imagen-instagram

El ritmo al que crece Instagram es brutal. Todas las redes sociales de éxito pueden presumir de tener una cantidad de usuarios muy grande, pero alguna de ellas, como Twitter, se encuentran bastante estancadas en lo que se refiere a actividad de dichos usuarios. Pero vemos otros ejemplos como Instagram o Snapchat que no paran de crecer diariamente. Que una red social crezca es algo muy positivo, ya que significa más cantidad de personas con las que interactuar y más cantidad de mejoras según la red social aumenta.


Xiaomi podría presentar unas gafas de realidad virtual 


Recientemente hemos visto algunos cambios importantes en Instagram, donde algunos han gustado más que otros. El cambio de icono no fue bien acogido por toda la comunidad, pero por ejemplo la posibilidad de traducir los mensajes y comentarios sí es algo que ha todo el mundo le gusta y le viene muy bien. A lo largo de los años hemos visto cómo la aplicación maduraba y se convertía en lo que es ahora, una de las mejores redes sociales del momento.

¿Harto de los comentarios?

Algunas veces los comentarios pueden ser algo tedioso en la aplicación. Todo el mundo puede comentar una foto nuestra y poner cualquier cosa en dicho comentario, algo que algunas veces puede no gustarnos. Cierto es, que podemos borrar dicho comentario, pero no anticiparnos a él y bloquearlo.

La buena noticia es que Instagram ha anunciado que esto será posible próximamente. Ya lo está probando en cuentas con un alto volumen de seguidores, aunque en breve todos podremos disfrutar de la nueva opción. Se trata de un gestor de comentarios, donde nosotros mismos podemos seleccionar quién nos puede comentar y quien no. Además también podremos quitar la opción de comentar en una foto determinada o bloquear las palabras ofensivas. 

Sin duda es algo bastante positivo, ya que bloquear los comentarios de las personas que no nos siguen o a una persona en concreto es algo que puede venir muy bien en alguna ocasión. Veremos cuándo desembarca esta moderación de comentarios de forma global.


Los teléfonos explotan más de lo que nos pensamos