IMG_20150901_195446 (1)

El pasado 13 de agosto Xiaomi presentó en sociedad el Xiaomi Redmi Note 2, un terminal que nos dejó, prácticamente, boquiabiertos. La compañía china ponía toda la carne en el asador apostando por el procesador más potente de MediaTek hasta el momento, en un dispositivo con un precio destinado a la gama media. Ya hemos probado este Xiaomi Redmi Note 2 y estas son nuestras primeras impresiones.

Fui uno de los primeros sorprendidos al enterarme que Xiaomi apostaba por el procesador Helio X10 —el más potente de MediaTek hasta ahora— para el nuevo Xiaomi Redmi Note 2. Recordemos que su predecesor, el Xiaomi Redmi Note original, apostaba por un procesador de gama media. En esta ocasión, ha decidido ofrecer el mejor terminal posible a un precio insuperable. Y lo ha conseguido.

El móvil más equilibrado de lo que llevamos de 2015

IMG_20150830_233326

El Helio X10 lo podemos encontrar, actualmente, el dispositivos como el Meizu MX5 o el propio HTC One M9 Plus, el cual tiene un precio estimado de 750 euros. Este Xiaomi Redmi Note 2 se puede comprar por alrededor de 160 euros en el mercado chino, y por poco más de 200 euros en España, con su correspondiente garantía de dos años.

Evidentemente, no son precios que se puedan comparar, porque a parte de ese procesador, los materiales de construcción son totalmente distintos, así como su plan de marketing, planificación, distribución, etc. Gastos que, muchas ocasiones, no tenemos en cuenta a la hora de comparar. Pero no obstante, esto nos sirve para hacernos un poco a la idea, la enorme diferencencia de precio entre dos terminales que gozan del mismo procesador.

Por el precio del terminal, no esperaba mucho en la calidad de los materiales de construcción. Sin embargo, la primera sorpresa me la encuentro a la hora de sacar el terminal de su caja. Y es que el Xiaomi Redmi Note 2 sienta genial a la mano, el policarbonato de su parte trasera se percibe de calidad, nada frágil y con un tacto agradable, aunque algo resbaladizo. La sensación de un terminal bien hecho y ejecutado fue lo primero que sentí al cogerlo. Después de unos días, sigo pensando exactamente lo mismo: la construcción del terminal no puede ser mejor —para el precio que tiene el terminal, claro está—.

Nos encontramos con un dispositivo de 5,5 pulgadas con panel IPS y resolución FullHD. Un procesador de ocho núcleos MediaTek Helio X10 a 2 GHz, y una memoria RAM de 2 GB. El almacenamiento se establece en 16 GB, con ampliación de tarjetas mediante MicroSD, el terminal es DualSIM y cuenta con una cámara de 13 megapixeles firmada por Samsung.

La batería asciende hasta los 3.020 mAh, y tiene unas dimensiones muy conseguidas, con 152 milímetros de alto, 76 de ancho y tan solo 8,25 milímetros de grosor. Todo ello aglutinado en 160 gramos de peso. El terminal no se hace nada pesado

Las sensaciones no pueden ser mejores

IMG_20150901_200141

Con el terminal ya en mis manos, compruebo que viene con MIUI 6 funcionando bajo Android 5.0.2. El terminal se mueve con una gran soltura. La ejecución de la multitarea es totalmente inmediata, tanto a la hora de abrir el panel de aplicaciones recientes como a la hora de “re-abrirlas”.

Aguanta bastantes aplicaciones en multitarea, siempre que no consuman muchos recursos. Evidentemente, con 2GB de RAM funciona con tremenda fluidez, pero no esperéis tener 5 juegos cargando en segundo plano. La fluidez por la interfaz es sublime. La ejecución de las aplicaciones es muy positiva.

No obstante, sí que es cierto que encontramos alguna problema como en la ROM. Lo primero, que aún no está en castellano. Solo en chino e inglés. Lo segundo, que aveces el terminal no entraba bien en ‘deep sleep’ (es decir, que el terminal siempre se mantenía activo, nunca descansaba, y por tanto drenaba la batería. Ambos problemas tienen solución. Para el idioma, basta con esperar a que saquen una ROM traducida al castellano; con el problema de deep sleep basta con actualizar a MIUI 7.

El sonido creo que es uno de los aspecto más positivos del terminal. Se oye claro y fuerte, a pesar de que el altavoz se encuentre en la parte trasera del Xiaomi Redmi Note 2. En cuanto a la batería, no puedo ofrecer muchos datos, porque no he hecho aún los suficientes ciclos de carga para opinar sobre ello, pero no vamos a tener ningún problema con ella. Durante los primeros ciclos he obtenido una media de 5 horas de pantalla en 18 horas de uso del terminal.

La cámara de 13 megapíxeles responde de manera muy positiva. No es la mejor cámara del mercado; tampoco es la mejor cámara de la gama media. Pero resuelve las imágenes con un nivel de detalle correcto, un balance de exposición muy bueno, y una ejecución del HDR más que satisfactorio. A mi me ha gustado. Tiene un pero, y es en las fotos macro: no consigue enfocar lo suficientemente bien cuando acercamos mucho el teléfono al objeto. Algo que puede que se resuelva fácilmente con una actualización de firmware.

IMG_20150901_200122

Por ahora os puedo decir que es el mejor terminal que podéis encontrar por alrededor de 160 euros en el mercado chino. Si lo que os preocupa es la garantía, otra opción es comprarlo en tiendas españolas como TabStore, dónde podéis encontrarlo por poco más de 200 euros y con dos años de garantía —aunque actualmente no cuenta con stock—.

Sigo pensando que 200 euros por este terminal me sigue pareciendo hasta barato, si tenéis en cuenta las especificaciones que ofrece. Por el momento, no os puedo decir más, pero os animo a que leáis la review completa que publicaremos en los próximos días.