Análisis del Samsung Galaxy Note 10: una experiencia redonda en (casi) todos los sentidos

Durante las últimas dos semanas hemos estado probando el último flagship de Samsung, el Samsung Galaxy Note 10. En este caso se trata de la versión de tamaño reducido, si os interesa conocer todos los detalles del Note 10+, mejor pasaros por el vídeo del canal. Pese a no ser el modelo plus, este Galaxy Note 10 comparte la gran mayoría de las características con el modelo superior, por lo que la experiencia de uso es similar, como era de esperar. A pesar de ello, encontramos diferencias interesantes en diferentes aspectos de su experiencia de uso.

Puesto que se trata de un teléfono con mucho que ofrecer, quizás este análisis sea más largo que los que os traemos normalmente, pues no queremos dejarnos ningún detalle por comentar de la experiencia que hemos tenido con el teléfono en las dos últimas semanas. Si quieres conocer todas nuestras sensaciones, ponte cómodo, porque aquí te dejamos con el análisis del Samsung Galaxy Note 10.

Características completas del Samsung Galaxy Note 10

Antes de empezar a hablar sobre toda la experiencia de uso que hemos tenido con el último teléfono de Samsung, os dejamos las características internas al completo, pues ayudarán a entender los diferentes apartados de los que hablaremos más adelante. El precio oficial de este Samsung Galaxy Note 10 es de 949 euros, por lo que se espera que ofrezca lo mejor de lo mejor en todos los sentidos, aunque os podemos decir que hay aspectos que no nos han convencido. Sin más, estas son sus características:

  • Pantalla de 6,3 pulgadas Dynamic AMOLED con tecnología Always On
    • Resolución FullHD+ (2.280 x 1.080 píxeles)
    • Densidad de píxeles de 401 ppp
    • Certificación HDR 10+
    • Protección Corning Gorilla Glass 6
    • Agujero en pantalla en el centro de la misma
  • Procesador Exynos 9825 de ocho núcleos hasta a 2.7 GHz
  • 8 GB de memoria RAM
  • 256 GB de almacenamiento interno UFS 3.0
  • Triple cámara trasera:
    • Principal de 12 megapíxeles f/1.5-f/2-4 con OIS
    • Gran angular de 16 megapíxeles f/2.2 y 123º de ángulo de visión
    • Telefoto x2 de 12 megapíxeles f/2.1 con OIS
  • Cámara frontal de 10 megapíxeles con tecnología Dual Pixel y f/2.2
  • Batería de 3.500 mAh
    • Carga rápida de hasta 25 W
    • Carga inalámbrica de hasta 12 W (+ carga inalámbrica inversa)
  • Certificación IP68
  • S-Pen con 4096 niveles de presión
  • Android 9.0 Pie bajo Samsung OneUI
  • Altavoces estéreo firmados por AKG
  • Dolby Atmos
  • USB Tipo-C
  • Dimensiones de 151 x 71,8 x 7,9 milímetros
  • Dimensiones del S-Pen: 105,08 x 5,8 x 4,35 milímetros
  • Un peso de 167 gramos
  • Peso del S-Pen: 3,04 gramos
  • WiFi 802.11 a/b/g/n/ac/ax de doble banda y hasta 1,2 Gbps de velocidad de carga y descarga
  • Bluetooth 5.0, NFC, GPS, Galileo, Glonass, Beidou
  • Conectividad 4G

Samsung Galaxy Note 10

En este apartado de momento no podemos quejarnos de absolutamente nada, en cuanto a números, este Samsung Galaxy Note 10 es de lo mejor que hay en el mercado. Os podemos decir que su experiencia de uso también es de las mejores, aunque falla en algunos apartados clave, como ya veréis más adelante.

Diseño compacto y ergonómico, pero muy sucio

El Samsung Galaxy Note 10 es un teléfono que entra por los ojos. Da igual si lo tenemos en la mano o sobre una mesa, boca arriba o boca abajo, llama la atención. A simple vista se nota que estamos ante un teléfono de alta gama, pues se nota que todos los detalles están perfectamente pulidos. Pero bueno, seamos más concretos. Como podéis ver en las imágenes de nuestro análisis, el modelo que nosotros tenemos es el Aura Glow, muy llamativo, sobre todo por la cantidad de colores que muestra la parte trasera según los reflejos que tengamos con la luz de cada momento.

Samsung Galaxy Note 10

Pese a ser tan atractivo a la vista, este Samsung Galaxy Note 10 comparte el mismo defecto que cualquier otro  teléfono de cristal: se mancha demasiado rápido. En la parte trasera cualquier roce de nuestro dedo deja marca, por lo que cuando lo sujetamos con normalidad, es obvio que quedará toda la mano marcada. En otras versiones de color quizás se disimule más, pero la Aura Glow a contraluz nos muestra todas las marcas de nuestros dedos (aunque si la miramos de frente, no lo notaremos).

Sobre el diseño en general del teléfono. Cuando lo ves hay algo que te llama la atención, no sabes bien el qué, pero notas algo diferente. Pues bien, esto nos ha ocurrido a nosotros y a varias personas al verlo y la razón es sencilla: estamos frente a un teléfono muy “cuadrado”. Cuando empezó la tendencia de pantallas sin marcos, estas fueron redondeando las esquinas del teléfono y de la pantalla para que fuera más cómodo a la mano. El Samsung Galaxy Note 10 es un teléfono orientado a la productividad, por lo que cualquier extra de pantalla es bien recibido. En este caso, las esquinas son más rectas de lo normal, pero para nada hacen que el teléfono sea incómodo.

Samsung Galaxy Note 10

Con el Galaxy Note 10+, que sea tan cuadrado es más problemático por su tamaño, pero este Samsung Galaxy Note 10 es un teléfono compacto, lo que hace que sea muy cómodo. Sí, aunque tengamos una pantalla de 6,3 pulgadas, el tamaño del teléfono en sí es más pequeño a la media. Esto en gran parte es gracias a los reducidos marcos de pantalla. En la parte superior es minúsculo y en los laterales casi no se aprecian por la curvatura del cristal. El marco inferior es algo mayor a los otros, pero de nuevo, inferior a la media. La cámara frontal, como veréis en imágenes, se encuentra en un agujero en pantalla centrado en la parte superior.

Samsung Galaxy Note 10

Si a este tamaño le sumamos la curvatura del cristal de la parte trasera, hace que tengamos un teléfono muy ergonómico, que sienta genial a la mano. Además, al ser un teléfono más estrecho de lo normal, también tendremos mejor agarre, por lo que no da la sensación de ser resbaladizo. Como detalle, la curvatura de la pantalla y de la parte trasera son idénticas, lo que permite mantener una simetría en el teléfono que nos deja con unos marcos superior e inferior de esquinas perfectamente redondeadas.

Samsung Galaxy Note 10

Ya que estábamos hablando de su parte trasera, en ella solo encontramos el logo de Samsung  y un módulo de cámara en la esquina superior izquierda de formato vertical. En su interior, tres sensores de cámara de los que hablaremos más adelante y a su derecha, un flash LED. Por raro que parezca, el lateral derecho de este Samsung Galaxy Note 10 se mantiene completamente limpio, pues todos los botones están en la parte izquierda (por fin los zurdos tenemos un teléfono adaptado a nosotros). Al principio es raro que la botonera se encuentre ahí, pero es fácil acostumbrarse. Los botones son los de volumen y el de encendido/bloqueo/Bixby, algo que comentaremos en la experiencia de uso.

Samsung Galaxy Note 10

En la zona superior del teléfono tenemos la bandeja para las tarjetas nano SIM y un micrófono. En la inferior, micrófono de llamadas, USB tipo C, altavoz principal y S-Pen (de izquierda a derecha). En las características hablábamos de altavoces esteréo, eso es porque el de las llamadas también funciona para el multimedia. Como detalle, es muy difícil apreciar la ranura por la que sale su sonido, pues es diminuta, pero también tenemos un orificio en la parte superior por la que sale ese mismo audio.

Pantalla y audio: de lo mejor del mercado

A diferencia de su hermano mayor, el Samsung Galaxy Note 10 cuenta con una pantalla en resolución FullHD+. No notaremos el descenso en resolución, sobre todo al tener un menor tamaño, pero sí que es algo que acabaríamos notando en el consumo de su batería. Esta pantalla cuenta con un panel Dynamic AMOLED, con certificación HDR 10+ y protección Corning Gorilla Glass 6. ¿En que se resume todo esto? En que estamos frente a una de las mejores pantallas del mercado. Sí, no es tan buena como la del Note 10+ o el Google Pixel 4, pero sigue siendo una experiencia visual excelente.

Samsung Galaxy Note 10

La calidad de los colores nos ha sorprendido para bien, pues pese a ser una pantalla AMOLED son muy naturales, aunque podremos escoger un modo de colores vivos que los satura demasiado, para nuestro gusto claro. En cuanto a las pantallas, Samsung sabe lo que hace y así lo vuelve a demostrar con este Samsung Galaxy Note 10. Los ángulos de visión son estupendos y eso que en pantallas curvas es un apartado que suele verse penalizado. El contraste es probablemente el mejor que hemos visto en un teléfono y los negros, como era de esperarse en una pantalla del estilo, son profundos, lo que otorga más contraste todavía a la imagen.

En cuanto a niveles de brillo, quizás nos esperábamos algo más, pero no podemos quejarnos demasiado. A plena luz del día y con luz solar directa, en la pantalla se podía ver todo el contenido perfectamente con brillo automático. Aunque es cierto que nos esperábamos algo más impactante con sus 1.300 nits. Respecto al brillo mínimo, tampoco es tan bajo como para poder utilizar el teléfono en total oscuridad sin ninguna molestia, sobre todo con colores claros. Lo bueno de una pantalla de este estilo es que cambiando a colores oscuros, casi no recibiremos luz (un píxel negro en una pantalla AMOLED significa que está apagado y no emite luz).

Samsung Galaxy Note 10

Otro de los puntos que nos ha encantado de esta pantalla es su latencia. Es algo que notaremos nada más utilicemos por primera vez el teléfono y es que todo se mueve prácticamente al instante cuando tocamos la pantalla (más rápido que en la gran mayoría de móviles). En parte tiene mucho sentido, pues es una característica que tiene que estar muy optimizada para utilizar el S-Pen con comodidad.

Este Samsung Galaxy Note 10 nos permite reproducir contenido en FullHD en cualquier plataforma (Netflix, Amazon Prime Video…) e incluso en HDR, como es el caso de algunos vídeos de YouTube, que nos marcarán junto a la resolución y tasa de frames que el alto rango dinámico está activado también.

Spotify Samsung Galaxy Note 10

Si bien la pantalla es muy buena, para disfrutar del contenido multimedia nos hace falta también un buen sistema de audio. Este Samsung Galaxy Note 10 cuenta con dos altavoces en estéreo y en resumen, tanto la calidad como su volumen son muy superiores a la media que vemos en el mercado. Obviamente están a la par de teléfonos de precio similar, pero utilizarlos es una gozada y nunca acabarán bloqueados los dos de forma simultánea (ni queriendo).

Rendimiento y experiencia de usuario

Teniendo en cuenta que el precio de este Samsung Galaxy Note 10 es de 949 euros, es de esperar que su rendimiento y experiencia de uso sea impecable. Durante estas dos semanas podemos decir sin miedo que hemos disfrutado de utilizar este teléfono. Absolutamente todo funciona con total fluidez, sin problemas, sin ralentizaciones. Los tiempos de espera son mínimos…en fin, una experiencia excelente, ni más ni menos. Por supuesto hay puntos que destacan y es precisamente eso lo que os queremos contar.

En tema de rendimiento, incluso teléfonos de menos de la mitad de su coste le pueden plantar cara, pero hay detalles que se recortan cuando bajamos tanto el precio de un teléfono. Es el claro ejemplo de las antenas. Tanto en 4G como en redes WiFi, la experiencia ha sido más que buena. Tanto la estabilidad como la velocidad son de lo mejor que podemos tener. Lo mismo pasa con el motor de vibración, un elemento que pasa muy desapercibido, pero que puede causar rechazo a un teléfono si no es bueno. En este caso, es magnífico y cuenta con un control increíble. De los mejores, si no el mejor, de los que hemos probado, sin duda.

Hay detalles que ya hemos mencionado sobre su experiencia de uso en otros apartados, como es su comodidad en la mano, la calidad de su pantalla y de su audio, pero como es normal, no todo iba a ser de color de rosa. En Pro Android somos fieles defensores de las pantallas planas y este Samsung Galaxy Note 10 ha hecho que nos reafirmemos en esa decisión. A lo largo de estas dos semanas, por lo menos habremos tenido una docena de falsos toques en pantalla debido a la curvatura. Eso ha provocado que adelantemos vídeos de YouTube sin querelo (y viceversa), entrar en submenús que no queríamos o diferentes acciones en según que aplicación (cambiar de canción, escribir letras que no tocamos…).

Call of Duty en el Samsung Galaxy Note 10

Sobre el rendimiento en general del teléfono, no hay queja posible. No, el Exynos 9825 no es el mejor procesador del momento y es superado por un par de modelos de Qualcomm, por ejemplo, pero su rendimiento no nos ha planteado dudas a la hora de utilizar el teléfono. Es probable que con el paso del tiempo, se vea más penalizado en el apartado gráfico que un terminal con procesador Snapdragon, pero hoy en día, nos permite mover cualquier aplicación o juego con la mejor calidad gráfica y sin ningún problema en la tasa de frames.

Hemos probado Call of Duty y podemos poner todos los ajustes al máximo sin problema, en juegos casuales como Brawl Stars tampoco tendremos dificultades y en un título como Fortnite, podremos jugarlo a 60 fps en una buena calidad gráfica también. A todo esto, no hemos notado sobrecalentamiento ni siquiera al jugar a los títulos más intensos, algo que en el Galaxy S10e reconocimos como un problema molesto.

Samsung DeX

En cuanto al sistema en sí, tampoco hay problemas de rendimiento. El launcher podría ser algo más rápido, pero con alternativas como Nova Launcher queda solucionado, aunque tampoco resulta molesto (aunque deberemos ajustar unas cuantas cosas del mismo, como la cantidad de iconos por pantalla). La multitarea con esos 8 GB de memoria RAM se mueve sin problema y es capaz de mantener una gran cantidad de aplicaciones en segundo plano sin dificultades.

Puestos a hablar del sistema, queremos hacer dos menciones especiales: Samsung DeX, que nos permite conectar el móvil a una pantalla o a un ordenador para disfrutar de una experiencia similar a la de un PC; y la experiencia de uso con accesorios oficiales como los Samsung Galaxy Buds, que al abrir la caja nos muestra una interfaz para conectarlos y que podremos cargar haciendo uso de la carga inalámbrica inversa.

Samsung Galaxy Note 10 y Galaxy Buds

Para los que estéis interesados en benchmarks, AnTuTu por ejemplo nos arroja una puntuación de 441.791 puntos (aunque ha habido cambios en las puntuaciones y no podemos ver cómo queda frente a sus rivales). Otro benchmark que hemos utilizado es AndroBench, para medir la velocidad de su almacenamiento UFS 3.0, que alcanza los 1.361 MB/s, de lo mejor que podemos tener en pleno 2019.

Benchmarks Samsung Galaxy Note 10

S-Pen ¿Factor diferencial?

Uno de los principales atractivos que se nos presentan en este Samsung Galaxy Note 10 es su S-Pen. El lápiz óptico de Samsung nunca ha tenido tantas funciones. Sus 4.096 niveles de presión nos permiten escribir y dibujar con precisión. Si lo sacamos de su zona con la pantalla activada (tenemos que apretar la zona donde sobre sale), podremos realizar notas rápidas sin necesidad de encender la pantalla o desbloquear el teléfono. En caso de tenerlo desbloqueado, podremos acceder a un menú con las siguientes opciones:

  • Crear notas
  • Ver todas las notas
  • Smart select
  • Escritura en pantalla
  • Mensajes animados
  • Dibujos AR
  • Traducir
  • Pen-up

S-Pen Samsung Galaxy Note 10

La ventaja es que podemos añadir accesos directos a muchas más opciones o aplicaciones. De esa lista, las opciones más útiles son las de crear notas y las referentes a las capturas de pantalla. El resto son funciones interesantes para la primera vez que las usas, pero después llegas a olvidarte que estaban ahí.

La precisión del S-Pen en este Samsung Galaxy Note 10 es magnífica y podremos apoyar la palma de la mano en la pantalla que no realizará falsos toques (cuando el teléfono reconoce que el S-Pen está cerca de la pantalla, no reacciona con nuestro dedo). Una de las funciones que más nos ha gustado es la de trascribir nuestras notas a texto digital, cuyo reconocimiento del texto manuscrito nos ha sorprendido para bien, pues incluso con mala letra consigue descifrar el mensaje y respeta diferentes formas de numeración. Eso sí, también es posible que en algún caso una letra o palabra no la interprete bien.

El S-Pen no está hecho para todo el mundo. Más allá de nuestras pruebas, le hemos sacado provecho real en tres ocasiones (lista de la compra y notas rápidas básicamente). No es un elemento que vayas a utilizar en el día a día a no ser que tomes muchas notas del estilo. Eso sí, tenemos que reconocer que muchas veces lo sacábamos solo para poder apretar su parte superior repetidamente, como si de un bolígrafo se tratase.

Samsung Galaxy Note 10

Este S-Pen también nos permite realizar gestos en el aire para el control de diferentes apartados del móvil: subir o bajar volumen, avanzar un vídeo, cambiar el zoom de una cámara, cambiar entre cámaras… y utilizar su botón para pausar o reanudar alguna reproducción o tomar fotografías. Los gestos no hemos conseguido que funcionasen del todo bien, pero el botón para tomar fotografías (sobre todo selfies grupales), nos ha resultado bastante útil.

Cámaras: tres sensores que dan mucho juego

De nuevo, al hablar de este apartado en un teléfono de 949 euros se espera que la experiencia esté a la altura. Haciendo un resumen rápido, el Samsung Galaxy Note 10 nos ofrece una experiencia fotográfica muy completa, pero no es la mejor del mercado (aunque sí de las mejores). Lo primero de todo, os recordamos los detalles físicos de cada una de las tres cámaras traseras de este terminal:

  • Principal de 12 megapíxeles f/1.5-f/2-4 con OIS
  • Gran angular de 16 megapíxeles f/2.2 y 123º de ángulo de visión
  • Telefoto x2 de 12 megapíxeles f/2.1 con OIS

Cámaras Samsung Galaxy Note 10

Samsung se ha quedado un paso por detrás de otros competidores en el tamaño de sus sensores de cámara. No hablamos de resolución, sino de tamaño físico, pues hoy en día encontramos sensores de más de media pulgada en diferentes móviles. A mayor tamaño de sensor (manteniendo resolución), mayor tamaño de píxeles, por lo que entra más luz y las fotografías en las diferentes escenas mejoran en gran medida. Pese a ello, este Samsung Galaxy Note 10 saca pecho en casi cualquier situación.

Una de las cosas que más nos han gustado de estas cámaras, es la similitud de los colores entre las tres. En muchos otros teléfonos, el sensor gran angular o el telefoto presentan resultados dispares del sensor principal. En este caso, la interpretación de los colores que realiza Samsung permiten que estas cámaras ofrezcan imágenes de apariencia similar, tanto en colores como en rango dinámico.

Respecto a los colores, normalmente son bastante naturales, pero si dejamos activado el reconocimiento de escenas, veremos como en algunos casos satura demasiado la escena (como el cielo naranja en una de las fotos que os dejamos). La cámara gran angular podemos utilizarla en cualquier ocasión (menos en modo vídeo), mientras que la cámara telefoto, en condiciones de baja luz no se activará y hará uso del zoom digital del sensor principal.

En condiciones de buena luz los resultados son excelentes y hemos notado un muy buen rango dinámico. Lo mejor de todo es que cuando baja la cantidad de luz de la escena, la calidad de la imagen no se ve muy perjudicada, en gran parte gracias a la apertura focal variable, que puede cambiar entre f/1.5 y f/2.4. Esa apertura focal 1.5 permite que entre más luz al sensor y por tanto que los resultados sean mejores. En modo Pro podremos controlar manualmente esta apertura, que se aprecia a simple vista.

Con el gran angular los resultados de día también son geniales y este cámara ofrece mucho juego en paisajes, tanto naturales como urbanos. Como curiosidad, si el móvil detecta que estamos ante un paisaje, se nos sugerirá usar esta cámara. El sensor telefoto es el menos necesario de todos, pero nos permite aportar otro punto de vista a nuestras escenas sin perder detalle. De nuevo, nos ha encantado utilizarlo en paisaje urbano, sobre todo con puentes y edificios.

Selfie Samsung Galaxy Note 10

La cámara frontal tampoco nos deja fríos. Sus 10 megapíxeles no parecen gran cosa, pero ofrece un buen nivel de detalle incluso en condiciones de baja luz. Los selfies son naturales y no suaviza nuestra cara, algo de agradecer en una época donde el modo belleza a veces no puede desactivarse del todo. Cuando abrimos la cámara, notamos como la cámara tiene un ángulo de visión bajo, pero podemos ampliarlo tocando sobre el botón inferior.

Respecto a la aplicación de cámara, la interfaz es más que generosa. De uso sencillo, no renuncia a nada. Tenemos un modo vídeo que funciona magníficamente (el mejor que encontramos a día de hoy en Android), que cuenta con la función audio zoom que amplifica el volumen del objeto al que estamos acercándonos al hacer zoom. También destacamos el modo Pro, muy completo, así como el modo Instagram, que nos permite subir contenido a las historias de la red social sin perder apenas calidad y que destaca por encima de cualquier otro Android.

También podemos utilizar un modo noche, pero sinceramente, no aporta resultados mucho más destacables de los obtenidos automáticamente. Cámara lenta, super cámara lenta, cámara rápida o enfoque dinámico son algunos de los otros modos de cámara que tenemos en este Samsung Galaxy Note 10.

Batería: su mayor defecto, pero tiene una tirita

Los 3.500 mAh de este Samsung Galaxy Note 10 se nos antojaban algo justos para sus 6,3 pulgadas de pantalla. Esperábamos una autonomía bastante en la media, pero lo suficientemente buena como para llegar al final del día. En estas dos semanas de uso, podemos decir que es claramente lo peor que tiene el terminal. Prácticamente todos los días deberemos hacer una pequeña recarga en algún momento para poder llegar de forma cómoda hasta la noche.

Hemos hecho un uso variado del teléfono: juegos, vídeos, redes sociales, etc. y los consumos siempre han sido similares. Hablando de números, no hemos conseguido alcanzar las 5 horas de pantalla activa en una sola carga de forma cómoda y con un uso intenso necesitarás una recarga para llegar con batería a la noche. Hemos probado tanto con el modo oscuro como con el claro y la autonomía es muy similar, unas cuatro horas y media de pantalla activa por cada carga.

Analizando las gráficas de consumo, no es difícil darse cuenta que este Samsung Galaxy Note 10 no entra en reposo, incluso cuando estamos varias horas sin tocar el teléfono, vemos que perdemos un porcentaje significativo de batería. Hemos probado a restablecer de fábrica por si fuera alguna aplicación que nos estuviese dando el problema e instalando lo justo y necesario, pero nada.

Esta autonomía hace que desechemos una de las características más interesantes que tiene este terminal: la carga inalámbrica inversa. Podemos cargar incluso un iPhone 11 Pro Max, como se ve en las fotografías, pero lo último que necesitamos es compartir la batería con alguien más. En caso de tener unos auriculares con carga inalámbrica o un smartwatch, es diferente, pues cuentan con baterías de menor capacidad y tiene más sentido compartir de forma inalámbrica energía con ellos.

A pesar de no tener una buena autonomía, hay un apartado que hace que nos olvidemos de ello: el tiempo de carga. Con el cargador de 25W tendremos el Samsung Galaxy Note 10 al 100% en tan solo 1 hora y 15 minutos. En caso de tener un cargador inalámbrico, podremos beneficiarnos de los 12W de potencia soportados. La verdad es que a pesar de su autonomía, no hemos dejado de disfrutar de este Samsung Galaxy Note 10, porque en pocos minutos teníamos batería para horas.

Nuestra opinión del Samsung Galaxy Note 10

Si habéis llegado hasta aquí, os habréis dado cuenta que el Samsung Galaxy Note 10 nos ha gustado mucho. Estamos frente a un terminal que nos ofrece prácticamente lo mejor de lo mejor en todos los apartados, incluso en detalles que suelen pasar por alto, como la vibración o la latencia de su pantalla. Lo que más nos ha gustado es la experiencia de uso general, es redonda y dejará más que satisfecho a cualquier usuario, porque básicamente todo funciona como debe funcionar y a pleno rendimiento. Con las cámaras hemos disfrutado mucho, pero somos conscientes de que hay mejores alternativas.

Google Maps Samsung Galaxy Note 10

Lo que menos nos ha gustado del Samsung Galaxy Note 10 es su batería, que flojea respecto a la gran parte del mercado actual. Por lo menos su carga rápida compensa, aunque de nuevo no es la mejor del mercado. Otro defecto que hemos encontrado, que ya va más por gustos, es su pantalla curva, que en algunos momentos nos ha provocado falsos toques al sujetar el teléfono. Pero en conclusión el Samsung Galaxy Note 10 es un teléfono más que completo. Su precio de 949 euros no lo hace estar al alcance de cualquiera, pero es un caso en el que se nota que pagar más está justificado, aunque ahora en Amazon lo encontramos por debajo de los 800 euros.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

21/10/2019 18:00