Arreglar el Huawei Mate Xs será toda una pesadilla

Cuando compramos un teléfono, hay un apartado al que pocos usuarios le dan importancia, pero que debería ser uno de los puntos más a considerar: la reparabilidad del teléfono. Básicamente se trata de cuán fácil o difícil es reemplazara algún componente de nuestro móvil en caso de que se estropee, como por ejemplo, el puerto USB. Esto sirve tanto por si queremos hacerlo nosotros mismos, como para un servicio técnico (a más dificultad, mayor precio). Ahora bien, con la llegada de los teléfonos plegables, este proceso se ha complicado todavía más y con el Huawei Mate Xs, te entrarán sudores fríos.

Probablemente si tienes los 2.500 euros aproximadamente que cuesta este teléfono, no tengas la necesidad de abrirlo en ningún momento para reparar nada de su interior, sino que lo llevarías a algún servicio técnico especializado. De todos modos sabéis de sobra que en Pro Android nos apasiona poder ver los teléfonos por dentro y ahora podemos ver el último plegable de Huawei, el Mate Xs.

El Huawei Mate Xs es fácil de abrir, pero casi imposible de desmontar

Los teléfonos plegables presentan un gran reto para aquellos que traten de abrirlos, pues sus pantallas flexibles son extremadamente delicadas y un error puede significar la rotura total de este componente. En el caso del Huawei Mate Xs, hay que tener todavía más cuidado, puesto que la pantalla está siempre expuesta, incluso con el teléfono cerrado, por lo que en todo momento tiene que estar desplegado para su reparación. Retirar las dos tapas traseras no es extremadamente complicado al ser de plástico (no hay que preocuparse por una rotura de cristal), pero los problemas están por dentro.

La primera parte del desmontaje se sucede sin grandes dificultades, pues al final no dejan de ser los mismos tornillos y conectores que en cualquier otro teléfono. Retirar las cámaras o la placa base no presenta grandes problemas, siempre y cuando no apliquemos demasiada fuerza en el teléfono para no dañar la pantalla que queda apoyada sobre la mesa. Pero en cuanto queramos retirar la batería (una de las reparaciones más recurrentes), empiezan los problemas. Ambas baterías están demasiado pegadas, lo que puede acabar significando que la pantalla reciba daño colateral al intentar retirar estos componentes.

Y aquí es donde acaba lo “sencillo” del desmontaje de este Huawei Mate Xs. Para poder seguir con él, deberemos retirar la pantalla, su elemento más delicado y otro de los que más reparaciones necesitará, probablemente. Si este teléfono sufre daños en la bisagra, casi que a Huawei le saldrá mejor cambiar por completo el teléfono que intentar arreglarla, pues llegar hasta ella pone en riesgo demasiados elementos internos, lo que le ha valido al Huawei Mate Xs para llevarse un 2 sobre 10 en cuanto a reparabilidad se refiere, es decir, casi imposible de arreglar.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

14/04/2020 12:10