Análisis del Xiaomi Mi A3: la evolución del Android One de Xiaomi

El Xiaomi Mi A3 se muestra al mundo como uno de los smartphones más esperados del año. Después del increíble éxito del Mi A2, muchos eran los usuarios que esperaban como agua de mayo la llegada del tercer dispositivo Android One de la compañía china. Hablamos de un terminal que llega al mercado para convertirse en uno de los reyes de la gama media pero que cuenta con algunas trabas importantes que no esperábamos en un principio. En general, el nuevo móvil de Xiaomi destaca por su cámara, diseño y software y muestra sus puntos negativos en una pantalla con resolución HD+ y la inclusión de un lector de huellas en pantalla que, como todos, no está preparado para competir con los convencionales.

El Xiaomi Mi A3 ya está disponible en los puntos de venta oficiales por un valor de 249 euros en su edición de 64 GB y de 279 euros en la versión de 128 GB. Nosotros hemos podido analizar el dispositivo de menor almacenamiento interno y lo cierto es que es muy recomendable pagar 30 euros más para poder contar con un mayor espacio. El nuevo gama media de la compañía china ya ha irrumpido en el mercado y nosotros queremos contarte lo bueno y lo malo de este terminal, los fallos más habituales y las cualidades a tener en cuenta para que puedas conocer todos y cada uno de los detalles del nuevo Xiaomi Mi A3.

Un diseño atractivo con cambios importantes

El diseño es uno de los aspectos que más nos gustan de un Xiaomi Mi A3 que cambia completamente su estética en relación a las anteriores ediciones, pero que mantiene las líneas de los últimos móviles fabricados por Xiaomi. Distinguir este terminal del Mi 9 resulta complicado en muchas ocasiones y es que la compañía china ha decidido cambiar la superficie metalizada por una carcasa de vidrio que le aporta un aspecto mucho más premium al dispositivo. Hablamos de un terminal que nos ha recordado tanto en color como en estética al P30 Pro que ya pudimos analizar hace unos meses. Eso sí, incluyendo apartados tan importantes como el logotipo de Android One y el nuevo logo de Xiaomi en la esquina inferior izquierda. Sin duda, una nueva imagen de marca que aporta un aire más elegante al dispositivo.

En esta ocasión, hemos podido analizar el modelo grisáceo con el que Xiaomi ha buscado integrar un poco más de elegancia y sobriedad a la gama. Hablamos de un dispositivo con un gradiente bastante atractivo pero que nada tiene que ver con la versión azul y sus curvas o el modelo blanco y su colorido. Tuvimos la ocasión de ver todas las versiones de color durante la presentación oficial y nos quedamos prendidos de las tonalidades azules. Para terminar con la parte trasera nos encontramos con una triple cámara vertical que llega acompañada del flash LED y que sobresale bastante de lo que es el cuerpo del smartphone. Sin olvidarnos de la ausencia del lector de huellas que pasa a la parte delantera. En general, se trata de un móvil atractivo y de lo más resbaladizo que se muestra al mundo como un auténtico imán para las huellas dactilares. Suerte que Xiaomi incluye una funda translúcida con tonos negros que le sienta bastante bien al dispositivo.

En la parte delantera, Xiaomi ha decidido seguir apostando por el notch en forma de gota de agua y un aprovechamiento más que correcto de los marcos laterales. Bien es cierto que el Mi A3 cuenta con una barbilla pronunciada pero un poco menos gruesa que la que hemos podido ver en las ediciones anteriores. En la esquina superior derecha nos encontramos con un LED de notificaciones que resulta de lo más utilitario y que también se enciende durante el proceso de carga del terminal. Cabe destacar que el cristal de ambos lados ha sido reforzado por Gorilla Glass 5 por lo que la resistencia debería ser adecuada. Sin embargo, nunca está de más comprar un buen protector de pantalla para evitar disgustos.

Como punto positivo, el Xiaomi Mi A3 si cuenta con entrada Jack de auriculares localizada en la parte superior junto a los infrarrojos y el micrófono acompañados de la bandeja Dual SIM en el borde derecho y los típicos botones de encendido y de volumen en el lateral derecho. En la parte inferior nos encontramos con el altavoz y la entrada USB tipo C. En general, el Mi A3 se muestra al mundo con un diseño atractivo en el que aparecen todas las tendencias actuales y que sienta muy bien en la mano debido a que no es excesivamente grande. Sin duda, uno de los diseños más logrados de la compañía que cuenta con muy pocos puntos débiles y que llega con cambio de logo incluido.

El Mi A3 peca en resolución (HD+) pero mejora en calidad (AMOLED)

Y aquí llega uno de los puntos más inesperados de parte de los usuarios. Después de que los Mi A1 y Mi A2 llegasen al mercado con la resolución Full HD+ en sus pantallas, llega Xiaomi e impone la resolución HD+ en el Mi A3. La verdad es que este cambio no se entiende muy bien de primeras, pero la verdad es que los resultados después del uso no son tan nefastos como nos pensábamos en un principio. La integración de la tecnología AMOLED aporta un cierto aire de calidad al dispositivo, sin embargo, la resolución sigue siendo escasa para un terminal de estas características.

El Xiaomi Mi A3 cuenta con un panel AMOLED de 6.09 pulgadas con resolución HD+ (1560 x 720 píxeles) y una relación de aspecto de 19.5:9. Es decir, una densidad de píxeles de 282 ppp. Un apartado que destaca de forma negativa y que se hace notar en todo lo que tiene que ver con la definición de las imágenes. Incluso en algunas ocasiones pueden apreciarse los píxeles en la pantalla (efecto diente de sierra). Sin duda, uno de los fallos más evidentes de un dispositivo que si hubiera llegado con un punto más de resolución se podría convertir en uno de los intocables del mercado.

Pero no todo iba a ser negativo. La integración de la tecnología AMOLED se muestra como un punto superior en el apartado de calidad a la hora de ofrecer unos negros más intensos y unos colores más vivos. También permite ahorrar batería a la hora de apagar los píxeles cuando se utilizan las tonalidades negras debido a la iluminación independiente de cada pixel. En general, el contraste es correcto, aunque el terminal tiende a irse hacia los colores más fríos y no existe una opción para poder calibrar este aspecto.  El brillo máximo puede llegar hasta los 350 nits, un poco inferior al resto de gamas media pero suficiente para poder apreciarse de forma correcta en condiciones con mucha luz. El brillo automático nos ha parecido bastante bueno, ya que adapta la pantalla de forma correcta y con una gran rapidez.

En lo que se refiere a los ángulos de visión, la pantalla del Mi A3 es inferior a un panel IPS pero bien es cierto que mejoran los ángulos de anteriores modelos. El aprovechamiento de la pantalla también mejora respecto a versiones anteriores con la integración de la muesca en forma de gota de agua y unos márgenes laterales casi inexistentes. Atrás quedaron aquellos gama media que incluían marcos kilométricos. El nuevo terminal de Xiaomi no cuenta con modos como el doble toque, pero si incluye la famosa pantalla ambiente que permite ver las notificaciones cuando el móvil está bloqueado.

Evolución sin alardes en el rendimiento

El hardware quizás sea otro de los aspectos en los que esperábamos más de un Xiaomi MI A3 que llega con el Snapdragon 665 como base de potencia acompañado de 4 GB de RAM y 64 / 128 GB de almacenamiento interno. En este apartado hubiese sido más correcto ascender del Snapdragon 660 del Mi A2 a la nueva serie 700 de Qualcomm como ya hemos visto en móviles de la competencia como el Realme 3 Pro.

El Snapdragon 665 se muestra al mundo como un chip fabricado en 11 nanómetros a 2 GHz que incrementa levemente el rendimiento respecto a la versión anterior, pero mejora ampliamente el ahorro de batería. Aunque en este aspecto la pantalla AMOLED HD+ también tiene mucho que ver. Un cambio importante puede apreciarse en la integración de la GPU Adreno 610 que se muestra como una de las más adecuadas de la gama media para poder disfrutar al máximo de los videojuegos más pesados. Aunque gran parte de la culpa la tiene también un software tan fluido y ligero como Android One que nos ha permitido disfrutar de juegos como el Asphalt 9 sin muchos problemas.

Aunque si hay un aspecto que destaca en el apartado de rendimiento esa es la integración de las nuevas memorias UFS 2.1. Quizás, este sea el apartado que no permite definir al Xiaomi Mi A3 como un mal smartphone en lo que al hardware se refiere. Estas nuevas memorias ultrarápidas mejoran ampliamente la fluidez del dispositivo en casi todos los aspectos y convierte al Mi A3 en un smartphone superior a muchos de sus competidores.

En general, el Xiaomi Mi A3 se define como un dispositivo del que esperábamos un punto más en el apartado de rendimiento que salva los muebles gracias a la GPU y a las memorias UFS 2.1 pero que llega con una escasa evolución a nivel de procesador ¿Vas a tener problemas de fluidez? No.

Android One siempre es un acierto

Otro de los apartados que destacábamos en las primeras impresiones y por los que se recomienda adquirir este tipo de dispositivos radica en la integración de Android One como base del sistema operativo. Hablamos de un software que se nos va a asegurar al menos dos actualizaciones con el paso de los años y que cuenta con una muy buena frecuencia de actualizaciones de seguridad. Se trata de la versión más pura de Android con la que Xiaomi deja a un lado MIUI (algo que se agradece) para acabar integrando la mejor experiencia de usuario que puede otorgar el sistema operativo de Google.

La fluidez a la que nos referíamos en el apartado de rendimiento tiene mucho que ver con la integración de Android One y no de una capa tan pesada como MIUI. De esta forma, el sistema operativo más puro y con menos rectificaciones ofrece una fluidez que incluso supera a la de los móviles con mejor procesador de la competencia. Es por ello, que un chipset de la gama 700 de Qualcomm no le hubiera sentado nada mal a este dispositivo. Eso sí, en este caso, la compañía china ha decidido añadir algunas aplicaciones preinstaladas que no suelen ser habituales en este tipo de dispositivos. My Community, Tienda Xiaomi y Amazon son las tres apps preinstaladas que nos hemos podido encontrar en el terminal

Lector de huellas en pantalla y sonido notable

Xiaomi ha decidido dejar la parte trasera limpia para acabar integrando el lector de huellas debajo del panel delantero. Sin duda, un cambio muy notable que se convierte en una muestra más de la tendencia de este tipo de lectores ópticos en la actualidad, algo que comenzó en la gama alta y que ya está llegando al sector intermedio del mercado. Eso sí, donde esté un sensor de huellas convencional que se quiten todos los modernos. Como era de esperar, el sensor de huellas en pantalla del Mi A3 es de los más lentos que hemos podido analizar, aunque, al menos, no necesita tantos toques para desbloquear el terminal. Hablamos de un elemento de seguridad tan pausado como efectivo, ya que tarda al menos medio segundo en identificar el contorno dactilar. Además, la animación no ayuda mucho a trasmitir una sensación de rapidez por lo que esperamos que pueda mejorarse en conjunto con las actualizaciones de software.

En el apartado de sonido, el Xiaomi Mi A3 nos ha sorprendido gratamente, sobre todo con la potencia máxima. El nuevo terminal chino alcanza unos niveles de volumen bastante altos, aunque deberían cuidar un poco más la distorsión a medida que la potencia se eleva. Cabe destacar que solo integra un único altavoz, aunque existan dos rendijas en la parte inferior del terminal. Eso sí, otro de los puntos positivos se muestra con la incorporación del conector Jack de auriculares en la parte superior del dispositivo. La manutención de este aspecto se muestra, desgraciadamente, como una novedad en los nuevos terminales del mercado.

Cámara versátil con mejores resultados de los esperado

El sistema fotográfico se enmarca como otro de los puntos fuertes de un terminal que llega al mercado con un sensor principal de 48MP con apertura f/1.8 acompañado de un gran angular de 8 MP con apertura f/2.2 y un sensor de profundidad de 2 MP con apertura f/2.4. La integración de la triple cámara ha llegado a la gama media de Xiaomi con un dispositivo que supera las expectativas iniciales si nos fijamos en su precio inicial (249 euros).

En general, el rendimiento de la cámara del Xiaomi MI A3 es bastante aceptable. Cuando nos damos cuenta que es un gama media es cuando lo podemos definir como una cámara top dentro de este sector. Aunque es importante destacar que es necesario incorporar un cambio más que necesario a la hora de realizar nuestras fotografías: desactivar el filtro de belleza. Los móviles chinos suelen incluir este tipo de efectos por las nubes y lo único que hacen es empeorar una fotografía que puede captarse de la mejor forma con el modo HDR. En el apartado del contraste nos encontramos con una calibración adecuada donde los tonos vivos se muestran tal y como son y donde no hay mucho aire de artificialidad. Sin olvidarnos de un amplio rango dinámico que mejora sustancialmente respecto a las cámaras del Mi A2.

Cabe destacar que, por defecto, las fotografías se toman en 12 megapíxeles. Es entonces cuando el Mi A3 comienza a utilizar la llamada tecnología Pixel Binning que es capaz de combinar cuatro píxeles en uno solo con el objetivo de mejorar al máximo la imagen. De esta forma se muestra una reducción importante de ruido en condiciones de poca luz y una mejora de la nitidez en la fotografía. Eso sí, es posible activar un modo superior que es capaz de realizar fotografías en 48 megapíxeles.

Fotografía sin HDR

Fotografía sin HDR

Fotografía con HDR

Fotografía con HDR

En lo que se refiere a los sensores complementarios nos encontramos con una cámara gran angular de 8 megapíxeles que parece haberse instaurado como una de las tendencias más habituales de la actualidad en todas las marcas. De esta forma se pueden obtener unas fotografías aún que abarquen una mayor extensión. En concreto, este sensor cubre un total de 118 grados y que no trabaja muy bien cuando hay escasas condiciones de luz. Eso sí, dichas imágenes pueden verse un poco más deformadas en las esquinas. El tercer sensor de 2 MP se utiliza para medir la profundidad y mejorar la utilización del modo retrato

Fotografía gran angular

Evolución fotografía estándar + zoom 2x + Gran angular

El modo nocturno es otro de los puntos que más destacan de la aplicación de cámara. Desde Xiaomi han decidido integrar una funcionalidad que se muestra como otro de los aspectos obligatorios en los móviles actuales. Los resultados en este apartado son más que correctos, mucho más de lo que podríamos esperar en un móvil de gama media. Está claro que no alcanza el nivel de terminales como el P30 Pro o el Pixel 3, pero resuelve la papeleta en una gran parte de situaciones. El terminal está obligado a aumentar los valores de ISO para intentar contrarrestar un ruido que no acaba de eliminarse por completo. Por otro lado, el nivel de detalle es bastante destacado, pero bien le haría falta un estabilizador a este sistema fotográfico para mejorar en algunos puntos a la hora de capturar las fotografías con mayor nitidez. También puede apreciarse un cierto aire de artificialidad que no llega hasta unos niveles excesivos.

Fotografía sin modo noche

Fotografía sin modo noche

Fotografía sin modo noche

Fotografía con modo noche

La cámara frontal se muestra al mundo con un sensor de 32 megapíxeles con apertura f/2.0 que hace las delicias de los amantes a los selfies. También cuenta con un campo de visión de 79 grados y es capaz de detectar hasta un total de 12 escenas gracias a las Inteligencia artificial. Cabe destacar que el modo belleza siempre está activo por lo que se recomienda echar un vistazo a los ajustes para conformar la configuración que más guste a cada usuario.

En el apartado de vídeo es donde hemos encontrado los mayores problemas. El Xiaomi Mi A3 puede grabar a 30 o 60 fps ya sea en 4K como en resolución 1080p, un sistema al que le falta la estabilización óptica para acabar de completar una excelente configuración. Eso sí, como podemos ver en el ejemplo de debajo, el dispositivo sufre el llamado efecto Rolling shooter con el que los vídeos se distorsionan a la hora de realizar un barrido lateral o vertical. Sin duda, un fallo de gran calado que ya ha sido solucionado con una actualización.

Una evolución impresionante en la batería

Si tenemos que destacar un punto del Xiaomi Mi A3 junto al sistema operativo y las cámaras, esa es la batería. Pocas son las marcas que integran una evolución de más de 1.000 mAh de un modelo a otro, y es que tenemos que tener en cuenta que el Mi A2 contaba con un total de 3.010 mAh, mientras que el Mi A3 se muestra al mundo con 4.030 mAh de capacidad. Autonomía no va a faltar en un dispositivo que además llega al mercado como uno de los móviles que mejor aprovecha la autonomía gracias a su pantalla y su sistema operativo.

Como hemos añadido anteriormente, la pantalla HD+ es uno de los puntos más débiles del nuevo terminal de Xiaomi. No obstante, no todo iba a ser negativo. La integración de la tecnología AMOLED junto a una menor resolución permiten ahorrar una energía que cualquier otro móvil no podría llegar a mantener. Sin olvidarnos de la incorporación de Android One como base, un sistema operativo que siempre suele optimizar los teléfonos de la mejor forma posible. Tampoco debemos olvidar la elección del Snapdragon 665 como base de potencia, ya que se pasan de los 14 nm a los 11 nm. Hablamos de un proceso de fabricación más pequeño que mejora el rendimiento, disminuye la temperatura y reduce el consumo de batería.

En general, el Xiaomi Mi A3 puede aguantar perfectamente durante un día y medio o dos días con un uso medio de 7 horas en pantalla. En otro apartado nos encontramos con que el Mi A3 es capaz de soportar una carga rápida de 18W. El problema es que el cargador que viene en la caja es de 10W. Haciendo uso del mismo, el nuevo terminal de Xiaomi ha cargado el 50% de su batería en unos 40 minutos, una carga que se completa en 1 hora y 45 minutos. Está claro que la carga no es la más rápida del mundo, la verdadera ventaja llega cuando se pone a prueba la manutención de la autonomía.

Nuestra opinión sobre el Xiaomi Mi A3

Xiaomi ha renovado su Android One con una gran cantidad de aspectos positivos y otros tantos negativos que no acaban de convencer a todo el mundo. La compañía china va a revolucionar el mercado con el Xiaomi Mi A3, pero nos queda la impresión de que lo podía haber hecho aún mejor. Es uno de esos móviles que siempre se recomiendan pero a los que les falta ese punto para convertirse en la mejor opción del mercado.

El Xiaomi Mi A3 llega al mercado con un diseño atractivo en el que se incluyen todas las tendencias del mercado: triple cámara, trasera de vidrio, notch en forma de gota de agua, nuevo logotipo… Un terminal realmente atractivo que sigue las líneas del Mi 9 y que cambia por completo de estética en relación a los anteriores modelos. El Mi A3 se muestra al mundo con un rendimiento mejor de lo esperado donde Android One tiene mucho que ver y unas cámaras realmente impresionantes que tienen algún que otro aspecto que corregir. La batería es otro de los puntos fuertes de un smartphone que puede aguantar todo lo que le eches sin ningún tipo de problema y una resistencia a las salpicaduras que no debemos pasar por alto.

En lo que se refiere a los puntos negativos señalamos a la pantalla como el rasgo más destacado. Incluir una pantalla HD+ en un gama alta de este tipo es un auténtico error. Es cierto que la integración de la tecnología AMOLED incrementa el ahorro de batería y mejora la calidad de algunos aspectos como los negros puros o el espectro de color pero, en nuestra opinión, este apartado no es necesario para justificar la falta de resolución de la pantalla. Era tan fácil como seguir la dinámica del Mi A2 e incluir la resolución FullHD+. El lector de huellas en pantalla es otro de los aspectos que menos nos han gustado. Como ocurre con todas las marcas, esta tecnología aún no está del todo desarrollada y seguimos prefiriendo la rapidez de los sensores convencionales. A nivel de rendimiento, y aunque esperábamos peores resultados, Xiaomi también debería haber apostado por la gama 700 de Snapdragon para dar ese punto diferencial a su terminal.

Con todo esto no queremos decir que el Xiaomi Mi A3 no sea un móvil recomendable. Todo lo contrario. La compañía china ha creado un dispositivo bastante completo que gustará, y mucho, a los amantes de Android puro pero al que le falta ese aspecto diferencial en su conjunto para sorprender a todo el mundo.

Más información | Xiaomi

Gonzalo Mendo

Redactor en Pro Android | Periodista. Amante de la tecnología con cierto gusto por el pequeño Androide verde. Me gusta escribir de todo lo relacionado con tecnología, cultura y curiosidades. Gran aficionado al deporte.

05/08/2019 15:30