Análisis del Motorola Moto G5S Plus, un gama media con aspiraciones

Desde hace ya muchos años, Motorola revolucionó el mercado de la gama media con sus teléfonos, causando un gran revuelo con el lanzamiento del Motorola Moto G. Tan importantes fueron estos dispositivos, que a día de hoy ya estamos en la quinta generación, que vimos presentados en el Mobile World Congress de este mismo año. Recientemente, Motorola presentó una nueva variante de esta gama, con añadidos muy interesantes, la cual hemos probado y sobre la cual os traemos nuestra opinión en este análisis del Motorola Moto G5S Plus.


Facebook podría hacerte pagar por leer artículos y jugar algunas entregas


La apuesta principal de Motorola por este dispositivo, es la inclusión de dos cámaras en la parte trasera, lo que nos permitirá jugar más con los ajustes de la misma. Además, el aumento de pantalla respecto a sus otros hermanos, es justo lo que muchos usuarios estaban buscando a la hora de adquirir una versión plus, además, de ser un dispositivo muy completo con un buen nivel de hardware y de software, pero no vamos a desgranaros más de este dispositivo antes del análisis del Motorola Moto G5S Plus.

Un diseño característico, pero que no gusta a todos

El Motorola Moto G5S Plus es un terminal de mediano tamaño, de 5’5 pulgadas, con una construcción metálica, que se amolda perfectamente a la mano, sobretodo si te gustan los teléfonos de pantallas por encima de las 5 pulgadas. La parte trasera tiene una ligera curvatura en sus laterales, aunque termina en una especie de esquina redondeada, como si estuviera hecha por una CNC. Los laterales también tienen una ligera curvatura, aunque son casi rectos y también acaban en esa especie de esquina, que si sujetamos el teléfono con fuerza, se nos clavará un poco en los dedos y se nos hará un poco incómodo.

 

El frontal no destaca por tener marcos especialmente reducidos, pues cuenta con unos marcos bastante más grandes a la media y estamos acostumbrados a ver como todas las marcas intentan reducir al máximo los marcos de pantalla, pero Motorola ha decidido dejar la parte inferior del dispositivo lo suficientemente grande como para incluir un lector de huellas lo suficientemente grande como para que valga la pena tenerlo en la parte frontal, además que lo podremos utilizar como sistema de navegación. En cambio, la parte superior no tiene perdón, pues podríamos estar frente a un marco bastante reducido, pero la inclusión de la serigrafía “moto” justo debajo del altavoz de llamadas, hace que crezca considerablemente, y no vemos ningún motivo por el cual valga la pena hacer esto.

La parte trasera, recalcamos, metálica, hace que el terminal sea bastante resbaladizo, pero es algo muy frecuente en los dispositivos con materiales Premium. A pesar de ser metálica, vemos como Motorola ha decidido seguir implementando su logo con la particular hendidura, donde se hace muy cómodo colocar el dedo. Como sugerencia, nos gustaría ver la implementación de lector de huellas debajo de el logo de la marca. Veremos que en la trasera, en la parte superior e inferior, están las líneas de plástico donde se sitúan las antenas del terminal.

Si algo predomina y llama la atención del diseño de este Motorola Moto G5S Plus es su cámara o mejor dicho, cámaras. Estas se encuentran en el interior de un círculo de cristal, junto al doble flash LED, un círculo que sobresale mucho de la parte de atrás y que hace que sea la primera zona de contacto con la mesa cuando apoyemos el dispositivo (también provoca un sonido muy molesto cuando vibra encima de una superficie). Son las únicas situaciones donde el hecho que sobresalga la cámara se nos ha hecho incómodo, pues en el día a día no lo notaremos.

Pantalla: muchos síes, pero algún no

Como ya os he comentado antes, la pantalla del Motorola Moto G5S Plus es de 5’5 pulgadas, en resolución FullHD y con una pequeña curvatura 2.5D, aunque es prácticamente inapreciable. Los colores de esta pantalla, si bien no son del nivel de un panel SuperAMOLED, sí que se notan bastante saturados, en parte porque dentro de los ajustes de la misma, viene de serie con la opción de colores intensos, aunque podremos cambiárselos a los que más cómodo se nos haga. Los blancos son bastante puros, tirando un poco hacia el azul, pero sin llamar la atención por ello, mientras que los negros no son lo suficientemente profundos.

Decimos que nos son suficientemente profundos porque el Motorola Moto G5S Plus cuenta con Ambient Display, como ya hemos visto en numerosos de sus dispositivos. Por ello, cuando la pantalla se active para mostrarnos las notificaciones, si que veremos como se enciende toda la pantalla, a diferencia de otras pantallas IPS que si tienen negros más profundos y parece que mantengan apagados los píxeles que no se están utilizando (aunque no sea así).

En cuanto a niveles de brillo, el máximo es más que suficiente para disfrutar de esta pantalla a plena luz del día, pero el brillo mínimo se nos hace algo justo para situaciones de poca luz, pues cuando el contenido es muy claro, nos molesta a la vista. Para solucionar esto, Motorola incluye un filtro de luz azul que puede activarse automáticamente a ciertas horas, pero se nos hace muy flojo y nos gustaría poder editar la intensidad de dicho filtro, como podemos hacer en otras ROMs. En general, cuando hemos estado consumiendo contenido multimedia en esta pantalla, hemos disfrutado mucho de ella, en parte por el tamaño y resolución, pero también por la calidad de imagen de la misma. Como detalle, diremos que el sonido del altavoz es de gran calidad, lo que mejora la experiencia que tendremos con el contenido multimedia.

Rendimiento, cumple más que de sobra

En el interior de este Motorola Moto G5S Plus encontramos el procesador de ocho núcleos que reina en la gama media, el Qualcomm Snapdragon 625, que junto a los 3 GB de memoria RAM de este dispositivo, promete mover cualquier aplicación que le exijamos en el día a día. Tras estar probando este procesador, podemos decir que ha cumplido con creces nuestras expectativas, pues podremos hacer casi todo lo que queramos con él, eso sí, sacrificando un poco en cuanto tiempos de carga respecto a los modelos de más alta gama.

En cuanto a juegos y aplicaciones, todo se ha movido de forma muy fluida, algún enganchón en los tiempos de carga, pero nada preocupante ni molesto. Hemos probado juegos como Last Day on Earth, Warhammer Doomwheel y Vainglory y no se ha visto resentido con ninguno de ellos, aunque no esperemos que permanezcan todos en la multitarea al mismo tiempo. Aquí no podemos alargarnos mucho más, pues la verdad que no le hemos encontrado aspectos relevantes, simplemente cumple en todo.

En cuanto a la experiencia de usuario que hemos tenido con el software, que más decir siendo Motorola. Estamos frente a una versión muy pura de Android 7.1.1 Nougat, aunque cuenta con un launcher propio, pero muy cercano al que vemos en los dispositivos de Google. Si hay algo que no nos ha gustado del software, es la inclusión de aplicaciones preinstaladas, como LinkedIn o Outlook que si no las utilizamos, tendremos que inhabilitarlas nada más iniciar el teléfono.

La experiencia ha sido muy fluida, sin ningún enganchón, algo que cada vez está siendo más normal. De serie, veremos que tenemos los botones de navegación en pantalla, pero si eres como yo y te gusta aprovechar siempre toda la pantalla, desde la aplicación Moto, podremos hacer que el lector de huellas sea nuestro modo de navegación mediante gestos. Si bien funciona bastante bien, no es tan cómodo como la alternativa que vemos en los terminales de Huawei, pues hay gestos muy forzados y otros que son más naturales, son utilizados para otras funciones, como apagar la pantalla.

Cámara, los dos sensores se nos quedan cortos

Como os hemos comentado en el apartado estético, el Motorola Moto G5S Plus cuenta con dos cámaras, con el único fundamento de poder jugar mejor con la profundidad y el enfoque, sobretodo orientado a la edición posterior. Las fotografías de normal, se harán con un único sensor y hay que decir, que son fotografías muy atractivas, sobretodo si son de día, pues cuentan con buena iluminación, con buen nivel de detalle y un rango dinámico bastante decente. Como era de esperar, de noche baja mucho el detalle y la calidad de las fotografías. Lo que sí sube el nivel, es la cantidad de ruido en la fotografía, que hace que casi cualquier toma con poca luz se eche a perder.

En cuanto a las dos cámaras, sinceramente, son poco útiles. Lo único que hacen en conjunto es detectar la profundidad de la imagen, categorizarla por capas, para posterior edición gracias a esas capas. De esta forma, podremos reenfocar la fotografía después de ser tomada o por ejemplo, cambiar el fondo a nuestro objeto principal de la imagen. La verdad, no vemos demasiado útil este tipo de cámaras y nos recuerda a la de hace años con el HTC One M8 (en cuanto al concepto) y nos parece mucho más atractiva la idea de contar con una lente de gran angular o telefoto.

En cuanto a la cámara frontal, sus 8 megapíxeles junto al flash LED hacen que tengan un buen nivel de detalle e iluminación. Si hablamos de la aplicación, hay que admitir que ha mejorado mucho respecto a las primeras versiones que encontrábamos en los teléfonos Motorola. Destaca el modo manual, que si bien es muy completo, nos deja poco margen de cambio en cada apartado y también destaca el modo vídeo, pues puede grabar hasta en resolución 4K a 30fps, pero si grabamos en FullHD, podremos activar la estabilización óptica, que funciona realmente bien y nos ha sorprendido mucho.

Autonomía, el apartado estrella

Con solo 3000 mAh de batería en el Motorola Moto G5S Plus, no teníamos grandes expectativas, para que mentir, es más, esperábamos que para llegar al final del día con batería, íbamos a necesitar una recarga por la tarde, pero nos ha sorprendido, nos ha demostrado que los números no lo son todo y que es más importante la gestión de la misma que su capacidad. Mientras utilizamos el teléfono, parece que la batería no baje, ya podemos estar viendo películas, jugando, navegando por nuestras redes sociales, el icono de la batería no se vacía.

¿En que se traduce esto? En una autonomía excelente, pudiendo superar sin ningún problema las 7 horas de pantalla a lo largo de un día completo, restando todavía un porcentaje que podría alargarse hasta las 7 horas y media. Para que os hagáis una idea, en el momento estoy escribiendo estas líneas tiene la batería al 70%, cargado durante la noche y habiéndole hecho ya 2 horas y 51 minutos de uso, algo fuera de lo normal.

Podremos estar todo el día fuera de casa utilizando el teléfono o simplemente manteniéndolo en reposo, que nos llegará sin ningún problema al final del día y con un uso no tan intensivo, aguantará los dos días sin dificultades, algo que no nos esperábamos con un procesador de gama media-alta y una pantalla de 5’5 pulgadas en resolución FullHD. Además si a esto le sumamos la carga rápida Turbo Charge, que cargará nuestro terminal en poco más de una hora y media, estamos frente a una batería sencillamente perfecta y que nos gustaría ver en todos los terminales.

Nuestra opinión del Motorola Moto G5S Plus

Tras estos días probando a fondo el Motorola Moto G5S Plus como dispositivo personal, he de decir que es un teléfono redondo, muy completo y apto para cualquier tipo de usuario. Su rendimiento, capaz de mover cualquier aplicación o juego, su buena pantalla y su excelente batería hacen que el día a día con este smartphone sea una gozada, pues no hay que preocuparse de nada. Además, si a esto le sumamos la experiencia de usuario, hace que el Motorola Moto G5S Plus sea uno de los mejores terminales de gama media del mercado.

Moto G5S Plus

Si hay que buscarle las cosquillas, diremos que los gestos en el sensor de huellas no son del todo cómodos, que el diseño podría ser un poco más pulido, ya que la estética de la cámara no gusta a mucha gente, por no hablar de su relieve y que la doble cámara nos gustaría más con otros funciones, como telefoto o gran angular, pues nos da la sensación de que está muy poco aprovechada, pero en conclusión, la experiencia con el Motorola Moto G5S Plus ha sido más que satisfactoria.


Ya puedes tener la cámara del Google Pixel en el Galaxy S7, S8 y Note 8


 

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

21/10/2017 18:00