portada

Las acusaciones de copia en el mundo de la telefonía móvil son algo común desde hace años, en la mayoría de los casos vienen acompañadas de demandas de patentes que según el país donde se realicen pueden cambiar los resultados y las consecuencias. La más popular de todas estas guerras es la que lleva enfrentando e Samsung y Apple en Estados Unidos desde hace muchos años, donde la empresa americana demandó a la coreana por plagio en sus primeros modelos.

El último episodio dentro de esta guerra de marcas parte de un directivo de la empresa china ZTE, que acusó a la empresa Huawei de copiar el diseño de su smartphone Grand S en su Nexus 6P. Concretamente se refiere a la banda negra superior trasera que sobresale, donde se sitúan la cámara y las antenas. Visto así, nadie puede negar que al menos inspirado en el diseño de ZTE sí que está, pero uno debería preguntarse si esta empresa debería acusar a otra de copiar con el historial que tiene. Igual le pasa a Huawei que cuenta con algunos diseños de dudosa inspiración en su cartera.

2

Es difícil encontrar una empresa fabricante de teléfonos que no tenga un modelo al que se le pueda acusar de copiar ciertos aspectos de otro teléfono, incluída la todopoderosa Apple y sus iPhone, que con sus últimos modelos perdió parte de esa originalidad al renunciar al icónico diseño que comenzó con el iPhone 4. 

Probablemente la acusación de ZTE se quede únicamente en simples palabras, pues sería difícil ver a las dos empresas enfrentadas en los tribunales por algo así. Afortunadamente, ambas compañías saben que si uno quiere hacerse un hueco entre los grandes de la telefonía móvil se necesita un buen equipo de diseñadores.

Fuente | Phandroid