LG-G5-vs-Galaxy-S7-700x500

En 2016 han ocurrido cosas increíbles. Hemos visto cosas como el Xiaomi Mi MIX, el Honor Magic, terminales modulares como el Moto Z o el LG G5, y muchos más, que sin duda han dejado huella en el mercado. También hemos hecho todo tipo de rankings con ellos, analizando los mejores y más potentes terminales. Pero hay algo de lo que todavía no hemos hablado.


LG renueva su gama K con estos dispositivos 


Cuando nos compramos un dispositivo, posiblemente nunca pensemos el grado de reparabilidad que tiene, ya que cuando se rompa, pensamos llevarlo al servicio técnico. Hay una serie de gente que no piensa lo mismo, y lo primero que hace cuando coge un dispositivo, es abrirlo. Sí, estamos hablando de iFixt. A lo largo de los años nos han dejado con las mejores imágenes interiores de los dispositivos más esperados. También nos enseñan a abrirlos, para tener una noción si decidimos reparar nuestro dispositivo. Hoy, toca hablar sobre los teléfonos más difíciles de reparar.

El menos reparable es uno de los mejores dispositivos

Estamos a finales de año, y eso significa que hace falta hacer balance de todo. iFixt nos deja con un ranking de dispositivos que ha desmontado este año. Tenemos 6 dispositivos, los cuales, van desde los más fáciles de reparar, hasta los más difíciles. 

Ver-presentacion-Google-hoy-Pixel-700x500

En el lugar de mejor reparabilidad, con un 8 sobre 10, tenemos al LG G5. Según iFixt, es el dispositivo más sencillo de reparar de 2016. Esto es gracias a su condición modular, que nos deja grandes pistas de como abrir el dispositivo. El segundo en la lista es el Google Pixel, un dispositivo que baja hasta una nota de 7 sobre 10, pero que aún así, es fácilmente reparable.

El iPhone 7 también tiene un buena nota de reparación, y está a la par del Pixel, solo que un poco por debajo. Otro dispositivo de Apple está en la cuarta posición, con una nota de 6 sobre 10, y es el iPhone SE. Este dispositivo está casi a medio camino entre lo fácil y lo difícil, pero no es el más difícil ni mucho menos.

Entramos en el terreno Samsung, y es donde vemos como iFixt nos deja lo más difícil de reparar de  2016. Según ellos, el Galaxy Note 7 es el segundo teléfono más complicado de reparar, y solo le supera el Galaxy S7, uno de los dispositivos más vendidos de 2016. Esto no es una noticia demasiado mala para Samsung, aún así, debes saber, que el cristal trasero y la pantalla juegan un factor importante en el grado de reparabilidad.


UberOne llega con coches eléctricos a Madrid 


Fuente | iFixt