IMG_6558

ZTE sin duda es una marca muy conocida por todos nosotros, siempre que vemos su logo nos resulta familiar, y es que son muchos años trabajando en el mundo de los smartphones. Para este año tienen muchas ganas de que se hable de ellos, por ello después de unas semanas con él os traemos la review del ZTE Blade V8, un teléfono que acaba de ser presentado en el Mobile World Congress de Barcelona, donde nos encontramos ahora mismo el equipo de Pro Android.

Este Blade V8 apuesta por un diseño muy bonito y una cámara doble para ser una gran alternativa en la gama media-baja en cuanto a fotografía se refiere. Pero no todo es la cámara, ZTE ha cuidado muchos aspectos de este terminal, incluso la caja en la que nos viene es toda una sorpresa. Si quieres saber que nos ofrece este nuevo smartphone de ZTE quédate con nosotros y disfruta.

Diseño

IMG_6556

Lo primero que notamos al coger este Blade V8 es que es realmente delgado y pesa muy poco para lo grande que es. Tenemos un chasis unibody y una parte trasera fabricada en un metal muy ligero que llega a parecer plástico si le damos golpes con los dedos, aportando poco peso y un tacto muy suave. Sus dimensiones son 148,4 x 71,5 x 7,7 mm de grosor y su peso es 141 gramos, no es el más delgado del mercado, pero lo cierto es que sienta muy bien a la mano y se resbala muy poco. La caja donde nos viene es muy interesante, ya que la han aprovechado para que podamos transformarlas en unas gafas de realidad virtual tipo cardboard, para que podamos disfrutar de las fotos 3D que nos permite realizar el terminal.

IMG_6546

En el lateral, como siempre, tenemos los botones del volumen y el apagado/encendido del terminal. Para diferenciar unos botones de otros, ZTE ha dado una textura rugosa al botón de encendido para que lo notemos y sepamos sin mirar que estamos pulsando. En la parte encontramos el punto distintivo de este teléfono, su doble cámara con un diseño muy discreto y la única pega que se le puede poner es que sobresale un poco del cuerpo, pero viene con un borde para que no dañemos las lentes. El lector de huellas está en el botón home, siendo este muy visible y muy similar a otros teléfonos del mercado.

IMG_6549

El altavoz lo tenemos en la parte inferior, siendo en nuestra opinión un mal lugar para colocar un altavoz, ya que cuando queremos jugar en modo horizontal es muy fácil taparlo, pero no todo podían ser cosas positivas en su diseño, es algo que otras muchas marcas siguen haciendo. En cuanto al puerto de carga, lo encontramos en la parte inferior como la mayoría de smartphones, pero el puerto jack para los auriculares está en la parte superior, un acierto. También cuenta con la tecnología de carga rápida de Qualcomm.

Especificaciones

IMG_6545

Después de haber hecho un repaso a su exterior, llega el momento de hablar de lo que tiene en el interior de este ZTE Blade V8. En su interior disponemos por tanto de un procesador Qualcomm Snapdragon 435 de ocho núcleos a 1,4 GHz, junto a una GPU Adreno 505. Una configuración interesante, aunque es cierto que este procesador no llega a la altura de los ocho núcleos de la serie 600 de Qualcomm. A este procesador le acompañan 3 GB de memoria RAM y 32 GB de memoria interna (se quedan libres unos 25 GB), ampliables mediante tarjeta MicroSD.

En la pantalla contamos con un panel de 5,2 pulgadas a resolución Full HD (1080p), una cámara delantera de 13 megapíxeles y una trasera también de 13 megapíxeles la principal y 2 megapíxeles la secundaria para realizar fotos con diferentes estilos. La batería, integrada, nos otorga una capacidad de 2.730 mAh, una cantidad más que suficiente para los que solo usan redes sociales y la cámara. Respecto a la versión de Android que incorpora es la 7.0 Nougat con la capa de personalización MiFlavor UI 4.2. En cuanto a conectividad disponemos de 4G LTE para tener una buena velocidad de Internet, luego tenemos las típicas conexiones que todos conocemos como el Wifi, Bluetooth, acelerómetro, sensor de proximidad, giroscopio…

Pantalla y altavoces

IMG_6554

La pantalla de este terminal nos deja un sabor agridulce, por un lado nos ofrece una resolución 1080p, cada vez más es el estándar, pero seguimos encontrando muchos que no pasan de una calidad HD básica. Esto es un punto a su favor, pero lo cierto es que en la práctica los colores nos han transmitido una ligera falta de contraste, si bien su panel IPS se nota en los ángulos de visión, lo cierto es que no el mejor panel de su categoría, pero ofrece una buena experiencia en términos generales y el tacto del cristal es muy bueno, siendo muy agradable deslizarse por la pantalla

IMG_6562

La calidad de su altavoz es similar a los teléfonos de su mismo precio, no satura hasta que ponemos el volumen muy alto y salvo ausencia de graves en algunas ocasiones, lo cierto es que no se comportan mal. Como hemos hablado más arriba, el problema es su ubicación, lastrando a veces la experiencia si jugamos a juegos.

Rendimiento, autonomía y experiencia de usuario

IMG_6559

ZTE ha querido poner de su parte en la experiencia de uso de este teléfono, su capa de personalización tiene diferencias respecto a un Android nativo y tendrás que adaptarte a ella. Tenemos que destacar que la capa no está muy cargada de contenido y eso se agradece en la fluidez cuando vamos navegando por el sistema. En la pantalla de bloqueo podemos disfrutar de fotos en HD de forma aleatoria, cada vez tendremos una diferente y si deslizamos aparecen más, algo que rompe con la monotonía y un acierto para los que le gusta estar cambiando sus fondos.

La función de mantener dos ventanas abiertas con Android Nougat funciona de maravilla y podemos ver un vídeo en Youtube a la vez que navegamos por Internet, seguro que más de uno utilizará esta combinación para ahorrarse mucho tiempo. El lector funciona bien, pero creemos que puede ser mejor ya que puede mejorar su velocidad de desbloqueo, aunque tendremos que hacer bien el proceso de guardar nuestra huella, ya que de ello depende que luego funcione mejor o peor.

La autonomía es un punto fuerte, sus 2.730 mAh dan para mucho y puede llegar a hacer 5 horas de pantalla viendo vídeos en Youtube o chateando por WhatsApp. Parece que el procesador de Qualcomm hace bien su trabajo y además tenemos varios planes de energía por parte de ZTE para que se ajuste mejor a nuestras necesidades.

Cámara doble para jugar con el bokeh

IMG_6550

Si por algo destaca este Blade V8 es por su doble cámara, sin duda la gran protagonista y nos permite realizar fotografías desenfocando el fondo o con efecto 3D cuando nos ponemos unas cardboard. Esta apuesta es valiente, pues no todos los fabricantes lo están haciendo, es una tecnología que necesita tiempo, pero sin duda es un añadido que da valor al teléfono.

En las pruebas que hemos realizado nos hemos quedado con la sensación de que cuesta mucho acertar bien con los ajustes para que podamos tener un sujeto totalmente enfocado y separado del fondo. Cambiando los valores de apertura podemos dar más o menos profundidad, pero lo cierto es que en los valores F/1 y F/1.4 lo que enfoca el teléfono es minúsculo, teniendo que usar siempre F/2 o F2.8. El otro punto negativo es que se nota mucho que este desenfoque se consigue de forma digital, dándole un bokeh de dudosa calidad.

Puede que parezca que no nos ha gustado esta doble cámara, pero esto es muy parecido en otras marcas y parece que aún queda mucho camino por recorrer en las gamas bajas para que esta experiencia sea plena. Para todos aquellos que no sepan que es la profundidad de campo esta es una buena opción para aprender de una forma muy sencilla. El resto de modos del teléfono nos parecen muy buenos, tenemos accesos directos para cada foto especifica que queramos hacer, timelapse, nocturno, modo manual, cámara lenta, doble exposición… Todo de forma muy gráfica y bonita.

ZTE

El modo manual está muy trabajado, nos permite bloquear el enfoque y la exposición, para no tener que estar constantemente enfocando con el dedo si nos movemos un poco de nuestra posición. La calidad de las fotografías no es mala, la velocidad de enfoque se comporta de forma aceptable incluso con poca luz. A modo de conclusión en este apartado, podemos decir que la cámara cumple y que nos trae un añadido de moda como es la doble lente, no podemos poner puntos negativos a esta maniobra por parte de la marca.

Conclusiones

IMG_6563

ZTE ha apostado fuerte en la franja de los 250 euros, el Blade V8 es un teléfono con un diseño bonito y estilizado, con un tacto que hará que no quieras soltarlo de tus manos y con pocos puntos negativos. Si bien tiene apartados mejorables, pero lo cierto es que es un teléfono equilibrado y con él que aprender a jugar con la cámara de fotos de una forma un poco más profesional. A mediados del mes de marzo lo tendremos disponible para comprar a un precio de 269 euros.