, 6 GB de RAM y un diseño algo cambiado respecto al S7. Poco a poco iremos conociendo más detalles del terminal, aunque por el momento es pronto para empezar con los rumores.


Analizamos la estrategia de Google con sus nuevos Pixel