DSC_02241

Samsung empezó muy bien el año. En el MWC nos presentó dos nuevos dispositivos que los podríamos seguir catalogando como los mejores del año. Estos dispositivos fueron el S7 y S7 Edge. Estos terminales fueron una evolución del S6 y S6 Edge corrigiendo todos los errores y mejorando todos los apartados en un pequeño porcentaje. Gracias a esta evolución podemos tener ahora en el mercado dos terminales con posiblemente la mejor cámara, la mejor pantalla y un rendimiento espectacular. Solo le faltaba un buen Samsung Galaxy Note 7 para completar el año.


¡Quiero seguir con mi Samsung Galaxy Note 7! ¿Qué puedo hacer?


El año pasado, exactamente en la segunda mitad del año, solo llegó a nuestro mercado el S6 Edge Plus, un terminal que era bastante parecido al Edge de ese año solo que con una pantalla más grande y una batería mayor. Decimos que sólo llego un dispositivo porque en otros países salió el Note 5, un terminal bastante parecido al Edge Plus con la diferencia que tenía la pantalla plana y contaba con el famoso SPen de la familia Note. Samsung decidió que no llegaría a muchos mercados porque los dos dispositivos se quitarían el mercado entre ellos.

El diseño pudo ser la causa de todo

Samsung Diseño

La noticia que os traemos hoy es que al parecer, el diseño ha podido ser la causa de las baterías defectuosas de las que tanto se está hablando. Como sabemos, el Note 7 es simétrico por los dos lados, es decir, que tiene la misma curva tanto en la parte frontal y trasera, lo que quiere decir que hay menos espacio en su interior para sus componentes al ser la curva tan pronunciada. A esto hay que sumarle que es el móvil más delgado de Samsung hasta la fecha y la inclusión de un SPen, que puede llegar a hacer una tarea bastante difícil meter todos los componentes ahí dentro.

Pues el poco espacio que hay para todos los componentes, ha obligado a la compañía encargado de hacer las baterías del Note 7 a dejar muy poco espacio entre las placas de aislamiento del ánodo y cátodo, lo que haría el estuviesen muy juntas la carga positiva y negativa de la batería. Este poco espacio sería la causa del cortocircuito que sufren los terminales Note 7 y la posterior fuga de calor que tanto se está hablando. Samsung ha querido perfeccionar tanto el diseño de su nuevo terminal que le ha salido muy caro.


La carga inalámbrica de LG se espera que sea la más rápida del mercado